Alergia alimentaria en perros: ¿cuáles son los síntomas? y ¿qué hacer?

0
111

¿Qué es la alergia alimentaria en perros?

La alergia alimentaria en perros es una hipersensibilidad alimentaria que, junto con las intolerancias alimentarias, forma parte de las reacciones adversas a los alimentos, es decir, manifestaciones clínicas impredecibles como resultado de la ingestión de alimentos.

Los mecanismos a la raíz de la alergia alimentaria en perros son diferentes a los de la intolerancia alimentaria, esto hace que se distingan bien las dos condiciones; sin embargo, en la práctica esta distinción no es posible, por lo que su gestión terapéutica se efectúa de manera similar, es decir, eliminando de la dieta los alimentos que son responsables de ello.

La diferencia entre intolerancias y alergias alimentarias en perros

  • La alergia implica una respuesta del sistema inmune a las partículas presentes en algunos alimentos: en la práctica, el cuerpo del animal no reconoce estas sustancias como nutrientes e intenta expulsarlas.
  • La intolerancia, por otro lado, no involucra el sistema inmune, pero sí a su sistema digestivo y la intensidad de los síntomas depende de la cantidad del ingrediente al que el perro es sensible.

Alergia alimentaria en perros: incidencia

Incluso el perro, como los seres humanos, puede desarrollar alergias e intolerancias alimentarias. De hecho, las alergias alimentarias en perros representan aproximadamente el 10% de todas las alergias observables y el 20% de las causas de picazón y del porqué el perro se rasca.

Actualmente se conoce que hay razas de perros que son más sensibles que otras a las alergias alimentarias (por ejemplo el, Pastor Alemán, Dálmata, Labrador, Golden Retriever, Boxer, Cocker Spaniel y el Setter Irlandés). Sin embargo, se desconoce en gran medida el proceso por el que un perro desarrolla una alergia o una intolerancia. La buena noticia es que los síntomas, la forma de diagnosticar una intolerancia o una alergia alimentaria, y los remedios para tratarlos son conocidos, y también los alimentos que deben comer los perros que presentan estas sensibilidades.

Alérgenos alimentarios

Todos los diversos componentes de la dieta, incluidos los aditivos y los colorantes, pueden comportarse como alérgenos alimentarios (trofoalérgenos): en la práctica, sin embargo, los responsables más frecuentes de la alergia alimentaria en perros son las proteínas (tanto animales como vegetales) con un alto peso molecular y, en particular las de carne de vaca, de leche y derivados, de huevos, de cereales, etc.

Alergia alimentaria en perros: síntomas

La picazón es el síntoma típico de la alergia alimentaria en perros. Inicialmente, la piel aparece enrojecida (eritematosa), mientras que con la progresión de la afección, también debido al rascado autoinducido y la aparición de infecciones secundarias, aparecen otras lesiones, como erosiones, úlceras, costras y pérdida de pelo (alopecia).

Con el proceso crónico, la piel tiende a engrosarse y pigmentarse.

Las áreas de la piel generalmente involucradas son el hocico (áreas perilabiales y perioculares en particular), las orejas, las extremidades, la región perianal, axilas y las regiones inguinales también pueden verse afectadas.

A veces, especialmente en las primeras etapas, la alergia alimentaria puede empezar con el enrojecimiento del oído externo (otitis), asociado con el de las extremidades distales.

Los síntomas gastrointestinales, que suelen ser vómitos y diarrea, solo se manifiestan en un pequeño porcentaje de casos. Se puede sospechar de una alergia alimentaria si acompañada a la persistencia de una dermatitis con picazón, pero solo el veterinario puede diagnosticarla con precisión, diferenciándola de muchas otras enfermedades de la piel de diversos tipos, que pueden manifestarse con cuadros clínicos total o parcialmente similares.

Alimentación para perro alérgico

A diferencia de otras afecciones alérgicas, como la dermatitis atópica, en el caso de alergia alimentaria en perros, las pruebas alérgicas no son muy confiables.

La única posibilidad de poder diagnosticar esta enfermedad con certeza, es recurrir a una dieta de eliminación, que consiste en sustituir la ración del perro en prueba por alimentos que no hayan sido recibidos previamente y, por tanto, alimentos de los cuales aún no se ha sensibilizado.

La dieta de eliminación se puede preparar en casa o se puede encontrar en el mercado. En el primer caso, debe consistir en una sola fuente de proteínas y una sola fuente de carbohidratos, nunca antes recibida por el perro, evitando absolutamente cualquier integración, incluso ocasional, con otros alimentos.

En cuanto a las dietas compradas en comercios, estas pueden basarse en una fuente de proteínas diferente de las recibidas previamente por el animal (dieta monoproteica) o en proteínas que ya han sufrido un proceso de fragmentación capaz de reducir significativamente el peso molecular. y, por lo tanto, el efecto alergizante (dieta basada en hidrolizados de proteínas).

Alergia alimentaria en perros: ¿qué hacer?

Solo el veterinario puede decidir el tipo de dieta (casera o comercial), el momento más apropiado para comenzar y su duración.

El cambio de alimentación debe perseguir el objetivo de demostrar una mejora o una remisión completa de la sintomatología. Una vez que esto se haya logrado, es posible tratar de identificar el alimento responsable de esta condición alérgica, reintroduciendo en la dieta los diversos componentes que el animal consumió anteriormente, uno cada vez, a intervalos semanales; en la medida en que se reintroduzca el alérgeno responsable, durante la semana relativa, el animal reanudará el rascado con insistencia y mostrará lesiones, lo que permitirá su identificación.

Sin embargo, este último procedimiento no siempre es aceptado por el dueño, quien, después de haber logrado resolver el problema de salud de su perro, a menudo es reacio a desencadenar la sintomatología aunque sea con el propósito de identificar el alimento responsable, y generalmente prefiere continuar alimentando a su mascota con la dieta de eliminación.

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con la salud del perro como: