Bulldog francés: carácter, salud, criadores y precio

0
18809

El Bulldog francés es un pequeño Hércules todo músculos y simpatía, con una auténtica devoción hacia su dueño

El Bulldog francés (o francés Bouledogue o Bouledogue français) es una raza canina muy popular, que en realidad proviene de Inglaterra: el nombre “francés”, de hecho, se debe a que los trabajadores ingleses que emigraron hacia Francia durante la Revolución Francesa, llevaban consigo a estos animales, los cuáles rápidamente se hicieron famosos entre las familias más nobles.

Bulldog francés: orígenes

Los perros que podríamos definir como los antepasados del pequeño Bulldog francés, eran principalmente los utilizados en el bull-baiting (hostigamiento de toros). Un espectáculo taurino muy sangriento, que en la Edad Media y siglos posteriores vio a los bulldog desafiar a los toros. Estos perros eran seleccionados y criados para esta disciplina, para la cual se necesitaba desarrollar a un perro con un cuerpo robusto y musculoso, pero también ágil para evitar los temibles cuernos del toro.

Si bien el hostigamiento de toros fue declarado ilegal en el año 1835, ya para esa época los bulldogs eran considerados como una raza de perros de compañía; a menudo, para reducir el tamaño los cruzaban con los terriers o con los Carlinos.

El pequeño Bulldog, a mediados del siglo XIX ya era famoso en Inglaterra. En cambio, su historia comienza con la Revolución industrial, cuando los trabajadores textiles ingleses, con la introducción de la máquina a vapor, se encontraron en muchos casos sin trabajo.

Una parte de los trabajadores que emigraban hacia Francia, llevaban consigo a sus pequeños bulldogs, que se hicieron muy populares y comenzaron a ser seleccionados por los franceses que buscaban perros aún más pequeños. Desde Inglaterra, luego, llegaban principalmente para ser apareados los Bulldogs que eran considerados demasiado pequeños o con orejas demasiado rectas.

Fue así, que el “pequeño Bulldog” se hizo conocido como Bulldog francés, y era una de las razas favoritas de los artistas y creativos de la época. A principios del siglo XX, era una raza extremadamente popular especialmente en la alta sociedad.

Bulldog francés: características

El Bulldog francés puede alcanzar hasta 14 kg de peso (por lo tanto, es un perro de tamaño mediano), se distingue por su cara, el típico cráneo braquiocefálico (cráneo facial corto y ancho) y especialmente por sus orejas grandes, que le otorgan un aspecto único. En Inglaterra, es incluso la cuarta raza de perros más popular entre todas las razas que existen.

Bulldog francés: carácter

El Bulldog francés es probablemente uno de los perros más cariñosos y apegados al dueño que se puedan encontrar, para estos simpáticos amigos, el contacto físico con sus “humanos de referencia” es simplemente sagrado.

Sigue a todas partes a las personas de su ámbito familiar, con la intención de protegerlos de cualquier peligro potencial. El coraje es otro de los rasgos distintivos de esta raza, pero sin dejar de ser un perro bueno, tranquilo y cariñoso. Puede prestarse a los usos más variados, como por ejemplo convertirse en un excelente perro guardián, pero digamos que es un guardaespaldas que siempre hace amistad con todos.

Este pequeño simpático, tiene la reputación de ser muy testarudo y obstinado para conseguir lo que quiere, no se rinde ante ningún obstáculo. Esta terquedad lo convierten en un perro no muy obediente, pero con un poco de paciencia se puede educar o adiestrar. Afortunadamente, el temperamento natural del Bulldog francés es realmente irresistible, sociable, leal, cariñoso y juguetón.

Bulldog francés: utilización

Es un perro muy dócil, y como toda mascota, necesita un contacto constante con los humanos: nunca hay que dejarlo solo durante demasiado tiempo ya que sufriría de ansiedad por abandono, especialmente los cachorros.

Un animal que se deja solo por mucho tiempo termina desarrollando un comportamiento destructivo, que lo lleva a masticar todo tipo de objetos, incluso los muebles del hogar. Este perro no necesita de mucho ejercicio, pero las caminatas diarias son obligatorias. Atención a una peculiaridad, si quieres poner su camita cerca de tu cama: el Bulldog Francés ronca, ¡y mucho!

Este perro, es la elección ideal para aquellos que buscan un perro de compañía, porque se adapta muy bien a la vida en apartamento y porque tiene un carácter que lo impulsa a vincularse mucho con las personas. Además, es un perro que ladra poco, y no hay peligro que moleste a los vecinos. Los Bulldogs franceses también pueden ser buenos perros guardianes, gracias a la increíble lealtad y al apego que crean con el dueño.

Bulldog francés: salud

El Bulldog francés es un perro que tiene una vida promedio entre 11 y 13 años gracias a su pequeño tamaño, pero sin embargo está sujeto a los mismos problemas que sufren los demás molosos. Para empezar, debido al tamaño pequeño, compacto y al hocico aplastado, tienen dificultades para regular de la mejor manera la temperatura corporal.

El calor puede causar muchos daños a muchos perros, pero para esta raza podría ser letal: es esencial que esté siempre protegido de las temperaturas extremas, que siempre tenga acceso fácil e inmediato al agua fresca y a la sombra, además, si hace mucho calor no debes dejar que corra mucho.

No es raro, al igual que para otras razas de perros braquiocefálicos, que se les impida volar en avión, precisamente por la sensibilidad y la dificultad que tienen para respirar.

En general, sin embargo, el Bulldog francés no tendría otros problemas de salud particulares. Por lo tanto, nuestro consejo es protegerlo del calor, evitar forzarlo demasiado con lo que respecta a las articulaciones y cepillarlo bien, así podrás evitar la presencia de garrapatas, pulgas y otros parásitos, además lo ayudarás a evitar el riesgo de que pueda sufrir de dermatitis.

Bulldog francés: relación con el dueño

El dueño ideal es aquel que mirando al Bulldog francés no puede resistir a su mirada llena de amor y afecto: es en ese momento que nace un vínculo… destinado a durar toda la vida.

A partir de ese momento, el perro y el dueño vivirán en simbiosis. El dueño que necesita es aquel que le podrá asegurar al animal una vida llena de amor y felicidad, además lo cuidará para protegerlo de un posible golpe de calor durante el verano: deberá reducirle la actividad física cuando hace demasiado calor.

Bulldog francés: relación con los niños

El Bulldog francés tiene una veneración por los niños, incluso si nunca los había visto antes. En términos de tamaño y de carácter, es el compañero perfecto para los más pequeños: compacto y robusto, siempre se preocupa por los niños, sobre todo las hembras, que protegen a los niños de la casa con toda su fuerza.

Es un perro muy juguetón, no se cansa nunca, buscan el contacto físico con las personas y siguen siempre a los niños hacia todas partes. Siempre disponibles cuando los pequeños quieren correr y divertirse.

Bulldog francés: relación con otros perros

Con otros perros, el Bulldog francés es muy equilibrado y nunca será uno que busca peleas. Si encuentra a otro simpático de cuatro patas jugará con gusto durante horas, de lo contrario simplemente lo ignorará.

Tiene un gran coraje, por lo que si se siente amenazado o el otro perro se comporta de manera demasiado agresiva, no tendrá problemas para reaccionar sin tener en cuenta la diferencia de tamaño: es testarudo y valiente. Especialmente si debe defender al dueño, ¡no lo piensa!, arriesga su vida ante cualquier peligro, aunque sean perros agresivos u otras amenazas.

Bulldog francés: cachorros y precio

Para buscar a un Bulldog francés cachorro, es necesario, más que para otras razas, encontrar un buen establecimiento de crías, y no buscar ofertas en internet o comprarlo a personas improvisadas: esto porque es una raza delicada, muy susceptible y relacionada con muchas de las enfermedades enumeradas anteriormente. Además, es necesario saber si podría tener problemas congénitos, y por lo tanto, la presencia de defectos que podrían acortar mucho la vida del perro.

Por eso es necesario al comprar un Bulldog francés pedir siempre el pedigrí, que por otro lado es fundamental: te permite comprobar la pureza de la raza del perro. Un animal con pedigrí posee ciertas características propias de su raza que le diferencian del resto.

El precio para comprar un Bulldog Francés cachorro a un criador certificado y registrado es bastante alto, oscila entre 700 y 1.200 euros, unos 800-1300 dólares. Además, cuando compras un cachorro, el criador confiable te entregará un certificado veterinario, en el que se expone que se realiza la entrega del animal desparasitado y completamente sano.

Ahora que hemos aclarado algunos de los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.

El Bulldog francés es parte de los perros molosos, por lo que también podrían interesarte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here