Calupoh (Perro lobo mexicano): carácter, cachorros, criadores y precio

0
11194

Adiestramiento
Relación con extraños
Afecto por la familia
Adecuado como primer perro
Facilidad de limpieza
Nivel de energía

¿Y tú? ¿Qué opinas de esta raza?
Valuación: 4.9 - 10 votos

El Calupoh es también conocido como el Perro lobo mexicano, o simplemente como Calupo.

Cuando piensas en razas de perros mexicanos, lo más probable es que pienses en el Xoloitzcuintle o en el Chihuahua, pero existe una tercera raza: el Calupoh. Conozcamos mejor a este hermoso Perro lobo mexicano.

El Calupoh fue reconocido como una raza mexicana por la Federación Cinológica Mexicana en el año 1999, pero este perro lobo cuenta con una historia mucho más antigua.

De hecho, se cree que este particular amigo de 4 patas surgió en la época prehispánica, resultado de la mezcla entre el lobo gris mexicano y el perro.

Este hibridismo entre ambas especies se logró gracias a la similitud genética, así como también a que compartían un mismo territorio. Sin embargo, la cruza entre lobos y perros no solo fue producto de la casualidad. Gracias a los restos arqueológicos, se sabe que los perros lobos eran muy apreciados en la época prehispánica.

Calupoh: orígenes

No hay mucha información disponible sobre los orígenes del Calupoh. Sin embargo, el estándar oficial del Perro lobo mexicano cita un resumen histórico que consiste en que este perro es un híbrido entre el lobo gris mexicano y diversas razas de perros, cuyos cruces se llevaron a cabo en México a partir del siglo XVI.

El lobo era considerado un gran depredador, con hábitos nocturnos y un animal muy social, era sacrificado y ofrecido para obtener suerte. En cambio el perro, era considerado como un cánido muy fértil, relacionado con el ciclo de la lluvia y la agricultura. Por lo tanto se cree que quisieron asociar religiosamente el agua, la fertilidad y la agricultura con la suerte. La búsqueda de esta hibridación era conseguir un ejemplar gestionable y que tuviese las cualidades de ambas especies, con el fin de emplearlo en las actividades de la época: la agricultura y la guerra.

Esta hibridación fue posible gracias a que ambas especies compartían una gran similitud genética, y al trabajo de innumerables apareamientos. De hecho, se han encontrado restos de estos ejemplares en lugares espirituales, tales como en la Pirámide de la luna, así como en el Templo Mayor en México-Tenochtitlan, o en el Templo de Quetzalcóatl, lo que indica que se trataba de animales con un significado espiritual muy elevado.

Desde mediados del siglo pasado, se ha trabajado en recuperar esta raza híbrida. El primer Calupoh se reconoció en el año 1999. Se trata de la tercera raza de perros con bandera mexicana, precedido por el chihuahua y el xoloitzcuintle.

Calupoh: características

Se trata de un perro de tamaño grande, que se asemeja mucho físicamente al lobo. Los Calupos machos miden entre 62 y 75 cm, mientras que las hembras son más pequeñas, con una altura de entre 58 y 70 cm. Es un perro bien proporcionado, aunque sus patas tienden a ser un poquito largas.

Su cabeza es grande, con una depresión nasofrontal bien marcada. Las orejas tienen forma de triángulo, son grandes y rectas. El hocico es alargado, y tiene ojos enormes y almendrados, de color amarillo o negro. La cola, por su parte, se encuentra bajo la línea dorsal y, cuando expresan dominancia, podrá elevarse pero sin enroscarse sobre la espalda. Los hombros son fuertes, con buena angulación, así como la articulación coxofemoral, y los pies son fuertes y redondos.

Su pelaje es medio y de color negro o negro ahumado, constituido por dos capas para soportar el frío. La capa interior es esponjosa y suave, y sirve para mantener la temperatura corporal. No se aceptan otros colores.

Calupoh: carácter

El perro Calupoh es tranquilo, fiel, leal, estable y muy tolerante. Está indicado para familias con niños debido a su carácter. Como los lobos, son algo tímidos y un poco reservados con los extraños.

Es un perro muy dinámico, ágil, activo y fácil de adiestrar, ya que se adapta a cualquier tipo de actividad, con especial facilidad al pastoreo. Es una raza que disfruta mucho de los espacios amplios, donde puede correr, jugar y disfrutar de la naturaleza.

Le encanta estar en movimiento y ama los largos paseos con su dueño. Por eso es necesario que le garantices paseos diarios al aire libre. Por lo tanto, no es adecuado para personas perezosas, o dueños que por una u otra razón no pueden estar muy presentes.

Calupoh: cuidados

Los cuidados son parecidos a cualquier otra raza, debes asegurarle a tu Calupoh una buena alimentación, paseos para ejercitarse, un buen aseo y muchos juegos. Sin embargo, esta raza necesita mucho espacio para desahogar toda su energía, son perros muy activos, siempre en busca de algo para jugar, y es raro que se cansen, por lo que es necesario que hagan mucho ejercicio y sean estimulados física y mentalmente.

El gran desgaste de energía hace que siempre tengan mucha hambre, por lo cual es importante alimentarlos de la forma correcta, puedes solicitar consejos a tu veterinario de confianza para mantener a tu Calupoh feliz, saludable y bien alimentado.

Calupoh: salud

Esta raza tiene las mismas posibilidades de contraer las enfermedades infecciosas que pueden afectar a los demás perros, así como enfermedades digestivas, urinarias, sanguíneas, reproductivas, neurológicas o tumorales. Por lo que son obligadas las visitas rutinarias al veterinario, tanto para su revisión como para su vacunación y desparasitación.

Aunque sea considerado un perro lobo es siempre un perro, por lo que hay que tener las mismas consideraciones con la toxicidad de fármacos, plantas y otros tóxicos, especialmente a la hora del paseo.

El Calupoh es considerado un perro de tamaño grande, y su esperanza de vida es similar a la de los perros xl, entre los 12 y 15 años. Debido al mismo motivo, hay que prestar atención a problemas ortopédicos y traumatológicos característicos de los perros grandes, como puede ser la displasia de cadera, por lo que es conveniente controlarlo desde pequeño con radiografías para poder hacer un rápido diagnóstico y encontrar la solución, ya que si crecen y desarrollan el problema pueden sentir dolor y tener dificultad en los movimientos. Otro problema a tener en cuenta es la torsión gástrica, muy peligrosa y más frecuente en los perros grandes que se ejercitan y comen rápidamente o con ansia.

Calupoh: adiestramiento y educación

En general, suelen ser dóciles y leales, pero hay que tener en cuenta un adiestramiento aunque sea mínimo, debido a su temperamento que puede verse alterado por sus genes de lobo, por lo que puede mostrar agresividad en algunas ocasiones, probablemente culpa del miedo, además son perros que tienden a la dominación, poniendo a prueba su educador en más de una oportunidad, por lo que también es muy importante una buena socialización desde cachorros.

Debido a esto, la educación debe realizarse con suma paciencia y comunicación, y si utilizas refuerzos positivos, recuerda premiarlo solo cuando haga bien el ejercicio y nada de nervios, o habrás desperdiciado meses de adiestramiento.

Una actividad en la que suelen destacar es el pastoreo, son ideales como perros pastores, por lo que no te costará enseñarle a guiar tu ganado o en todo caso, será un excelente vigilante para tus niños.

Calupoh: precio y cachorros

Dependiendo de la localización geográfica donde te encuentres, este perro será más difícil o más fácil de encontrar. En general, un Calupoh cachorro puede llegar a costar más de 700 euros, 800 dólares.

Si adoptas un cachorro, el criador confiable te entregará un certificado veterinario, en el que se expone que se realiza la entrega del animal desparasitado y completamente sano.

Puedes siempre pedir el pedigrí, que por otro lado es fundamental: te permite comprobar la pureza de la raza del perro. Un animal con pedigrí posee ciertas características propias de su raza que le diferencian del resto.

Ahora que hemos aclarado todos los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.