Cómo hacerle el aseo al perro, para tenerlo limpio, sano y tranquilo

0
84

El aseo regular permite que el perro esté limpio, sano y tranquilo

Muchos prefieren recurrir a los peluqueros profesionales, que les permiten obtener un buen resultado utilizando los instrumentos adecuados con total seguridad. Sin embargo, si nadie en tu zona geográfica ofrece este servicio, o si simplemente quieres ahorrar dinero, tú mismo puedes asear a tu amigo de cuatro patas en tu casa sin mucho esfuerzo.

Aseo del perro antes del baño

Procura tener a mano todos los instrumentos que necesitas para el aseo. Sería mejor evitar buscarlos una vez que hayas comenzado. Asegúrate de poner todo lo que necesitas en un lugar adecudado antes de comenzar a bañar al perro. Consulta el artículo «Cómo bañar a nuestro perro» para saber qué productos debes tener preparados para el aseo.

Primero, cepillar al perro

Cepillarle el pelo al perro a diario o día por medio le permite evitar la formación de nudos. El cepillado preciso siempre debe ser el primer paso del proceso de aseo, ya que, cuando están húmedos, los nudos se vuelven inmanejables.

Empieza por el cuello y avanza por todo el cuerpo. Ten cuidado cuando llegues a la zona abdominal, porque el perro es sensible, y no olvides cepillarle la cola.

  • Puedes cepillar perros de pelo corto con instrumentos simples, como un cepillo o un guante especial.
  • Cepilla a un perro de pelo medio largo con instumentos más especializados, como un cardador, un cepillo con dientes de plástico con punta redondeada o un peine fino.
  • Cualquiera que sea el instrumento que utilices, debe eliminar los pelos que se han desprendido y distribuir el sebo cutáneo en el pelo.

Mientras cepillas al perro, dale elogios

Recompénselo cuando se comporte con calma y tranquilidad para alentarlo a que siempre reaccione de esta manera. De vez en cuando, debes darle un bocadillo para recompensarlo.

  • Si es necesario, permítele tomar un descanso. El perro no debe sentirse estresado, porque los sentimientos negativos pueden dificultar el aseo en el futuro.
  • Haz que la experiencia sea divertida permitiendo que la mascota tome un descanso de vez en cuando, elogiándola, dándole galletas, acariciándola e incluso jugando un poco con ella.
  • Esto es especialmente importante con un cachorro, que puede ser educado desde una edad temprana para que siempre pueda tolerar el procedimiento.

Tienes que cortar los nudos que no puedan ser cepillados

Los nudos enredados pueden tirar de la piel cada vez que el perro se mueve, lo que puede complicar su vida diaria. Si no puedes desenredarlos, debe cortarlos o raparlos, depende de la proximidad a la superficie de la piel.

  • Si usas tijeras, ten especial cuidado para evitar hacerte daño al perro o ti mismo.
  • Si crees que no puedes quitar los nudos de manera segura sin lastimar al perro, llévalo a un peluquero profesional.
  • De vez en cuando, los nudos gruesos y cercanos a la piel pueden causar infecciones bacterianas debajo del pelo. Si sospechas de esto, lleva al perro al veterinario lo antes posible.
  • Los síntomas más comunes de una infección bacteriana son el enrojecimiento y humedad, con derrame de pus en casos más graves.
  • El perro puede morder o arañar su área afectada debido a la picazón.

Limpiar los ojos del perro

Las razas de pelo blanco o de ojos grandes que lagrimean mucho (como el pekinés, el pug, etc.) necesitan más atención y cuidado en el área de los ojos. Dependiendo de la raza específica de tu perro, este procedimento podría consistir simplemente en eliminar las secreciones oculares localizadas en las esquinas de los ojos.

  • Los perros de pelo largo o blanco pueden necesitar atención especial para asegurarse de que eliminan todos los residuos de su pelaje, ya que podrían causar manchas de lagrimeo. Puedes comprar productos diseñados para eliminar estas manchas del pelo blanco en una tienda de mascotas.
  • Un ojo sano debe estar limpio y no mostrar signos de irritación o secreciones perjudiciales.
  • No intentes por ti mismo recortar el pelo de los ojos del perro, ya que corres el riesgo de lastimarlos. Pídele al veterinario o a un peluquero para perros que realice este procedimiento.

Limpiar las orejas del perro

Para que un oído esté sano, es normal que tenga cera, pero no debe emitir olores particulares. Para limpiar las orejas del perro, aplica una solución especial (disponible tiendas de mascotas) sobre una gaza. Retira la suciedad y la cera del oído interno, pero no lo frotes con fuerza, ya que podría dañarlo.

  • No empujes excesivamente la gaza en el oído.
  • Antes de aplicar la solución en los oídos del perro, úsala a temperatura corporal. Coloca el paquete en un recipiente que contenga agua con la misma temperatura corporal que el perro, tal como lo harías con el biberón de un bebé.
  • Una vez que hayas terminado de limpiar sus oídos con una gaza o una toalla húmeda, sécalos con un paño limpio.
  • Elogia al perro. Las orejas y oídos son partes sensibles, por lo que será necesario tranquilizar a la mascota.

Ponte en contacto con tu veterinario si tu perro tiene problemas de oído. Si están hinchados, enrojecidos, irritados, oscuros o ennegrecidos, el perro necesita ser atendido por un médico. También debes llamar al veterinario en caso de secreciones, heridas o malos olores. Las secreciones excesivas, la inflamación y el mal olor son síntomas de infección de oído y deben tratarse con medicamentos.

Cepilla los dientes del perro

En teoría, el cepillado diario con pasta de dientes es ideal para mantener los dientes y encías saludables. Usa un producto especial, que no sea de uso humano, porque de lo contrario el perro correría el riesgo de envenenamiento por fluoruro. Si te preocupa que el perro te muerda, no trates de cepillarle los dientes. Cuando tu amigo de cuatro patas parezca estresado, deja que tome un descanso para calmarse.

  • Comienza aplicando una pequeña cantidad de pasta de dientes en un dedo y pásala sobre sus dientes durante unos segundos. Recompensa al perro por su colaboración.
  • Una vez que te haya permitido poner el dedo en su boca durante 20 a 30 segundos, puedes utilizar una gasa o cepillos para dedos, estos productos están disponibles en tiendas de mascotas. Procede gradualmente para que siempre cepilles los dientes de tu perro con un cepillo especial.
  • En cualquier caso, tranquiliza al perro durante el proceso, para que viva una experiencia positiva y no estresante.

Si es necesario, llévalo al veterinario para que le limpie los dientes. Si el perro tiene una acumulación significativa de sarro o placa, un simple cepillado no será suficiente. Al igual que los humanos, los perros necesitan una limpieza profesional.

Observa bien si las encías están enrojecidas o si los dientes tienen sustancias marrones: cuando notes estos síntomas, la limpieza dental realizada en el hogar será dolorosa para el perro. No intentes cepillarle los dientes hasta que el veterinario haya visto al perro.

Cortar sus uñas

Si no las cuidas, pueden doblarse debajo de la almohadilla de la pata o girar los dedos de tal manera que dañe las articulaciones. Para mantenerlas cortas, córtalas regularmente conforme vayan crecimiento. Si escuchas el tictac de las uñas mientras el perro camina, esto significa que tocan el suelo, por lo que están demasiado largas.

  • Corta las uñas muy poco, unos (1,5 mm) con un cortauñas para perros.
  • Puedes usar el de los seres humanos en caso que sea un cachorro o un perro pequeño.
  • Si las uñas son claras, puedes ver una parte rosada en el área del vaso sanguíneo. Evita cortar la parte rosada, verifica solo el área transparente y dura.
  • Si el perro tiene uñas oscuras, ten cuidado de no cortar y afectar el vaso sanguíneo. Procede lentamente y corta la uña poco a poco.
  • Si exageras el corte y afectas el vaso sanguíneo, aplica un astringente en polvo ejerciendo cierta presión para que el sangrado se detenga.

¿Cómo bañar al perro?

Consigue todo lo que necesitas. No debes correr para buscar un producto, dejando al perro mojado en la bañera, así que prepara todo lo que necesitas antes de comenzar a bañarlo. También debes asegurarte de usar ropa que pueda ensuciarse y mojarse sin problemas

  1. Crea una superficie antideslizante en la parte inferior de la bañera.
  2. Llena la bañera con agua tibia antes de introducir a tu amigo de cuatro patas en ella.
  3. Deberías tomar tiempo para desensibilizar a tu amigo de cuatro patas ante el sonido del agua que fluye.
  4. Evita que el perro se mueva en la bañera. Algunos están inquietos durante el baño y tratan de escapar. Si tu amigo de cuatro patas se comporta de esta manera, compra una correa de baño en la tienda de mascotas. Se fija en la pared de la ducha con una ventosa y mantiene al perro parado durante el lavado.
  5. Mojar el perro cuidadosamente. Asegúrate de que el pelo esté completamente mojado antes de comenzar a aplicar el champú. Si no tiene miedo, puedes comprar y usar una ducha para conectarla al grifo. Este accesorio es particularmente útil si tienes un perro grande o de doble pelaje. Sin embargo, si tu amigo de cuatro patas teme que fluya el agua, use un vaso o un recipiente para vertir el agua extraída de la bañera.
  6. Lava a tu perro. Comienza por el cuello y luego dirígite hacia abajo, a la parte posterior del cuerpo y las piernas. Utiliza tus dedos para masajear el champú y trabajar hasta la superficie de la piel. Por último tienes que lavarle la cabeza, y no uses jabón alrededor de sus oídos u ojos. En estas zonas, es recomendable que uses toalla o esponja húmeda para lavar la cabeza. Los champús diluidos son más fáciles de aplicar y de enjuagar.
  7. Enjuaga cuidadosamente al perro. Continúa enjuagando hasta que no veas más suciedad o espuma. Puedes emplear el mismo método usado para mojar el pelo antes de lavarlo. Recuerda no dejar fluir el agua si el perro le teme al sonido. Simplemente vierte el agua con un vaso encima del perro para enjuagar el champú del pelo.
  8. Seca al perro. Frótalo lo más que puedas con una toalla mientras estés en la bañera, para no causar mucho desorden. Coloca la toalla en la espalda del perro y deja que se sacuda el agua. Muchos perros aprenden las «reglas del baño» y no se sacuden hasta que hayas colocado la toalla en el pelaje para contener las salpicaduras. Si es de pelo corto o si prefieres que se seque al air libre, habrás terminado. Si tienes un perro de pelo largo o de doble pelaje, es posible que debas usar un secador de pelo.
  9. Si es necesario, utiliza el secador de pelo. ¿No es suficiente la toalla? Usa el secador de pelo para secar el pelo a baja temperatura y durante unos minutos. Si el pelo es particularmente largo, puede ser necesario cepillarlo mientras lo secas. Asegúrate de que el secador de pelo esté ajustado a la temperatura más baja posible. Puede tomar más tiempo de lo normal, pero vale la pena, porque el riesgo de que el pelo y la piel de tu mascota se sequen es menor. Si el perro tiene miedo del sonido o la sensación del secador de pelo, no lo debes forzar. Frótalo lo más que puedas con una toalla y déjalo secar al aire libre en un lugar donde no cause tanto desorden, como en la lavandería.

Cortar el pelo del perro

Decide si necesitas cortar el pelo del perro. Muchas razas tienen pelo corto y no requieren cortes regulares. Sin embargo, si tienes un amigo de cuatro patas peludo, debes revisarlo constantemente para que esté sano. Las razas que necesitan cortes de pelo regulares incluyen los Cocker spaniel inglés, perros pastores, caniches, pastores escoceses, shih tzu, pekinés y el chow chow.

Cortar el pelo del perro solo una vez que se haya secado. Si tienes la intención de cortarle el pelo, asegúrate de leer las instrucciones en el paquete de la máquina de corte. Lee un libro, mira un video informativo o consulta a un peluquero sobre el uso correcto de esta herramienta. Asegúrate de que las cuchillas estén afiladas y bien lubricadas. Antes de cortarte el pelo, debes tener una idea del estilo de corte que deseas. Lee, haz preguntas y mira videos para tener una idea de cómo obtener el resultado deseado.

Sostén al perro suavemente. No debe moverse, así que debes usar una correa. Mientras cortas, puedes colocar tu mano libre debajo de su barriga para alentarlo a quedarse quieto en lugar de ponerse ansioso.

Utiliza una máquina para cortar pelo de perros. Vale la pena gastar dinero extra para comprar un producto de buena calidad. Una pequeña inversión te ahorrará dinero en el futuro.

Las tijeras clásicas difícilmente te permitirán obtener un pelaje bonito y uniforme, y corres el riesgo de lastimar al perro en caso de movimientos bruscos. Por eso, es preferible una máquina para cortar pelo.

Corta metódicamente el pelo del perro

Puedes colocar la hoja de forma segura en su cuerpo, lo importante es no presionarla firmemente sobre la piel. Mueve la recortadora de pelo con mano firme y lenta sobre el cuerpo del perro para cortar el pelo: un movimiento demasiado rápido podría dejar cortes desiguales. Siempre mueve la cuchilla en la dirección del crecimiento del pelo. Comienza en el cuello, luego continúa en los hombros, debajo de las orejas, hacia la barbilla, la garganta y el pecho. Después, debes cortar el pelo de la parte posterior y los lados. Por último, cortar el de las piernas.

Cuando cortes el pelo de las piernas, la cola y el hocico, ten cuidado: estas áreas son muy sensibles.

Revisa la cortadora de pelo con frecuencia para asegurarte de que no se caliente lo suficiente como para lastimar la piel del perro.

Recompensa al perro. Quedarse quieto no le es fácil! Si parece estresado por este proceso, déjalo que descanse cada 5 minutos. Recompénsalo durante el procedimiento y dale unas galletas cuando se detenga. No juegues con él, porque de lo contrario podría ensuciarse.

Se paciente Antes de obtener un corte liso y uniforme, debes realizar varios pasos. No tengas prisa. Dale al perro todos los descansos necesarios y asegúrate de mover la cortadora de pelo o máquina de cortar pelo lentamente.

consejos

Aprende sobre el cuidado del pelaje requerido para cada raza, o el tipo de pelaje del perro. Existen requisitos específicos para las diferentes razas que permiten que el pelo se mantenga limpio y / o bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, un komondor tiene un pelo que requiere un cuidado especial para separar los nudos.

Si necesitas usar un secador de pelo, considera emplear un producto de calidad profesional (disponible en tiendas de mascotas). Los perros de pelaje abundante, como el boyero de Berna, corren el riesgo de ser quemados con un secador de pelo común para seres humanos, porque el tiempo requerido para el secado es muy extenso. Para un perro más pequeño, puedes usar un secador de pelo manual para eliminar o minimizar el riesgo de que sufra quemaduras.

Puede ser necesario quitar el pelo de las orejas de vez en cuando. Pídele a un veterinario o a un peluquero profesional que te demuestre cómo hacerlo de manera segura y correcta. Los productos en polvo para los oídos facilitan y aceleran el proceso gracias a que favorecen un agarre más firme de estos pelos, que tienden a resbalarse.

Cute wet havanese puppy dog after bath is sitting on a blue towel, isolated on white background

Advertencias

Si el perro tiene trastornos de piel, consulta a un veterinario. Intenta no echar champú en los ojos del perro. Podría irritarlos seriamente. Aplícalo en las manos antes de pasarlo sobre el pelo del animal, no lo viertas directamente desde la botella. No dejes que la espuma entre en contacto con sus ojos durante el enjuague y cierra suavemente sus oídos para evitar que el agua lo moleste mientras lo lavas.

No exageres con los lavados. Por lo general, es suficiente bañarlos cada 2-4 semanas. Los servicios de aseo profesional recomiendan cada 4-6 semanas para las razas de pelo largo. Al exagerar, puedes secar la piel, eliminando el sebo natural. Entre un lavado y otro es posible usar champú seco para limpiar las patas y otras áreas.

Para muchos perros, tratar de bajar la pata trasera cuando se levanta es un reflejo automático. Evita levantarle una pata hacia los lados, ya que esto es molesto para la mayoría de los perros. En su lugar, levanta la pata y empújala suavemente hacia adelante o hacia atrás. No te pongas nervioso ni regañes al perro, trata de dar lo mejor de ti en este paso, y elógialo cuando esté quieto. Si tienes un perro mediano o grande, puedes cortar las uñas sin levantarlas.

No permitas que el agua caiga en sus oídos u ojos. El perro probablemente también sacudirá la cabeza para eliminar el agua (como después de nadar). Si parece que constantemente se rasca las orejas después de un baño, llévalo al veterinario para saber cual es la causa.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con la salud & bienestar del perro como: