Cómo superar la ansiedad por separación en perros

0
36

Un problema de comportamiento bastante común: la ansiedad por separación en perros

La ansiedad por separación en el perro es una reacción ansiosa que tienen algunos perros cuando permanecen solos o separados del dueño. El problema puede manifestarse cuando el animal se queda solo en el hogar, pero a veces también es suficiente que el perro solo esté físicamente separado del dueño, por ejemplo, encerrado en otra habitación o dentro el automóvil.

La ansiedad por separación es uno de los comportamientos equivocados más frecuentes presentes en el perro y, en consecuencia, uno de los principales motivos por los cuales los dueños de perros solicitan la intervención de un adiestrador o educador de perros. Respecto a este tema, podríamos decir que la ansiedad por separación puede manifestarse principalmente a través de tres síntomas:

  1. Destrucción,
  2. Ladridos (o quejas, llanto u otra vocalización),
  3. Excreción de orina o heces en un lugar inapropiado.

El perro puede mostrar uno solo (por ejemplo, solo destruir) o dos o tres síntomas al mismo tiempo. La sintomatología sucede única y exclusivamente cuando el perro está separado del dueño. Es bueno saber que la ansiedad por separación también se manifiesta por separaciones breves durante el día o de solo unos minutos.

Ansiedad por separación en perros: otros síntomas

La ansiedad por separación en el perro puede convertirse en un verdadero ataque de pánico, lo que da lugar a toda una serie de síntomas o reacciones no controladas, además de las mencionadas anteriormente:

  • Taquicardia (aceleración de la frecuencia cardíaca),
  • Respiración acelerada,
  • Salivación excesiva,
  • Depresión,
  • Agitación motora: por ejemplo, correr nerviosamente de un lado a otro de la casa,
  • Autolesiones: lamerse insistentemente en el mismo lugar, hacerse lesiones,
  • Raspar el piso, las puertas o las paredes,
  • Rechazar la comida que se le ofrece y comer solo del dueño,
  • Muestra manifestaciones excesivas de alegría a tu regreso.

Muchas veces, los signos de ansiedad por separación en el perro comienzan cuando el dueño todavía está en casa, porque todos los movimientos del dueño hacen que el cuatro patas entienda que se está a punto de ir. El perro comienza a darse la vuelta en un estado de agitación y, a veces, también trata de evitar físicamente que se vaya, agarrando sus pantalones con los dientes o interponiéndose entre él y la puerta de entrada.

Ansiedad por separación en perros: causas

Pero, ¿por qué los perros sufren de ansiedad por separación? Las reacciones de ansiedad son muy frecuentes en especies sociales, como el perro. El perro, de hecho, es un animal extremadamente social, que tiene una necesidad innata de sentirse parte de un grupo, la soledad y la separación de sus referentes sociales son situaciones muy difíciles de manejar y soportar.

La ansiedad por separación también puede ser causada por una dependencia excesiva o un apego excesivo del perro a uno o más miembros de la familia. Por esta razón, los síntomas siempre aparecen cuando el dueño está ausente o en los momentos previos a la salida del compañero humano. Las causas a este problema pueden ser diferentes y no todos los problemas de soledad son los mismos. En algunos casos, la ansiedad por separación se puede desarrollar por una falta de costumbre a permanecer solo, o por ritmos de vida muy inestables.

Como superar la ansiedad del perro

Para tratar la ansiedad por separación es muy importante saber y entender que el perro no lo hace de maldad. Las numerosas investigaciones científicas llevadas a cabo en todo el mundo han demostrado que la destructividad, las vocalizaciones y las eliminaciones de material orgánico que aparecen única y exclusivamente en el momento de la separación del dueño, son solo una manifestación del estado de ansiedad que sufre el perro en ese momento.

Pero, ¿cuál es la clave para identificar el problema? No todos los perros que destruyen, ladran o excretan heces u orina en el hogar sufren ansiedad por separación. Para identificar un problema de este tipo, el perro debe mostrar los síntomas única y exclusivamente cuando el dueño está ausente. De hecho, hay problemas relacionados con ciertas patologías que se confunden con problemas ansiosos. Es el caso de los cuatro patas que orinan en casa sin poder esperar el paseo diario. A menudo, estos son fenómenos relacionados con problemas renales o cistitis crónica que, de hecho, se confunden con la ansiedad por separación.

Ansiedad por separación en perros: ejercicios para contenerla

La ansiedad por separación genera un gran estrés en el perro que percibe la ausencia de miembros de su grupo familiar y se diagnostica en el 20-40 por ciento de los perros que son examinados. Para tratar de eliminar este problema existen tres terapias:

  1. Conductual,
  2. Modificación ambiental,
  3. Farmacológica.

El primero es el más importante y, si se realiza correctamente, puede eliminar la patología sin recurrir al uso del medicamento. Recomendamos seguramente la ayuda de un conductista.

Algunos consejos para reducir la ansiedad por separación en perros:

Acostumbrar al perro a estar solo gradualmente: comienza a dejarlo solo en casa cuando todavía es un cachorro, primero por períodos cortos y luego aumenta gradualmente la duración de tu ausencia (déjelo por 10 minutos, luego por un cuarto de hora y etc.). Sobre todo, quédate cerca al principio para poder regresar antes de que el perro comience a mostrar signos de ansiedad por separación; entonces él entenderá que no lo estás abandonando, sino que siempre volverás a él.

Respetar el espacio del perro: incluso cuando estás en casa con tu perro, no siempre debes estar muy “pegado” a él y viceversa. A veces también es mejor permanecer en habitaciones diferentes.

No dejes que se aburra: El aburrimiento a menudo acentúa la ansiedad de separación del perro. Cuando salgas, puedes dejar al perro con juguetes antiestrés, juegos de inteligencia que lo mantendrán ocupado, disminuyendo su frustración o, antes de dejarlo solo en casa, puedes llevarlo a caminar, o a jugar en el parque con otros perros, para que libere su energía y llegue más tranquilo y pacífico al momento de la separación.

Debes mantener un cierto comportamiento: antes de irte, compórtate de forma natural, sin cubrirlo con demasiadas atenciones y, cuando regreses, si tu perro hace una celebración excesiva, ignóralo hasta que se calme, solo entonces podrás saludarlo adecuadamente.

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento del perro como: