Consejos y trucos para darle una pastilla a tu perro

0
79

¿Tienes que darle una medicación a tu perro y no sabes cómo? ¿Piensas que te morderá, se ahogara o lastimará? Tranquilo, ahora veremos las mejores formas de administrar las pastillas a nuestros amigos de cuatro patas.

En general los perros se disgustan a la hora de tomar la medicación que recetó el veterinario, y son capaces de identificar casi automáticamente la presencia de una pastilla, gracias a su impecable sentido del olfato. Por ello tienden a escupirlo y se rehúsan a tomar el remedio en todas las formas posibles.

Lo ideal sería que la tome por sí mismo, pero esto rara vez sucede, podría decirse que nunca. Lo importante es mantener una actitud positiva y buscar la forma más creativa para la ingesta del remedio. ¡Ahora te daremos algunos consejos e ideas para lograrlo exitosamente!

Formas de darle una pastilla a un perro

La forma tradicional

La forma tradicional de administrar una pastilla a un perro es como lo hace el veterinario: abrir completamente la boca del can y ponerle la pastilla al comienzo de su garganta, y luego cerrar su hocico. La teoría nos indica que el perro debería tragar la pastilla, pero a veces no sucede, abre su boca y la escupe.

Si quieres probar de este modo, primero solicita a tu veterinario que te explique la técnica correcta para que tu perro no se sienta agredido, para no lastimarlo, y para que la situación no se convierta en algo traumático para tu mascota.

Finge que la pastilla es un premio

En primera instancia podemos brindarle la pastilla junto a alguna delicia o golosina, como parte de una rutina para practicar algún truco que le enseñaste, por obediencia, o simplemente porque cuando lo llamaste y respondió correctamente al llamado.

Otra opción es esparcir comida por el suelo y dejar la pastilla en medio de la comida, pero esto rara vez funciona dado que pueden identificar la pastilla por su olor, de todas formas quizás tengas un poco de suerte y si tienes una mascota glotona tal vez comerá accidentalmente la pastilla.

Esconder la medicación en su alimento

Si tu perro rechazó la pastilla en forma manual, puedes camuflarla en su comida diaria, ya sea alimento seco o húmedo. En general las comidas húmedas atraen a los perros, dado que por su olor, textura y sabor resultan apetecibles para su paladar.

Alternativas alimenticias

A veces podemos intentarlo con su alimento, pero notamos como astutamente nuestro perro devora todo lo que se encuentra en su plato, dejando en el fondo una pastilla limpia e intacta. Este es el momento donde no debes dejar que te invada la frustración.

Una buena alternativa podría ser ocultarla en alguna comida que casi nunca le das a tu perro y que resulte un manjar, podría ser: una salchicha, un pequeño medallón de hamburguesa preparada con los recaudos necesarios. El objetivo es que el perro no pueda resistirse a la exquisitez que tiene frente a sus ojos.

Moler la pastilla

Dependiendo del tipo de pastilla que se trate, en algunos casos podremos triturar y mezclar fácilmente con comida húmeda o alguna receta casera, como croquetas. Antes de llegar a esta instancia consulta con tu veterinario si la medicación que debe administrarse puede hacerse polvo para la ingesta.

Usa una jeringa sin punta

Puedes adquirir en farmacias jeringas descartables, triturar la pastilla, disolver en un poco de agua; y con un poco de ayuda introducir el contenido directo en la boca de tu perro sin causarle ningún daño.

Consejos para tener en cuenta

Si tras todas estas estrategias tu perro no logra tomar la pastilla, acude a tu veterinario.

Intenta mantener la calma, no caigas en la frustración o el estrés, recuerda que tu perro percibe tu estado emocional fácilmente.

Si en tu hogar tienes dos o más perros, realiza la administración de los remedios en diferentes horarios, para poder detectar con facilidad si alguno de ellos vomita la pastilla.

Aplica los trucos anteriormente mencionados para hacer la ingesta lo menos problemática posible.

En caso de notar efectos secundarios contacta lo antes posible a tu veterinario.

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.