Cotón de Tuléar: carácter, salud, cachorros y precio

0
3098

El Cotón de Tuléar es una bola de pelos blancos que se parece a una nube de algodón: vamos a descubrirlo.

Hoy estamos hablando de un perro que aún no es muy conocido en nuestro país pero tenemos que apostar por él, romperá los corazones de muchos de nuestros lectores. Este es el Cotón de Tuléar, un auténtico cotonete de pelo blanco que no puede no sacarte una sonrisa a primera vista.

El Cotón de Tuléar, como se mencionó, no es una raza muy popular en nuestro país pero pronto podría registrar un aumento considerable ya que tiene todas las características para que los jóvenes y adultos se enamoren de él.

Cotón de Tuléar: orígenes

Seguramente te estarás preguntando de dónde proviene este nombre tan particular, con un toque exótico. De hecho, el Cotón de Tuléar proviene de un lugar exótico: la fascinante Madagascar. Pero vamos a tratar de comprender mejor cuáles son sus orígenes.

Su nombre ya sugiere muchas cosas sobre esta raza. El término “Cotón” representa la consistencia del pelo de este perro que recuerda precisamente la consistencia del algodón. “Tuléar”, por otro lado, es el puerto de la ciudad malgache homónima donde la historia de esta raza parece haber comenzado.

Una historia que durante muchos años ha permanecido vinculada a la hermosa isla de Madagascar y solo a mediados del siglo XX se ha entretejido con los acontecimientos de la vieja Europa. El Cotón de Tuléar, de hecho, aterrizó en suelo europeo a finales de los años 70, aproximadamente en el 77.

Cotón de Tuléar: árbol genealógico

La primera nación que lo recibió en Europa fue Francia, la cuál tenía por razones coloniales una relación privilegiada con Madagascar. Explorando en el árbol genealógico de esta raza, encontramos que deriva del cruce de perros ya presentes en la isla con el Bichón.

Los últimos no eran autóctonos: habrían llegado a la isla como cazadores de ratones cargados en los barcos de los diversos comerciantes vinculados al mercado de Madagascar.

Sin embargo, profundizando aún más de cerca, debemos mencionar al menos otras dos razas de perros que podrían estar involucradas en la evolución de esta raza.

  • El primero es el Bedlington Terrier, del cual el Cotón debería haber heredado la forma de la espalda ligeramente convexa.
  • El segundo es el Papillon, portador de las manchas algo raras del manto de esta raza.

Cotón de Tuléar: características físicas

Examinemos ahora cuáles son las características físicas más comunes de este pompón blanco. Obviamente estamos hablando de un perro de talla pequeña. Pero comencemos con la característica que más lo distingue y que también le da su nombre: su manto.

El pelaje del Cotón de Tuléar no es ni demasiado largo ni demasiado corto y precisamente recuerda la consistencia del algodón (así como el color más frecuentemente asociado con este material, es decir, el blanco). Acariciar este montón de pelos es una experiencia única. ¡Te sentirás envuelto en tu suéter favorito!.

A nivel cromático, el Cotón de Tuléar es casi siempre blanco pero se admiten algunas manchas: a veces, por ejemplo, tiene tonos de gris amarillento a la altura de las orejas. En el cuerpo estas tonalidades están casi ausentes o simplemente se aclaran con la edad.

También sus ojitos conquistan a primera vista: esta raza tiene ojos pequeños, redondos y oscuros, con una luz particularmente brillante y contagiosa.

Cotón de Tuléar: aspecto

El hocico es muy agradable, gracias a una trufa también pequeña, casi siempre negra (a veces de color chocolate). Las orejas son triangulares, delgadas, anchas y tienden a colgar hacia abajo.

Bueno, ahora hemos llegado al análisis de su “tamaño”. Podríamos casi definir el Cotón de Tuléar un “perro de bolsillo”, tanto el macho como la hembra. De hecho, las hembras no superan casi nunca los 5 kg y nunca pesan por debajo de los 3 kg. Los machos, en cambio, oscilan entre 4 y 6 kg.

La altura a la cruz es aproximadamente la misma para ambos sexos y está entre 25 y 32 cm. La cola es un poco más larga en comparación con otros perros pequeños, unos 15 cm. Está adherida baja y ayuda a la marcha típica de este amigo de cuatro patas que es el trote ligero.

Podemos decir en conclusión, que aunque pequeño, el Cotón de Tuléar es un perro “tónico”, pero sobre todo tiene un aspecto proporcionado: la relación entre tronco, extremidades y la cabeza es muy equilibrada. Esta raza da la impresión de ser una pequeña gema.

Cotón de Tuléar: carácter

Digamos que el Cotón de Tuléar puede ser considerado como un niño muy cariñoso, pero ciertamente también es bastante animado, a veces un poco revoltoso. Vamos a explicarnos mejor.

Es un perro realmente capaz de poner de buen humor a cualquier persona, muy activo y jovial. Se encariña mucho a sus dueños y a la familia, además, lleva una excelente relación con los niños. Sin embargo, también tiene un genio que no siempre es fácil de gestionar, especialmente hacia personas que no conoce o no está acostumbrado a ver.

Hacia otros perros, a veces, nuestro amiguito blanco tiende a convertirse en una bala desprevenida y a “someter” a los otros perros, aunque no es particularmente ayudado por el peso (¡por usar un eufemismo!). Además, a menudo, los perros pequeños son también los más “inquietos”.

Pero más allá de esta actitud con personas  y otros perros que no forman parte de la familia, el Cotón de Tuléar es un perro de compañía ideal, portador de una alegría contagiosa casi nunca invasiva.

Una cosa es cierta, a él no le gusta quedarse solo, sufre la soledad por lo que no es el perro ideal para dejarlo solo en casa si tienes que trabajar todo el día.

Cotón de Tuléar: salud

El Cotón de Tuléar no es una raza particularmente delicada o enfermiza, ciertamente necesita un cuidado constante en lo que respecta a su manto. Debes mantener el perro limpio y adquirir un champú adecuado a sus necesidades, algo específico para el manto blanco.

En resumen, un champú capaz de mantener el brillo correcto de su pelo, que vaya a “mitigar” los tonos amarillentos que pueden aparecer ocasionalmente. Lo ideal es un producto que aumente el nivel de queratina de su manto, sea nutritivo y emoliente.

En cuanto a la dieta del Cotón de Tuléar no hay recomendaciones particulares que hacer. Es un perro bastante versátil, no es demasiado exigente “en la mesa” pero tampoco es un glotón.

Dado que esta no es una raza de perros muy popular, es casi imposible encontrar alimentos creados específicamente para ellos, pero no existe una necesidad especial: debes consultar con tu veterinario por una dieta específica solo si tu amigo de cuatro patas muestra signos de alteraciónpérdida de apetito.

Cotón de Tuléar: cachorros y precio

Comencemos diciendo que esta raza aún no está demasiado extendida, por lo que no se encuentra de inmediato el amigo de cuatro patas que estás buscando. Sin embargo, hay quienes están dispuestos a apostar a que será una de las razas de perros más solicitadas en los próximos años, por lo que el asunto cambiará pronto.

Por ahora, el Cotón de Tuléar no puede definirse como una raza económica. De hecho, este pequeño podría costar una cifra que oscila entre los 700 y los 1200 dólares, unos 600-1000 euros. Sin embargo, no se puede hablar de un perro “caro” si consideramos los precios de muchas razas de perros similares.

Cotón de Tuléar: criadores o establecimientos de cría

Dado el pequeño número de reproducciones “oficiales”, advertimos: debes tener cuidado para evitar las estafas, ya que en estos casos es posible que te enfrentes a especímenes de origen incierto. Debes comprobar y pedir siempre su “documento de identidad” (pedigrí).

En esta sección podrás encontrar los mejores criadores registrados en países como: Estados Unidos, España, Argentina, Bermudas, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela; a quienes podrás pedir todas las informaciones que estés buscando. Es fundamental que compres a un criador de confianza para que puedas tener la seguridad de que tu cachorro ha sido:

  • Criado para que tenga buena salud y temperamento;
  • Bien seleccionado (sus padres fueron elegidos sin enfermedades genéticas);
  • Debidamente socializado, para que no sea demasiado miedoso ni demasiado agresivo;
  • Vacunado y bien cuidado.

Además, si adoptas un cachorro, el criador confiable te entregará un certificado veterinario, en el que se expone que se realiza la entrega del animal desparasitado y completamente sano.

Ahora que hemos aclarado todos los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.

El Cotón de Tuléar es parte de los perros de compañía, por lo que también podrían interesarte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here