Dóberman: carácter, relación con los niños, cría y precio

0
7510

El Dóberman siempre ha sido etiquetado como un perro agresivo y peligroso, pero es una raza dulce que se une mucho a su familia

El dóberman, reconocido por la FCI con el nombre de dobermann, conocido también con el nombre de Dobermann pinscher, ha sido siempre etiquetado como un perro agresivo y peligroso, pero es una raza dulce que se une mucho a su familia.

Si te estás preguntando si esta definición es correcta, la respuesta es sí, realmente lo es. Hemos escuchado innumerables veces que el dóberman es uno de esos perros peligrosos. El dobermann, para muchos, es un perro que “se vuelve loco”, inmanejable y violento.

Pero la verdad es que no pueden estar más lejos de la realidad. Entonces, ¿podríamos definir a este perro como un adorable peluche? ¡Sí!. El dóberman es un perro que se une mucho a su familia, quiere ser parte de ella y no se mantiene a un margen.

Establece una relación estrecha con su dueño, por el que también daría su vida si fuera necesario. El dóberman es muy cariñoso y paciente, incluso con los niños, con los que es muy protector.

Necesita un dueño que lo haga socializar desde cachorro, que sea determinado y seguro de sí mismo, para que el dobermann, con su exuberancia, no tome la delantera. Atención, no en términos violentos.

El Dóberman es un perro que en el pasado fue utilizado por el ejército como portador de órdenes. Hoy en día se utiliza como un perro de rescate e investigación. Los marines lo llaman “perro diablo”. El origen de este apodo está referido a la mutilación, en esta, como en otras razas de perros, de orejas y cola. Hoy está estrictamente prohibido si el animal ha de ser reconocido.

Es un perro que luce majestuoso, orgulloso y elegante, que puede parecer casi austero, pero si le pasa una pelota por debajo de los ojos, el juego se vuelve frenético y no se detiene más.

 

Dóberman: orígenes

El dobermann es una raza de origen alemán, nacida entre los años 1850 y 1870, en Apolda, en la actual Turingia, en Alemania. El creador de esta raza, que lleva su nombre, es el Sr. Friedrich Louis Dobermann, quien trabajaba como recaudador de impuestos (una profesión muy peligrosa en esos tiempos) y le encantaba asistir a las exposiciones caninas. Sintió la necesidad de crear una raza que combinara ciertas cualidades, como el coraje, temperamento y amor por el dueño, un perro, que en momentos de necesidad, se convirtiera en un poderoso y temible defensor.

Las razas que utilizó para la creación del Dóberman son muchas, como el Rottweiler, el Beauceron, el Braco de Weimar, el Manchester terrier y el Pinscher, y podrían también ser otras que no se conocen exactamente. Pero con certeza, se puede decir que el comienzo fue una hembra de pinscher.

El Dóberman fue reconocido como una raza en 1898, cuatro años después de la muerte de su creador.

Dóberman: utilización

Durante la Primera Guerra Mundial, los Dóberman fueron utilizados por el ejército alemán, para la búsqueda de heridos, desaparecidos y para vigilar a los prisioneros. Hoy en día se utiliza por el ejército y las fuerzas policiales como perro de búsqueda y rescate, como perro antidrogas, en las búsquedas de explosivos, o como perro de defensa.

También es utilizado por los infantes de la marina de los Estados Unidos, que lo han apodado el “perro del diablo”, debido al parecido que tienen las orejas con los cuernos si se las cortan. El Dóberman es reconocido por la FCI (clasificación estándar No. 143).

Dóberman: amputación de las orejas y la cola

Como para otras razas de perros, incluyendo a los Dóberman, la tradición, requería la mutilación de las orejas, de modo que permanecieran altas y puntiagudas, y de la cola, a partir de la segunda vértebra. Las razones de estas mutilaciones eran tres:

  • Una razón puramente estética: el perro adquiría una apariencia más agresiva.
  • También una razón funcional: eliminaban, los que podían ser los puntos débiles. Lo convertían en un perro aún más temible.
  • Una razón de salud: el doberman intacto, sufre de otitis con más frecuencia que el perro con orejas mutiladas, y la cola, siendo muy delgada y poco protegida, puede fracturarse.

En muchos países, sin embargo, la práctica está prohibida. En Italia, por ejemplo, en virtud de la ordenanza turca del 2007, los perros mutilados como el dóberman no pueden participar en exposiciones caninas. Los tradicionalistas continúan oponiéndose (no ven con buenos ojos la apariencia del perro “completo”) a quienes consideran que la práctica de la mutilación es inútil y cruel.

Desde el 1° de noviembre del 2011, entró en vigor la ley número 201 del 4 de noviembre del 2010. “Ratificación e implementación del Convenio Europeo para la Protección de Animales Mascota, hecho en Estrasburgo el 13 de noviembre del 1987, así como las normas para la adaptación del sistema legal interno”. Que en el artículo 10 dictaminó que las intervenciones quirúrgicas destinadas a modificar la apariencia de una mascota o destinadas a otros fines no curativos, deben estar prohibidas, a menos que sean necesarias para la salud del perro.

En los países donde la mutilación, de cola y orejas, está prohibida por ley, la selección condujo a la aparición de perros con orejas y colas más pequeñas y adheridas al cuerpo.

Dóberman: características

El Dóberman pertenece a la categoría de perros tallas grandes, atléticos y delgados. Tiene un porte orgulloso y erguido. Se dice que posee una constitución “cuadrada”, donde la altura a la cruz corresponde a la longitud del tronco. Es un perro musculoso con una cabeza pequeña y ojos oscuros.

Mientras que el hocico es pronunciado y evidente. El pelo es satinado y brillante.

El color del Dóberman puede ser:

  • Cervatillo, es una combinación de rojo con manchas de óxido;
  • Azul, es una combinación de negro con manchas de óxido;
  • Negro, con manchas de color rojo-óxido en las patas, la cara, el vientre y el pecho. Es el más común;
  • Rojo, con manchas de óxido.

Desde el 1995, incluso está prohibido reproducir el Dóberman color azul-óxido, porque se cree que es un gen defectuoso, responsable de una forma de alopecia llamada “mutante de color”.

La cola, cuando no está mutilada, es delgada y de longitud media, mientras que las orejas, también en este caso cuando no están mutiladas, son largas y cuelgan con gracia.

Por lo que concierne la altura, para el macho es de alrededor 55-80 cm, mientras que para las hembras es de alrededor 50-70 cm. El peso, sin embargo, gira alrededor de 35 a 40 kg para el macho, y de 25 a 35 kg para la hembra.

Dóberman: salud

Pero, ¿cuánto vive un Dóberman? tiene una esperanza de vida promedio de 8 a 11 años. La miocardiopatía dilatada es una de las patologías más comunes en esta raza de perros. Incluso se piensa que existe una predisposición genética para esta patología que puede reducir drásticamente la vida del animal.

A este punto, es obligatorio desmentir uno de los grandes mitos que gira en torno a esta raza de perros y que ha contribuido, quizás durante muchos años, a que se lo considere un perro peligroso y malo. No es cierto que el Dobermannn se vuelva loco porque su cerebro crece mientras que el cráneo no. Si esto fuera cierto, nuestro amigo Dóberman también mostraría deficiencias físicas, ¿no crees?.

Dóberman: carácter

Mientras que algunos temen a esta maravillosa raza de perros, otros saben que cuando tienes un Dobermann, llenas tus días y casi no puedes prescindir de él. Es quizás uno de los perros más dulces y cariñosos que pueden existir entre todas las razas de nuestros peludos amigos. Sí, has entendido correctamente.

Es un animal tranquilo y muy sociable. Por supuesto, es siempre un perro guardián, y si siente que su dueño está amenazado de alguna manera, entonces mostrará su sonrisa de 42 dientes. Pero también el Dóberman es un perro muy obediente y si está bien adiestrado, responderá a su dueño con efecto inmediato. Por esta razón, necesita un dueño determinado y seguro, que pueda transmitirle calma y determinación.

Una característica especial de este animal es ser una especie de perro fotocopia. Sí, porque nuestro amigo Dóberman se divierte mucho imitando todo lo que hace su dueño. Y, tal vez, si ha habido o aún hay Dobermanns peligrosos y violentos, algunos propietarios deberían hacerse un buen examen de conciencia.

Es una raza de perros que necesita afecto constante y contacto con su dueño, con quien establece una relación muy cercana. Él daría la vida por su dueño y afectuosamente estará siempre entre sus pies. No es un perro, sino un miembro de la familia.

Dóberman: relación con los niños

Otra evidencia que desmiente su mito de “perro malo”, es la relación que el dóberman tiene con los niños. Una vez que esté acostumbrado a socializar, puedes usarlo muy bien como una niñera.

Es un fantástico compañero de juegos. El Dóberman es paciente y también muy tolerante, especialmente durante el juego con niños pequeños de quienes se deja hacer de todo. Por supuesto, se necesita la educación correcta de ambos.

Dóberman: precio y cachorros

Un Dóberman cachorro debería costar al menos 600 euros, unos 800 dólares: si lo encuentras por menos podría significar que te enfrentas a un criador tal vez poco serio, y el perro podría tener problemas de pedigrí y similares.

En España, México, Estados Unidos y en Argentina existen criadores especializados y registrados, pero también en Venezuela, Uruguay, Chile, Perú, Colombia, Bolivia y Centroamérica.

Dóberman: criadores o establecimientos de cría

En esta sección podrás encontrar los mejores criadores registrados, a quienes podrás pedir todas las informaciones que estés buscando. Es fundamental que compres a un criador de confianza para que puedas tener la seguridad de que tu cachorro ha sido:

  • Criado para que tenga buena salud y temperamento;
  • Bien seleccionado (sus padres fueron elegidos sin enfermedades genéticas);
  • Debidamente socializado, para que no sea demasiado miedoso ni demasiado agresivo;
  • Vacunado y bien cuidado.

Además, si adoptas un cachorro, el criador confiable te entregará un certificado veterinario, en el que se expone que se realiza la entrega del animal desparasitado y completamente sano.

Puedes siempre pedir el pedigrí, que por otro lado es fundamental: te permite comprobar la pureza de la raza del perro. Un animal con pedigrí posee ciertas características propias de su raza que le diferencian del resto.

Ahora que hemos aclarado todos los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con otras razas de perros como:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here