El perro no come: las razones de este comportamiento

0
16

¿Cómo entender por qué mi perro no come?: aquí hay algunos consejos

En este artículo, encontrarás información importante sobre las razones que pueden llevar a tu perro a rechazar los alimentos. Si el perro no come, verifica que no tenga problemas de salud graves, comunícate con tu veterinario para que le haga una revisión médica adecuada.

Educa a tu querido amigo de 4 patas para que siga las reglas de alimentación: algunos consejos te guiarán para darle una vida diaria mejor, si tu perro también está un poco mimado y demuestra muchos caprichos cuando se trata de comer, observarás en poco tiempo que tu mascta tendrá apetito nuevamente.

Extrañamente, ¿tu perro ni siquiera se acercó al recipiente de comida y no te persiguió para obtener su croqueta?. El perro no quiere comer nada, tal vez exista algún problema. A los animales también les puede suceder que no tengan apetito, que quieran saltarse una comida por un día o que tengan períodos en los que tienen menos hambre de lo normal, pero si tu perro está en ayunas durante 24 horas, y si generalmente ha comido bien y con gusto antes, y ahora él rechaza la comida, si últimamente lo miras más delgado, es bueno visitar un veterinario lo más pronto posible.

Los perros pueden no comer por varias razones, por lo que debemos identificar la causa real por la cual el perro no tiene apetito.

El perro no come: las razones de este comportamiento

Incluso el perro más hambriento del mundo, si tiene dificultad para masticar, si tiene problemas con los dientes o la boca, lo convierte en un perro inapetente. Comprueba si sus dientes están creciendo, si tiene alguna lesión o molestia debido a objetos extraños que se atascaron en su zona bucal-dental.

Comprueba que no tenga infecciones que le produzcan dolor durante la masticación. En los casos más graves, la inapetencia del perro puede ser causada por enfermedades como el cáncer, la insuficiencia renal, los trastornos hepáticos, enfermedades infecciosas causadas por garrapatas: erhichiosi, e incluso las vacunas pueden causar la pérdida de apetito. Si recientemente vacunaste a tu perro no te preocupes, él volverá a comer pronto. Un perro sin apetito debe preocuparte cuando el problema dura con el pasar del tiempo, ya que podría ser el signo de una enfermedad.

Si a veces el perro no come

Así como el hombre tiene preferencias por ciertos alimentos, incluso el perro tiene las suyas, a veces el perro no come porque no le gusta lo que le ofrecen de almuerzo o cena.

Si tu fiel amigo repetidamente rechaza la comida pero no pierde peso y parece estar en perfecto estado, debes verificar que no haya encontrado otra forma de alimentarse, por ejemplo, comiendo de otro recipiente y tomando la comida de otro perro.

Asegúrate que durante las comidas, tu perro no pasee cerca de la mesa para pedir comer los restos de comida del almuerzo o los de la cena. Es importante mantener una rutina para darle a tu perro una educación nutricional: dale su ración de comida a la misma hora todos los días, si no la come, repite lo mismo al día siguiente. Un perro sano y joven no sufrirá graves consecuencias si se salta algunas comidas, le ayudará a entender que si tiene hambre debe comer la comida que tiene disponible en su recipiente.

Si el perro no está viciado y repentinamente se niega a comer, deberás verificar que la comida del perro no haya caducado o esté en mal estado.

Evita cambiar constantemente la comida de tu perro porque podría alterar su sistema digestivo.

Si deseas intentar darle algo diferente o quieres cambiar la marca de comida, no lo hagas de forma drástica, comienza mezclando pequeñas cantidades con la comida que tu perro suele comer y ve reemplazándola de forma permanente.

El perro no come: ¿qué debes hacer?

Si el perro no come porque no le gusta la comida que le suministras, utiliza algunos trucos para invitarlo a comer: intenta darle sabor a la comida agregando un alimento, o calententándola en el microondas, usando agua tibia o agregando caldo de pollo a sus alimentos para darle más sabor.

Estimula el apetito de tu amigo de cuatro patas haciéndole hacer algo de movimiento, déjalo que camine todos los días antes de las comidas: esto aumentará su apetito, verás que el perro volverá a comer con buen gusto y dejará el recipiente completamente vacío.

Encuentra un lugar adecuado para «darle los alimentos»: coloca el recipiente con la comida y el que tiene agua, posiblemente donde el perro no tenga distracciones, y pueda comer de manera segura. Si no come toda la comida, limpia el recipiente y vuelve a colocarlo en el lugar habitual de la comida: si vuelve a buscar comida, no lo des más alimentos hasta el momento establecido para la próxima comida.

Esto es para educarlo y entienda que al terminar la comida será recompensado con alguna recompensa, por ejemplo algunos mimos. Evita darle bocadillos fuera de la hora pautada de la comida y debes acostumbrarlo a no comer de los extraños o en otros lugares. instrúyelo para que no se acerque a la mesa durante la hora de tu comida, no le des bocadillos de tu plato.

Algunos consejos sobre la alimentación:

La rutina es importante para el perro: es un animal que se acostumbra y le gusta tener un equilibrio y una rutina diaria. Si de repente rompes los hábitos de tu fiel amigo, debes saber que podrías sufrir las consecuencias. Los cambios del hogar, debido a mudanzas o vacaciones, pueden causar alteraciones al animal, que se encuentra desorientado sin sus hábitos. El equilibrio y la rutina del perro afectan su apetito.

Por lo general, en estos casos el perro come poco, pero no abandona la comida de forma permanente. Incluso la llegada de otro perro u otro animal puede afectar el apetito del perro presente en casa: es bueno alimentar a los dos animales por separado.

Presta atención a los cambios de horarios o a los hábitos, como los paseos, que afectan la rutina y pueden reducir el apetito del perro. Finalmente, hay eventos trágicos como la pérdida del dueño, que muere o abandona al perro: varias historias hablan de perros afligidos que se niegan a comer debido a los estados de ánimo.

Incluso las condiciones climáticas pueden afectar el apetito del perro: por ejemplo, el calor puede causar inapetencia. Cuando las temperaturas aumentan, incluso las personas tienden a comer menos o buscan alimentos más frescos y ligeros, no hay razón para preocuparse porque el apetito volverá pronto.

Además, en este caso no es necesario acudir al veterinario: se recomienda una visita veterinaria cuando el perro no come sus alimentos durante mucho tiempo, luego es bueno someterlo a controles que verifiquen adecuadamente su estado de salud.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento del perro como: