El perro no me hace caso y no me obedece: ¿Qué hago?

0
1190

El perro no me escucha o “el perro no me hace caso”: es una frase que escuchamos con frecuencia, veamos qué hacer ante esta situación.

¿Qué debo hacer si el perro no me hace caso? Es una pregunta que a menudo nos han hecho en la redacción: ¿cómo debo comportarme si tengo problemas de comunicación con mi amigo de cuatro patas? La esfera del lenguaje ya es compleja en sí misma para ser tratada entre los seres humanos, imagínate entre las diferentes especies.

Sin embargo, en este artículo intentaremos proporcionarte un par de indicaciones útiles para mejorar el “diálogo” con tu mascota. También porque, cuando faltan los elementos básicos, en un diálogo sano y bilateral, es probable que todo tipo de relación fracase.

El perro no me obedece: un problema de comunicación

Tanto para los hombres como para el mundo de los perros, debemos comprender y establecer un código de referencia mediante el cual podamos orientarnos en la comunicación con nuestro interlocutor de cuatro patas.

Debemos empezar por un dato que para algunos pueda resultar sorprendente: ¡no todos los perros que no obedecen son incurablemente obstinados y desobedientes! Muchas veces hay un problema de comunicación. Entonces, tratemos de “sintonizar la misma longitud de onda” con nuestro amigo de cuatro patas. El perro debe comprender que tú eres el líder (guía) de la familia. Solo cuando el perro te reconozca como guía estará dispuesto a aceptar tu regaño.

El perro no me hace caso: el lenguaje corporal es fundamental

En primer lugar, debemos partir del supuesto de que, mucho más que los humanos, el perro presta mucha atención al “lenguaje corporal”. Interpreta nuestros movimientos y nuestra postura de una manera muy precisa. Por lo tanto, debemos prestar mucha atención a cómo nos acercamos al animal.

En resumen, ten en cuenta que existe una comunicación no verbal, que va desde la dirección de nuestra mirada al modo en el que nos inclinamos. Comencemos analizando el uso de nuestro cuerpo en el diálogo con nuestro perro.

El perro no me hace caso, dos consejos básicos:

  1. Evitar movimientos demasiado rápidos y bruscos;
  2. Las trayectorias circulares son preferibles a los gestos “directos”, hacia adelante: es mejor no inclinarse hacia abajo, con una sensación de casi incumbencia, sino agacharse con las piernas y extender los brazos como para recibir una inspección del animal.

Siempre permaneciendo en la órbita de la comunicación no verbal pero visual, analicemos la estrategia correcta que se aplicará al diálogo con el perro en relación con nuestras expresiones faciales. Incluso nuestra mímesis facial tiene un peso decisivo en la economía de la comunicación con la mascota.

Por ejemplo, debemos evitar reírnos ante las actitudes equivocadas pero divertidas del perro para evitar que estos perciban los gestos que deben evitarse como gestos que nos hacen felices.

El perro no me obedece: sus signos

Luego están las “señales de calma” que el perro a menudo no usa en casa porque no está acostumbrado a hacerlo, ya que en este sentido no se crea un “vocabulario común”. Las más comunes y universalmente reconocidas (especialmente después de los estudios de Turid Rugaas) son: mostrar un lado y mirar al otro, dar la vuelta, girarse de espalda o girar la cabeza.

Obviamente también levantar la pata: sería como nuestro apretón de manos. Pero también hay otros menos “conocidos”, en cierto sentido, como: cuando lame su hocico u olfatea el suelo. También alternar su mirada entre el suelo y el sujeto frontal. Ten esto en cuenta para tener una discusión lo más bipartidista posible con tu amigo cuadrúpedo.

El perro no me obedece cuando lo llamo: la voz también es importante

Ahora llegamos al uso de la voz. También, por supuesto, fundamental. El tono debe ser tranquilo y decidido, ambos a la vez. Ten en cuenta que los gritos serán de poca utilidad, especialmente si tu autoridad para hacerlo no se ha desarrollado en el punto correcto.

Vale la misma regla que se aplica a los niños: gritar puede servir, en algunos casos, para asustar al pequeño, pero no resolverá el problema. Pero más allá de la tonalidad y modalidad, ¿hay palabras u oraciones completas que decir o no decir? ¿O fórmulas que van a apoyar nuestra relación con el perro?

El perro no me hace caso: comandos

Hablamos de comandos de control u órdenes, más o menos funcionales para un propósito, que nos gustaría nuestro perro realice. En este caso, se dice simplemente que el perro asociará algunas fórmulas vocales con ciertas acciones. Entonces, por ejemplo, una frase como “¿dónde está la correa?” Proyectará a nuestro amigo directamente al parque (a menos que tenga un gran temor del mundo exterior).

Algunos comandos pueden ser, por ejemplo, enseñar al perro a:

El perro no me hace caso: premios

Fundamental también el sistema de “premios vinculados a una relación que podríamos definir de causa–efecto, o más bien, de acción–recompensa. Cuando una comunicación entre tí y tu perro es exitosa, cuando estás seguro de que has establecido una melodía entre la acción requerida y la reacción obtenida, un pequeño bocadillo a la mascota puede ser una panacea para desencadenar un círculo virtuoso.

Todos los hechos y situaciones que hemos enfrentado hasta ahora deben filtrarse oportunamente en la perspectiva de la más completa congruencia entre gestos. ¿De que se trata? Esta es la consistencia básica en la educación del animal: impartir diferentes órdenes según los momentos, o incluso ser contradictorios, puede resultar perjudicial.

Al igual que la educación de los niños, es importante que haya una y solo una figura de “educador” para evitar confusiones y contradicciones. En conclusión, surge una reflexión espontánea: más a menudo de lo que creemos sucede, que el perro no entiende y ¡no porque no escuche!

Intentamos identificarnos, ponernos en su lugar y crear un verdadero puente de comunicación con nuestro amigo de cuatro patas. A pesar de que, obviamente, puede ocurrir que los perros realmente sean indisciplinados y/o rebeldes, pero ahora deberíamos haber entendido mejor que si el perro no obedece, es probable que a veces no hagamos las preguntas correctas. ¡Ármate pues de paciencia y… vocabulario!

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento del perro como:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí