El perro no quiere beber agua: causas y remedios

0
56

Especialmente en los días de verano, pero generalmente durante todo el año, si tu perro no bebe, te enfrentas a un problema que debes resolver

El agua es un componente fundamental del organismo, que nunca debe faltar. En este artículo encontrarás las razones por las que el perro bebe poco, las consecuencias de la deshidratación y cómo ayudar a tu mascota a beber la cantidad adecuada de agua para que mantenga su cuerpo sano e hidratado.

Hay cosas que puedes notar tanto en la comida para perros que elijas, como en la elección del recipiente donde colocas el agua, que ayuden al perro para que pueda beber más. El agua es un componente muy importante para todos los seres vivos, es fundamental tanto para el perro como para el ser humano.

Constituye el 80% del cuerpo: es útil para la circulación sanguínea, la depuración de residuos y la digestión. El cuerpo necesita agua todos los días para evitar la deshidratación. Si existe una pérdida de agua causada por vómitos, diarrea y otras enfermedades, es importante integrarla de inmediato, pero si el perro no bebe agua, es mejor tomar medidas urgentes para evitar que su cuerpo se deshidrate.

La necesidad de agua depende del tamaño: un perro pequeño, sin duda, necesita menos agua que un perro grande. Además de las dimensiones físicas, también afecta la comida para perros que elijas para tu fiel amigo, si se consideran alimentos húmedos que podrían contener hasta un 70-75% de agua.

Por lo tanto, el perro tendrá menos sed, pero si le das alimentos secos que contengan alrededor del 8% de agua, notarás que sentirá la necesidad de beber más agua. Las condiciones climáticas son otro factor importante que afecta las necesidades de beber agua del perro: si las temperaturas son altas, presta atención y trata de darle más agua a tu perro, porque él sentirá la necesidad de beber con más frecuencia, lo mismo puede pasar si lo dejas hacer mucho movimiento fisico.

¿Cuánta agua darle a un perro? La proporción se puede calcular en función de su peso, podría requerir aproximadamente entre 30-40 ml de agua por cada kilo de peso, si se considera en un contexto en el que haya temperaturas medias, y no es un perro particularmente deportivo y que no siempre está en movimiento, de lo contrario Hay que relacionar la proporción según el estilo de vida y el entorno en el que el perro habita.

¿Por qué el perro no bebe? Algunas causas

Si el perro bebe poco o no siente la necesidad de beber, podría tener un malestar físico o psicológico, entre las causas más comunes se pueden mencionar:

  • Envejecimiento
  • Una enfermedad
  • Un trauma
  • Un cambio de entorno
  • Agua desagradable

Los perros más ancianos pueden tener menos apetito y menos sed: la necesidad de agua puede reducirse considerablemente, también debido al esfuerzo que el acto requiere. La hidratación de un perro de edad avanzada siempre es esencial, en estos casos, puedes intentar ofrecerle una dieta más húmeda para ayudarlo a que consuma agua sin forzarlo.

Si la falta de sed se debe a la aparición de una enfermedad, entonces el perro también presentará otros síntomas como la fatiga. Si el perro acaba de ser operado, y se está recuperando de un estado de convalecencia, es normal que tenga menos sed de lo normal.

También verifica que no haya nada en su boca que le moleste y le cause dolor cuando bebe agua.

El perro es un animal de hábitos, tiene sus propias rutinas: un cambio de entorno, por ejemplo, afecta sus hábitos y puede ser traumático hasta el punto de causarle infelicidad vivir en otro lugar y llevarlo a no querer comer y beber. En este caso, normalmente en unos pocos días vuelve a la normalidad.

Los perros también están muy influenciados por el entorno que los rodea, y no están dispuestos a beber en cualquier lugar: si un lugar no les gusta, pueden negarse a beber, no olvides que el perro tiene un olfato muy desarrollado y si siente un olor que no le agrada, puede rechazar el agua porque no le gusta.

Incluso nuestros amigos de cuatro patas tienen sus preferencias, esto se refiere a gustos y sabores, los perros por medio de su olfato reconocen si algo les agrada o no.

¿Cómo hacer que el perro beba?: consejos

¿El perro bebe poco? Prueba algunos pequeños trucos para ver si ayudan a que el perro beba más. Es esencial proveerle un recipiente con agua siempre fresca y limpia: cambia el agua con frecuencia y también limpia el recipiente para evitar que que los residuos puedan sedimentarse.

Los recipientes de plástico son más difíciles de limpiar: elige recipientes elaborados de acero, que son más prácticos y duran más tiempo, considera utilizar aquellos que tienen un borde doblado que es más estable.

Si el perro no bebe, cambia la posición del recipiente o incluso cambia el tipo de recipiente, tal vez otro color lo lleve a sentirse más estimulado para beber.

Si estás cerca y has olvidado el recipiente, no te preocupes: el perro estará encantado de beber incluso de tus manos o si encuentras una fuente de agua potable, deja correr el agua y el perro podrá beber incluso el agua corriente.

¿Qué debe beber el perro?: el agua es la mejor solución

El agua es la mejor solución para saciar e hidratar el cuerpo del perro: contiene sales minerales y no causa efectos secundarios, pero debes saber que a tu amigo le gustaría tomar otras bebidas como jugos de frutas sin azúcar o caldo de verduras sin sal y rica en vitaminas.

La leche no se recomienda porque es difícil de digerir, excepto la de soja para los cachorros. Obviamente, las bebidas que contienen gas y cafeína no son recomendables. A veces el perro no bebe porque el agua no está lo suficientemente fría, cámbiala regularmente, especialmente si la temperatura es alta y, si es necesario, refréscala con un cubito de hielo.

Si tu perro nunca ha estado acostumbrado a beber en un recipiente de agua, tendrá que ser educado para hacerlo: déjelo cerca de la caseta de perro o cerca del recipiente de comer y verás que, tarde o temprano, comenzará a acostumbrarse.

Si el perro se niega a beber y coloca sus patas en el recipiente, quiere invitarte a cambiarlo porque probablemente esté sucio. Si vas de viaje, elige un recipiente para que puedas calmar la sed de tu perro durante el camino.

Si notas signos de cansancio, poco deseo de hacer movimiento, salivación excesiva, mandíbulas secas, piel seca, ojos hundidos y pérdida del apetito, tu perro puede estar deshidratado y en casos más extremos podría colapsar.

Si tu perro bebe más cantidad de agua de la normal, puedes llevarlo a un control veterinario, porque probablemente esté padeciendo de diabetes u otras enfermedades, como los problemas renales.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento del perro como: