El perro destroza la casa: ¿qué debes hacer para evitarlo?

0
35

¿Cómo comportarse cuando el perro hace daño en la casa y no hace caso? Aquí están nuestros consejos.

Los amantes de los perros, no sabemos como estará nuestra casa cuando regresamos. Subimos las escaleras con ansiedad, el miedo a abrir la puerta nos asalta, el temor es encontrar la casa patas arriba porque el perro rompe todo.

Desastres más o menos graves que pueden ir desde morder los muebles, cavar en macetas hasta destruir almohadas y sofás, o ensuciar la casa. Caras de culpabilidad, orejas caídas, gritos de dueños que se escuchan en cada rincón de la casa.

Pero los gritos generalmente no son concluyentes, y la próxima vez que tengas que salir, el miedo volverá a estar presente, y las horas que estás fuera de casa se convertirán en una pequeña pesadilla.

El perro rompe todo en casa: ¿cuáles son las causas?

Los veterinarios y los etólogos sostienen que el perro no puede «premeditar» el despecho, es de hecho, un concepto abstracto que requiere una complejidad de razonamiento que no está al alcance del perro.

Ahora que sabemos, que no lo hace de propósito, entonces porque el perro muerde todo en casa. La respuesta es tan simple como inquietante: son ataques de ansiedad, que el perro experimenta especialmente cuando está solo, una condición que contradice su naturaleza como animal social.

Estos episodios pueden originarse a partir de trastornos de comportamiento o hiperactividad. Otras causas que pueden justificar que el perro ocasione daños en el hogar pueden estar relacionadas a problemas de origen neurológico.

Los trastornos de comportamiento se originan de un apego excesivo del perro al amo, de ello se deduce que el animal solo pierde su «punto de referencia», vive una situación estresante y adopta comportamientos que lo tranquilizan como masticar (sofás, zapatillas, controles remotos, basura) o hacer pipí.

El perro hiperactivo o hipersensible, por otro lado, está abrumado por estímulos externos, no los asimila en la escala de prioridad correcta y no se queda quieto, con consecuencias destructivas en los entornos domésticos.

El perro destruye tu casa cuando está solo: ¿qué debes hacer?

¿Quién nunca ha escuchado a un amigo amante de los perros decir «me lo hace de propósito», sabe que me molesta o se quiere vengar de algo? No todos saben que estos conceptos son el fruto de la mente humana, pero no pertenecen al mundo canino.

El proceso cognitivo de actuar de cierta forma para causar disgusto o una reacción no pertenece a los animales. El perro vive el presente, no tiene la capacidad de vincular su comportamiento natural con algo que sucederá. Nuestro amigo peludo recuerda el pasado, esto le permite aprender de los errores que ha cometido.

Comportamiento del perro: ¿se avergüenza cuando le regaño?

Muchos dueños piensan que el perro lo hace de propósito o actúa de forma premeritada, debido a la cara de culpabilidad que el perro muestra cuando regresamos a casa, y lo encontramos en medio de plumas de las almohadas, en el papel higiénico o cerca de un lago de pipí.

El ser humano puede pensar que el perro se avergüenza de lo que ha hecho. Nada podría ser más falso. El perro, en realidad, solo tiene miedo, está aterrorizado por nuestra reacción.

Si el perro ya ha hecho daño en la casa en el pasado, ya habrá sufrido nuestra ira fatal, y por esto él asume actitudes de sumisión a nuestro regreso; el perro sabe que será regañado y por eso siente miedo.

El daño que el perro causa en el hogar es un signo de incomodidad, y agregar el estrés del castigo severo no ayudará a nuestro amigo peludo a corregir su mal comportamiento. Solo aumentará su estado de ansiedad.

El perro rompe todo en casa: ¿cuáles son los consejos a tener en cuenta?

Podemos poner en práctica algunos de los consejos brindados por el veterinario para proteger nuestro hogar de los daños de nuestro perro y, al mismo tiempo, ayudarlo, concretamente, a resolver su incomodidad y hacer que pueda vivir mejor:

Limita las horas de soledad del perro

Nuestra vida es agitada y agotadora, pero la soledad es verdaderamente uno de los grandes factores de estrés para nuestro perro.

Lo importante es intentar reducir los largos momentos de soledad incluso con breves descansos. Una caminata rápida durante el almuerzo, organizar turnos con otros miembros de la familia, confiar nuestra mascota a amigos o vecinos o a un cuidador de perros algunas horas durante el día laboral.

La necesidad de socializar para el perro no debe confundirse con la necesidad de factores de ocio, como los juegos o la presencia de un jardín, que también son útiles pero no compensan la necesidad real del perro.

La relación entre perro y dueño

Una relación equilibrada con su amo, será para el perro el mejor antídoto contra los daños en el hogar y las conductas destructivas. En la base de la ansiedad por separación, hay una baja autoestima del perro, que no se siente adecuada sin su principal referencia, el dueño.

El dueño, cuando recibe al cachorro en su casa, toma el lugar de su madre, representando para él la fuente de su seguridad. El buen amo logra que el perro sea autónomo, le proporciona experiencias positivas que lo hacen sentirse tranquilo, incluso cuando está lejos del grupo social, el perro tendrá la capacidad de controlar mejor sus emociones.

Retiros graduales

Es imprescindible acostumbrar al cachorro desde una edad temprana; puedes comenzar con cinco a diez minutos de separación, dejando al cachorro en una habitación solo sin salir. Proponemos un juego para distraerlo y no te apresures de inmediato si llora.

Establecer una rutina con el perro

El perro es muy empático, por lo que si nuestro comportamiento revela ansiedad, él también la sentirá y lo atará un sentimiento de ansiedad y peligro en el momento que se separa de nosotros. Debemos ser los primeros en inculcarle la paz y tranquilidad, y hacerle entender que todo está bien.

No saber lo qué sucede es una fuente de ansiedad para el perro, un factor que debemos limitar en todos los sentidos. Por esta razón, tratemos de organizar los días de la misma manera, de modo que el perro esté seguro de que todos los días serán iguales. Los horarios fijos para diferentes actividades como la comida, salidas, actividades relacionadas con la higiene y el juego reducen los niveles de estrés y evitan las actitudes destructivas de tu perro.

Tiempo de calidad

Incluso si no podemos pasar tanto tiempo con nuestro perro, tratemos de garantizar la calidad en las horas que logramos dedicarle. El tiempo con nuestros perros, debe ser agradable para nosotros y para ellos: practicar deportes juntos, actividades al aire libre y el juego son recomendables.

El dueño debe esforzarse por mantener una comunicación directa con el perro, realizada con una retroalimentación continua: palabras, premios, juegos para que el perro realmente se sienta en compañía y no la enésima incumbencia de nuestros días.

Proporcionar al perro un lugar seguro

Debemos garantizarle al perro un lugar seguro para que se sienta bien y que pueda asociarlo con un sentimiento de comodidad y serenidad. Este lugar, puede ser una almohada, una manta, una caseta para perros también representa un refugio donde el perro no recibe reproches o castigos y, de hecho, el lugar de los mimos.

Aquí lo gratificamos haciéndole encontrar sus juegos, con pequeños premios de comida o caricias. En el momento de estrés, el perro regresará a donde se siente bien, manteniéndose ocupado con los objetos que reconoce como propios.

Actividades

Es bueno proporcionarle al perro un ambiente estimulante, cuando estemos ausentes. Debe acostumbrarse a jugar con juegos masticables, incluso cuando estamos en casa, lo ayudará a encontrar una alternativa para no hacer daño en casa.

Evitar el castigo

Como hemos mencionado, los arrebatos de ira solo aumentan los niveles de estrés en el perro y no terminan con el daño en el hogar. De hecho, el reproche se experimenta como una fuente adicional de ansiedad porque el perro se pregunta «¿qué pasará ahora?».

Ayuda veterinaria

Si los daños en el hogar se repiten o los fenómenos son particularmente violentos, o si la incomodidad se ha desarrollado de manera repentina, es recomendable obtener la ayuda de un especialista en comportamiento animal para explicar la enfermedad del perro y ayudarlo.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento de los perros como:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here