¿Por qué el perro se lame las patas? 8 razones frecuentes

0
31

Cuando el perro se lame las patas, a veces incluso obsesivamente, en realidad es un problema que debemos resolver

El acto de lamer sus patas es uno de los comportamientos innatos del perro y es una parte integral de su lenguaje corporal. Sin embargo, el problema surge cuando el perro se lame las patas en exceso.

El perro se lame las patas: causas

Las causas se pueden buscar en una irritación de la pata o en una manifestación de aburrimiento y estrés del perro. En algunos perros, como se puede imaginar, entran en juego ambos factores. A veces todo se resuelve fácilmente, pero en otros casos, se necesita más tiempo y dedicación.

Hay razas de perros que tienden a desarrollar más problemas con sus patas que otras. Entre estas razas ciertamente encontramos el:

En ellos, el problema es más evidente porque, al lamer sus patas, la saliva tiende a decolorar el pelo.

El perro se lame las patas: las razones más frecuentes

Sin embargo, las 8 razones frecuentes que hemos tenido en cuenta, deben considerarse plausibles solamente si se supera el tiempo de limpieza normal.

Por ejemplo: si acaban de pasear en un jardín o en el campo, es absolutamente normal que una vez que regresen a casa, el perro pase unos minutos limpiando sus patas.

No lo hace con la precisión del gato, pero también a él le gusta estar limpio. En algunos casos, sin embargo, la limpieza excesiva puede ocultar un problema. Tratemos de entender cuáles son las razones detrás de este comportamiento.

1 – Molestia en una pata

Lo primero que debes comprobar, y una de las razones más frecuentes, es que no haya heridas ni cuerpos extraños incrustados entre las almohadillas. Esta es un área bastante sensible y es probable que no le guste que lo toques. Hazlo de todos modos si no corres riesgos, es por su propio bien. Alternativamente, puedes ir a un veterinario.

Explora el interior de la pata con un dedo, especialmente entre las almohadillas. Si no encuentras nada fuera de lo común, echa un vistazo a las almohadillas. A veces, en contacto con el asfalto, se pueden crear heridas pequeñas y molestas.

Echa un vistazo a sus uñas también. Una o más pueden haberse roto (es frecuente cuando corre sobre el cemento), y el perro intenta quitar la parte que aún no se cayó lamiéndose.

Si necesitas algún consejo sobre cómo cortarlas, lee nuestro artículo: Cortar las uñas del perro: ¿cómo hacerlo y por qué?.

2 – Intolerancias alimentarias

Otra posible razón es la intolerancia alimentaria. Puede parecer absurdo, y no del todo lógico, pero a veces incluso un solo ingrediente puede crear una molestia local con dermatitis u otras molestias.

La intervención del veterinario es esencial, también porque es bastante difícil identificar el ingrediente culpable. Será apropiado ir por eliminación, excluyendo los ingredientes sospechosos. No será fácil.

3 – Alergias

Los productos que utilizas para limpiar la casa pueden ser muy irritantes para el perro. Si has cambiado la marca del detergente recientemente y el perro ha comenzado a lamerse las patas sin cesar, tienes la solución ante tus ojos.

Generalmente, más allá de las patas, también el abdomen se ve afectado por este tipo de alergias, con enrojecimiento, picazón y, a veces, pérdida de pelo.

4 – Picaduras de pulgas

Si el perro está infestado de pulgas, estas tenderán a concentrarse en algunas áreas del cuerpo más que en otras, una de ellas es precisamente el área de las patas y las extremidades inferiores, en la que los vasos sanguíneos están más cerca de la superficie de la piel, lo que representa una comida muy fácil.

Las picaduras de pulgas pueden causar picazón y dolor a tu perro y, si lo han mordido en las patas, verlo lamerse compulsivamente podría conducir a esta causa, con una mirada será fácil entender la presencia o ausencia de una picadura de pulga.

Será suficiente liberar al perro y la casa de las pulgas para eliminar el problema.

5 – Artritis

La artritis causa dolores en las articulaciones y tiende a desencadenarse en algunas ocasiones, para luego calmarse: el lamido se usa para masajear el área afectada, el perro lo hará para reducir el dolor. Los perros mayores, en particular, son más susceptibles a la artritis, tendrás que hablar con tu veterinario sin perder tiempo, para encontrar la terapia adecuada para controlar el dolor, por el bienestar del perro.

6 – Infección micótica

El pie de atleta es una condición familiar para las personas, una infección por hongos que afecta los dedos de los pies, las uñas de los pies y los pies humanos. Los perros también pueden desarrollar infecciones fúngicas en las patas, que pueden manifestarse con la decoloración y un cambio en la estructura de las almohadillas de las patas.

Tendrás que hablar con tu veterinario para que te aconseje sobre los productos correctos para lavar las patas y eliminar los hongos, o para hacerte prescribir una crema antimicótica tópica para aplicar en el área.

7 – Solicitud de atención

Si el perro hace esta peligrosa asociación: lamerse las patas–atención, esto puede provocar un círculo vicioso sin fin por el cual tratará de lamerse las patas, incluso llegando a la obsesión, para recibir atención.

Por lo tanto, es muy importante no prestar demasiada atención a este comportamiento, o al menos no exagerar. Revisa sus patas pero no te excedas con abrazos y frases tranquilizadoras porque podrías meterte en problemas.

8 – Problema de comportamiento

Después de excluir las causas anteriores, también se puede pensar en un trastorno conductal. Ciertamente, no es la primera causa de este comportamiento, pero es quizás la más grave, debido a que difícilmente puedes resolverlo tú mismo. Necesitarás la intervención de un educador o un veterinario conductista.

En algunos casos, de hecho, algunos problemas psicológicos del perro pueden llevar a una atención excesiva a la limpieza personal. Sabemos que lamer es el equivalente a un beso para los perros, y de esta manera se tranquiliza a sí mismo.

El problema es que al lamerse una y otra vez, se puede crear heridas que pueden conducir a la automutilación. Se lame para “darse afecto” y libera la tensión, se crea una herida, se lame para aliviar la molestia, crea una herida más grande. Un círculo vicioso interminable.

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento del perro como: