Enseñar al perro a estar “sentado”: los mejores métodos

0
645

Cómo enseñar al perro a obedecer el “sentado”

¿Alguna vez le has dicho a tu perro en un tono perentorio: “¡sentado!”? ¿Y él siguió mirándote con ojos interrogativos, sin entender lo que le preguntabas? No te preocupes, puede remediarse incluso si no eres un adiestrador de perros y, de hecho, no estás familiarizado con el tema, porque es muy fácil enseñarle al perro a estar sentado con la orden “sentado”.

Por lo general, los mismos adiestradores profesionales parten de este ejercicio, que el perro ya puede aprender a una edad temprana, después de una o dos sesiones de adiestramiento. Obviamente, cuando el perro es un cachorro, el aprendizaje es más inmediato, pero se obtienen excelentes resultados incluso con perros adultos.

Esto se debe a que “sentarse” es para el perro una posición instintiva, que nuestros amigos de cuatro patas también hacen espontáneamente, sin la necesidad de ningún condicionamiento particular; lo que tenemos que enseñarle al perro es sentarse cuando se lo pedimos, y luego asociar esa postura con una orden específica.

¿Cuáles son los métodos más comunes para enseñar al perro a “sentarse”?

Existen varias técnicas, una de las cuales podríamos definirla “método natural”: consiste en observar al perro y, cuando te das cuenta de que está a punto de sentarse, lo que siempre ocurre durante el día, pronuncia inmediatamente la palabra “sentado”, y tan pronto como se siente, recompensa al perro con un pequeño bocado y caricias afectuosas.

Al repetir este ejercicio varias veces, el perro pronto estará encantado de satisfacerte cada vez que le pidas que se siente, porque sabrá que le espera una recompensa apetitosa.

Este método para enseñarle al perro a “sentarse” es más fácil de hacer con los cachorros, que tienden a cansarse mucho más frecuentemente que los adultos y, por lo tanto, a sentarse más seguido, por lo que habrá más oportunidades de ponerlo en práctica.

Esto no significa que no sea una técnica efectiva incluso con perros que ya han crecido, solo debemos prestar más atención y “aprovechar el instante”, es decir, en los pocos momentos en los que deciden sentarse.

Cómo enseñar a mi perro a sentarse: el método más común

Otra forma de enseñarle al perro a “sentarse” es haciendo que se acerque, mejor si está delante tuyo, debes mostrarle un bocadito o un juego, y luego llevar la mano que sostiene el premio en alto, por encima de la cabeza del perro, de modo que el animal, en un intento de seguir con el hocico el objeto deseado sin retroceder, levantará la cabeza tanto hacia atrás que se desequilibrará y se sentará. En este momento debes decir la palabra “sentado” y darle un premio.

Cómo proceder:

  1. Toma un premio y mantenlo en una mano.
  2. Llama a tu perro y muéstrale lo que tienes en la mano e invítalo a tomarlo.
  3. Párate frente al perro, inclínate un poco hacia adelante y con tu mano sosteniendo el premio justo por encima de sus ojos. El brazo debe estar relajado.
  4. Anímale a agarrar el premio para que se vea obligado a levantar la cabeza y retroceder para hacerlo. Esto debería doblar sus patas traseras como para sentarse. Si este es el caso, debes decir la palabra “sentado” con un tono acogedor.
  5. Haz que tome el premio (bocadito o juego) con muchos cumplidos (una caricia con la otra mano y unas pocas palabras de elogio fortalecerán el rol del refuerzo positivo.
  6. Aléjate unos pasos y deja que disfrute de su premio. Luego repite el mismo ejercicio, sin estresar al animal: si ves que está desinteresado o nervioso, olvídalo e intenta nuevamente al día siguiente.
  7. No le des el premio si no hace exactamente lo que se requiere.
  8. Pueden pasar algunos días antes de que el perro pueda asociar el comando de voz con la acción que se solicita. Con el entrenamiento, el perro puede tender a sentarse a la vista del objeto deseado: sin embargo, pronuncia siempre la palabra “sentado”.

Enseñar al perro a sentarse: hay un método que no siempre es apreciado

No todos los adiestradores de perros están de acuerdo en usar este tercer método para enseñarle al perro el “sentado”, que es muy similar a los dos anteriores, pero con una variante, en la que muchos no están de acuerdo.

Siempre teniendo un premio para el perro y siempre pronunciando la palabra “sentado”, debes presionar simultáneamente con una mano el lomo del perro, empujándolo hacia abajo, para que entienda físicamente lo que queremos de él.

Según algunos adiestradores, esta técnica sería incorrecta porque induciría al perro, en lugar de sentarse, a ejercer una contrapresión, empujando hacia arriba mientras empujamos hacia abajo; pero también porque llevaría al dueño o al adiestrador a asumir una posición demasiado dominante hacia el perro.

Esto lo inducirá a interpretar el adiestramiento como un momento desagradable, mientras que es esencial que, independientemente de la enseñanza que desees impartir a tu nuestro amigo de cuatro patas, las etapas de aprendizaje siempre sean vividas por él como divertidas e interesantes.

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento del perro como:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here