Glaucoma en perros: síntomas, terapia y esperanzas de recuperación

0
90

Hoy hablaremos del glaucoma en los perros. Mencionaremos detalladamente cuáles son los síntomas iniciales de esta enfermedad ocular, los diferentes tipos de glaucoma canino que existen y los tratamientos disponibles

Comencemos por explicar ¿qué es el glaucoma en los perros y por qué sucede?. El glaucoma es el aumento de la presión en el interior del ojo. Esto sucede cuando el líquido presente en el ojo no es reabsorbido.

Si no se drenan los fluidos oculares, aumenta la presión sobre el nervio óptico. El nervio óptico puede dañarse y tu perro puede incluso perder la visión.

Glaucoma en perros: síntomas

¡Pero no te preocupes! El diagnóstico a tiempo puede minimizar el daño. Es por esto, que es importante reconocer los síntomas iniciales del glaucoma en perros. Para poder entender si tu perro tiene glaucoma, verifica atentamente si presenta uno o más de estos síntomas precoces:

  • Ojo rojo (los vasos sanguíneos en la parte blanca del ojo se inyectan con sangre);
  • Ojo opaco;
  • Pupila dilatada;
  • Lagrimeo excesivo;
  • Estrabismo;
  • Temblor en los párpados;
  • Pupila que no reacciona a la estimulación de la luz.

A medida que avanza la enfermedad, siempre será más fácil reconocerla. Esto se debe a que en la etapa avanzada, el glaucoma causa síntomas más notorios. El ojo del perro se muestra hinchado. El globo ocular se hace más grande. Además, el perro siente dolores y dolor de cabeza debido al aumento de la presión ocular.

Glaucoma en perros: otras campanas de alarma

Sin embargo, no todos los perros muestran síntomas visibles de glaucoma. Algunos perros que padecen glaucoma, no tienen los ojos hinchados y no muestran signos de sufrimiento. En este caso, para saber si tu mascota padece de glaucoma, deberás prestar atención a cualquier cambio en su comportamiento y sus hábitos.

Los perros con glaucoma tienden a esconderse, perder el apetito o dormir más de lo habitual. O ya no quieren jugar e interactuar con los demás como de costumbre y no responden a estímulos.

Una de las señales más evidentes e importantes del glaucoma en perros es la visión reducida. Si el glaucoma no se trata a tiempo, o se vuelve crónico, el perro puede quedar ciego de un ojo.

Desafortunadamente, no siempre es fácil darse cuenta de que el perro no nos ve, o que tiene la visión reducida en un ojo. Esto se debe a que la pérdida de visión en un ojo, incluso si es grave, se puede compensar con la visión perfecta del ojo sano.

A menudo la enfermedad afecta ambos ojos. Si el perro la desarrolla en un solo ojo, el veterinario tratará de evitar que afecte al ojo sano.

En el caso del glaucoma hereditario, hasta un 50% de los perros desarrollan complicaciones incluso en el ojo sano dentro de los 6 meses. En este caso, se requerirá un tratamiento preventivo.

Glaucoma en perros: diagnóstico

Si notas que tu perro tiene los ojos llorosos o rojos, o si observas otros síntomas sospechosos, debes ir inmediatamente al veterinario. Una atención veterinaria a tiempo, es más probable que salve la vista de tu perro y alivie su dolor.

El diagnóstico lo realiza el oftalmólogo, que mide la presión intraocular del ojo afectado con un instrumento llamado tonómetro. Si el veterinario detecta una presión excesiva, entenderá que tu perro tiene glaucoma. Cuando la presión es tan alta que alcanza los 45-65 mmHg, el perro realmente siente mucho dolor.

Otras pruebas para el diagnóstico del glaucoma en perros son:

  • Gonioscopia, que consiste en verificar el estado del ángulo de drenaje del ojo.
  • Electrorretinografía, sirve para analizar si el perro permanecerá ciego en el caso de cirugía y tratamiento con medicamentos;
  • Ecografía o ultrasonido con rayos X para detectar anomalías en el ojo.

Glaucoma en perros: tipos

El perro puede contraer dos tipos de glaucoma:

  1. Glaucoma primario, deriva específicamente de una predisposición genética. En esta forma, la falta de drenaje de los líquidos del ojo se debe a un desarrollo incorrecto del ángulo de filtrado. Entre las razas de perros con mayor riesgo de padecer glaucoma están el Cocker Spaniel Americano, el Boston Terrier, el Dachshund Gigante, el Chow Chow, el Caniche, el Samoyedo, el Shar-Pei y el Husky Siberiano.
  2. Glaucoma secundario. Esta forma es la más común que afecta a los perros, se desarrolla debido a un traumatismo, una infección u otras enfermedades oculares, como la uveítis, un corte en el cristalino, un tumor ocular o una catarata. En este caso las alarmas son: presencia de material orgánico en el ojo; constricción de la pupila; iris unido a la córnea o lente; borde del iris que se adhiere circularmente al lente.

Glaucoma en perros: tratamiento

El tratamiento del glaucoma en el perro implica la administración de gotas oculares adecuadas, que disminuyen la presión intraocular, lo que reduce el riesgo de daño permanente al nervio óptico.

Cuanto antes se trate al perro, más posibilidades habrá de que se recupere. En algunos casos, puede ser necesaria la cirugía. Entre las técnicas utilizadas, existe la ciclociroterapia, que consiste en el drenaje de los fluidos oculares. Las células que las producen también mueren por exposición al frío, para evitar la acumulación de otros líquidos en el ojo.

Si tanto la operación como los medicamentos no son efectivos, el veterinario puede decidir extirpar el ojo. Si bien puede parecer una solución drástica, ten en cuenta que si tu perro ya perdió la vista por completo, no la ha usado durante mucho tiempo. El ojo ciego puede cerrarse en modo permanente o se puede llenar la órbita del ojo con una esfera.

Glaucoma en perros: probabilidad de cura

Desafortunadamente, las estadísticas de curación no son positivas. Hasta un 40% de los perros que padecen glaucoma se vuelven ciegos dentro de un año desde el inicio de la enfermedad. La ceguera aparece a pesar del tratamiento con medicamentos o cirugía.

En este caso, asegúrate de que tu perro pueda vivir cómodamente con su ceguera. En casa crea un ambiente libre de obstáculos y peligros. En el parque, ten cuidado de no acercarte demasiado a otros perros o personas para no asustar al perro.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con la salud & bienestar del perro como: