El Keeshond (o Wolfspitz): carácter, salud, cachorros y precio

0
84

El Keeshond (Wolfspitz): el superperro que no te esperas … y que tal vez lo deseabas desde hace tiempo

En realidad el Keeshond conocido también como Wolfspitz o Spitz lobo, es una antigua raza holandesa. Era el perro de los barqueros en los canales: de aquí proviene su agilidad extrema, el amor por el agua y la tendencia de ser guardianes avisadores. Dado que era el perro símbolo de los holandeses, cuando perdieron la guerra civil, el perro también fue perseguido y estuvo a punto de extinguirse completamente.

Es descendiente lejano del samoyedo, los chow-chow, los elkounds y el pomeranio, este perro no es hábil para la caza, pero es un excelente perro guardián. La raza, después de un período de crisis, volvió a ser apreciada en 1920. Lleva el nombre del patriota holandés Kees de Gyselaer, quien lo utilizó en batallas patrióticas.

Alemania obtuvo el reconocimiento antes que Holanda, incluyéndolo en los Spitz alemán. Por lo tanto, en los países de la FCI se considera como una variedad del Spitz alemán; en cambio, en América, Reino Unido, Australia es una raza distinta, con su propio estándar. Los perros que importan de los Estados Unidos tienen el nombre Keeshond en el pedigrí, y la FCI los reconoce como tal.

El spitz lobo (Wolfspitz)

En el grupo 5, de la FCI forma parte del spitz europeo, no de los nórdicos. Sin embargo, de los nórdicos tienen una gran capacidad de resolución de problemas: es un perro que muestra ingenio e inventiva ante los problemas.

También se debe mencionar, que fue seleccionado a lo largo de los siglos para vigilar las barcazas y vivir en contacto cercano con personas en espacios limitados, tiene excelentes habilidades de aprendizaje y una gran necesidad de mantener un contacto con los humanos y relacionarse con ellos. ¡Piensa que uno de sus apodos es «velcro dog»!.

¡Interesante por cierto! este perro, de apariencia de «lobo», en realidad tiene solo la alta jerarquía y la capacidad de comunicación corporal del lobo (de aquí el nombre Spitz lobo): una especie de perro ancestral que, a diferencia de los nórdicos, no come animalitos domésticos y no muestra ninguna tendencia a escapar o a independizarse por si mismo.

Keeshond: carácter

Mantiene inalterada y primitiva la jerarquía y la capacidad de vivir en una manada, estableciendo roles serenamente, además muestra ciertas actitudes naturales y típicas de la manada. Por ejemplo, la hembras, cuando una de ellas da a luz, colaboran lo más que pueden: limpian a los cachorros aunque no sean sus verdaderas madres, juegan y cuidan de ellos. Y la madre lo deja, tal como lo haría en la naturaleza el Alfa de la camada.

Es un perro animado, enérgico, alegre, inteligente, juguetón y siempre atento. A él le encanta estar en casa, pero también estar al aire libre, en los grandes campos verdes, donde quiere desahogarse y divertirse con los niños; es animado, valiente, intrépido, piensa que fue utilizado en combates en Holanda, él es un perro muy fiel, el verdadero «amigo del hombre, el que nunca te traiciona, especialmente en momentos de necesidad».

Es muy fácil de adiestrar, siendo dócil y nada exuberante, pero a veces tiene un carácter audaz. Excelente perro guardián: defiende su territorio y sobre todo a su dueño. Siempre está muy agradecido con quienes lo cuidan.

Keeshond: características y utilización

Los machos miden entre 44-48 cm de altura y las hembras entre 39-44 cm; su peso promedio es de alrededor de 25-30 kilogramos. Se parece mucho al Samoyedo. El color característico de esta raza es una mezcla de gris y negro.

Con un Keeshond podrás hacer de todo un poco, porque su objetivo máximo es interactuar con la persona. Tiene la tendencia natural de vigilar y estar alerta (no más, porque incluso el Estándar requiere falta de agresividad), pero especialmente en el norte de Europa, donde están más extendidos, muchos dueños de estos perros también lo utilizan en pruebas de agilty (agilidad), obediencia e incluso para la búsqueda de personas. Incluso la pet therapy es adecuada para esta raza canina, debido a su necesidad de interactuar, así como a ser tocada y mimada, mientras que otras razas se pondrían nerviosas. Esto les permite no solo resistir, sino también, apreciar todo tipo de atención.

Keeshond: ¿por qué entonces es una raza poco propagada?

Fundamentalmente, por dos razones:

  1. la primera se debe al hecho de que estamos hablando de la selección del verdadero Keeshond y es más extendida en el Reino Unido, Estados Unidos y en el norte de Europa. En cambio, en México, Argentina en España y en los países vecinos, hasta hace quince años, se encontraban en su mayoría una selección alemana de Keeshond. Seleccionaron una línea donde han exaltado las cualidades de los guardianes a costa de la afabilidad, produciendo ejemplares que incluso podrían sobresalir en utilidad y defensa, pero tenían una naturaleza más tímida e impetuosa.
  2. La segunda razón es que las personas se asustan mucho debido a su pelaje, porque creen erróneamente que necesitarán de un mantenimiento agotador y tendrán sucio el hogar.

Pensando en ello, quizás también haya una tercera razón: son perros brillantes y listos, es fácil enseñarles de todo, pero en manos equivocadas (con demasiada dureza o poca coherencia) son ellos muy buenos para adiestrar a las personas, convirtiéndose en perros fatigantes de manejar (o temerosos, si se han usado métodos demasiados firmes o fuertes).

En realidad la raza ahora se está expandiendo: las inscripciones en el registro se han disparado en los últimos años.

El pelaje del Keeshond, por lo tanto, asusta a muchos amantes potenciales de la raza: ¿pero realmente, es tan inmanejable?

El mantenimiento principal consiste en el cepillado que debe practicarse a profundidad desde la raíz del pelo hasta la punta, de lo contrario, la capa interna de pelo se enreda y se anuda gradualmente. Pero no es necesario que sea diario: digamos que una vez a la semana es necesario considerar dedicar una buena media hora al cepillado, de esta forma tendremos un perro bien cuidado.

Los baños, por otro lado, deben ser frecuentes solo si lo llevas a la exposición, porque esto favorece el recambio «del pelo» del perro por más tiempo. De lo contrario, es más que suficiente cada dos o tres meses.

Como todo pelaje de las razas que integran el grupo 5, su pelo no tiene olor y absorbe poca suciedad, y en cualquier caso desaparece fácilmente cuando se cepilla.

Las mudas de pelaje son intensas, especialmente en las hembras, y en el período de muda la capa interna tiene una renovación casi total, y en ese período es necesario intensificar la frecuencia del cepillado: de hecho, la capa interna de pelaje es tan densa que si no se cepilla no cae al suelo. (Puedes encontrar poco pelo en la casa, al contrario de lo que podrías imaginar: de hecho, ¡casi todo el pelo queda en el perro!), pero se enreda demasiado dañando el pelo y la piel, que deja de respirar.

El aspecto curioso, es que su pelo no tiene olor, dada la textura particular, es muy adecuado para ser hilado: produce una lana similar a la de cachemira.

En resumen, el Wolfspitz o Keeshond, vale la pena descubrirlo, algunas curiosidades sobre la raza

El Keeshond se adapta a vivir en un apartamento, pero puede aumentar de peso si no realiza actividad física. Su entorno ideal es el campo. Le encanta el clima frío y no puede soportar el calor fuerte debido a su doble capa de pelaje. El promedio de vida de esta raza varía entre 13 y 15 años de edad.

Perro Keeshond: cachorros y precio

Tienen una forma muy divertida de jugar que los hace parecerse a los gatos; y como los gatos, aman las alturas y son equilibristas, incluso los cachorros, que probablemente han heredado esta actividad de los antepasados en barcazas .

El precio de un Keeshond cachorro varía entre los 800 y los 2.000 euros, unos 900-2200 dólares. El precio depende directamente de que se considera una raza poco común.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con otras razas de perros como:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here