Lebrel irlandés, la pesadilla de los lobos en Irlanda

0
390

El lebrel irlandés llamado también lobero irlandés o galgo irlandés, es conocido como el coloso de las especies caninas, pero su gran tamaño oculta una naturaleza dulce y cariñosa.

El lebrel irlandés o lobero irlandés es una raza relativamente reciente, pero tiene una historia antigua muy fascinante, y se canta en las epopeyas de la antigua Irlanda con el nombre «cu». Algunos de los más grandes héroes irlandeses como, Cú Chulainn, han tomado este apelativo, porque para ellos era un gran honor ser merecedores del cariño de un galgo irlandés.

La variedad moderna fue creada por el capitán escocés George Augustus Graham, quien intentó proteger a la raza de la extinción, de la cual solo unos pocos ejemplares permanecieron a mediados del siglo XIX, con el cruce de ejemplares come el lebrel escocés, gran danés y el borzoi ruso.

Con su tamaño, su fuerza y su velocidad, el lebrel o lobero irlandés fue capaz de enfrentarse a los lobos en el pasado: y probablemente hoy en día aún sería capaz de hacerlo sin dificultades particulares.

Lebrel irlandés (lobero irlandés): curiosidades

Hay muchas curiosidades relacionadas al lobero irlandés, un perro que pudo atraer la atención de Julio César durante sus batallas contra los celtas. Es un símbolo de Irlanda y, según los últimos estudios realizados, estos perros viven en la Isla Esmeralda desde al menos desde el 7.000 aC.

En las historias y relatos históricos de Irlanda aparece muy a menudo, con el nombre de «cu». Los antiguos irlandeses los utilizaron primeramente como cazadores, pero también como guardianes. El héroe nacional de Irlanda, Cú Chulainn, deriva su nombre de haber matado al feroz mastín de Culain, y ofrecerse como su reemplazo.

Durante los años de dominio británico, los lebreles irlandeses se hicieron muy populares entre los nobles, y solo los más ricos y poderosos podían tener un perro de esta raza.

Un poema de William Robert Spencer cuenta una famosa leyenda sobre Gelert, el lebrel irlandés donado en 1210 por el rey Giovanni Senzaterra a Llewellyn, un príncipe de Gales que, de hecho, fue gobernante durante 50 años. Gelert y Llewellyn pronto se hicieron inseparables, y un día este príncipe dejó su perro vigilando a su hijo pequeño mientras salía de caza.

A su regreso solo encontró a Gelert, con las mandíbulas cubiertas de sangre: Llewellyn estaba furioso y mató al perro, pero un llanto le hizo descubrir que su hijo había sido salvado y estaba ileso, mientras que la sangre era la de un lobo que había intentado devorar al bebé.

Llewellyn, tan pronto como se dio cuenta del trágico error, se desesperó y construyó una lujosa tumba para Gelert, que aún se puede ver en Beddgelert. Por el resto de su vida, parece que Llewellyn nunca volvió a sonreír.

Lebrel irlandés (lobero irlandés): características

En cuanto a la altura, ningún perro puede darse el lujo de superar al lebrel irlandés (lobero irlandés): con sus 80 centímetros de altura al hombro es el verdadero gigante del mundo canino. Con un peso ideal para el macho de 54 kg y 40,5 kg para la hembra.

Su pelo es espeso, duro y fuerte con una longitud de corto a medio. Lo podemos encontrar en las siguientes variedades de colores:

  • Gris
  • Atigrado
  • Rojo
  • Negro
  • Blanco
  • Leonado

Lebrel irlandés (lobero irlandés): carácter

El lebrel irlandés es un perro adorable y tranquilo, amable y amoroso, pero es, uno de los perros más «individualistas», en el sentido de que cada espécimen tiene su propio carácter y personalidad.

A pesar de su tamaño, uno no debe temer a que la casa será destruida, porque es un perro que casi siempre es muy controlado, introvertido y reservado, tranquilo por naturaleza y capaz de desarrollar un vínculo extraordinariamente sólido con su familia.

Los únicos problemas se presentan cuando se separa de los «humanos» durante demasiado tiempo: en este caso, tiende a impacientarse. El lema histórico utilizado para describir al lobero irlandés en su país de origen es «suave si se acaricia, feroz si se le provoca».

El lebrel irlandés puede ser adiestrado fácilmente y responde bien a un dueño firme pero amable. A pesar de su tamaño realmente impresionante, el lobero irlandés puede vivir en un apartamento sin problemas, y también se adapta bien al habitar bajo el mismo techo con sus amos: sin embargo, la necesidad de contar con un buen espacio interno es inevitable, porque de lo contrario, con cada movimiento corre el riesgo de ser un grave peligro para los adornos del hogar.

Necesidades de un lebrel irlandés:

Es esencial que el lebrel irlandés sea llevado a pasear con bastante frecuencia. Tienen un perfil energético en la media, por lo que con el ejercicio adecuado pueden abandonar su naturaleza «rural» para adaptarse a la vida urbana y suburbana.

Durante el crecimiento, debido a su tamaño, el lobero irlandés necesita una alimentación nutritiva y balanceada, incluso, cuando es un perro adulto no necesita más comida del necesario, como la que podría consumir un perro de menor tamaño y de cuerpo más robusto.

Como todos los galgos o lebreles, nacen principalmente como perros de caza y esta es solo su naturaleza principal: tienen excelentes habilidades para las carreras, y al no tener un temperamento particularmente territorial, no se prestan para ser perros guardianes, porque apuntan más a defender a las personas que a sus propiedades y podemos decir también que son bastante amigables con los extraños.

Sin embargo, son excelentes perros de compañía, que deben ser educados y adiestrados desde cachorros para que su tamaño no sea realmente devastador. Aunque no son perros de obediencia, es muy probable que comprendan cómo comportarse dentro de la vida social y familiar.

Aman mucho el contacto físico y son excelentes perros de compañía, además, el galgo irlandés, como todos los galgos o lebreles, son ideales para los «espectáculos de perros».

Lebrel irlandés (lobero irlandés): salud, patologías y esperanza de vida

¿Cuánto tiempo puede vivir un galgo irlandés?. La esperanza de vida de un lebrel irlandés es baja como sucede con todas las razas de perros gigantes: el promedio de vida es de siete años, incluso si los criadores seleccionan a las familias más longevas para que estos perros lleguen a vivir entre 10 o 12 años.

Los osteosarcomas, además de la miocardiopatía dilatada, se encuentran entre las enfermedades más comunes que dificultan la longevidad de esta raza de perros; en particular, debemos tener cuidado cuando se realiza la castración para prevenir la aparición del cáncer de huesos, no hay que anticiparse demasiado, sino, se debe esperar a que el perro crezca completamente.

Otros peligros pueden ser causados por la torsión gástrica o la displasia de cadera. Para que el galgo irlandés mantenga una excelente salud, debe practicar ejercicio continuo.

Lebrel irlandés (lobero irlandés): relación con el dueño

El dueño ideal de un lebrel irlandés no se asusta ante el tamaño del perro más grande del mundo, porque puede ver más allá de su apariencia y reconocer a un animal destinado a ser amado por su dulzura, lealtad y fidelidad absoluta a los humanos y a los otros animales que viven con él, como si fuera una especie de manada grande.

Es un perro que tiene una gran afinidad con los seres humanos y por esta razón es capaz de entenderlos bien, convirtiéndose así en un participante en los estados de ánimo del dueño. También debemos tener paciencia y disposición de llevar a pasear al lebrel irlandés con frecuencia, y además su pelaje también necesita una atención especial para que permanezca siempre hermoso, suave y brillante.

El dueño ideal, puede demostrar que es un líder, demostrando firmeza y amabilidad, pero también, debe saber apreciar el espíritu independiente y la personalidad diversificada de estos espléndidos animales.

Lebrel irlandés (lobero irlandés): relación con los niños

El lobero irlandés o lebrel irlandés ama a los niños y es un perfecto compañero de juegos, incluso si necesita ser educado desde cachorro para «que se de cuenta» de su tamaño cuando juega con los pequeños de la casa.

Él desarrolla una relación de gran protección hacia los pequeños de tu familia, y está dispuesto a hacer cualquier cosa para mantenerlos alejados del peligro.

Su naturaleza tranquila puede convertirse en una agresividad extrema si alguien pone en riesgo a los niños. Sin embargo, la dulzura, la amabilidad y la tranquilidad son algunas de sus principales características, y es capaz de hacerlas valer cuando interactúa con los más pequeños del hogar.

Lebrel irlandés (lobero irlandés): relación con otros perros

Tener un lebrel irlandés y adiestrarlo bien, aprovechando su carácter natural de obediencia, significa tener un perro que sabe cómo adaptarse perfectamente a la presencia de otros perros: como suele ocurrir con los animales de este tamaño, no necesita «hacer valer» su propio tamaño en comparación con sus compañeros, y solo reacciona si se le provoca.

Como cachorro, muestra de inmediato una gran sociabilidad e intentará entablar amistad con todos los demás animales que están cerca de él. Es un perro equilibrado, siempre acompaña a su dueño en todos sus paseos, sin hacer un escándalo y sin buscar peleas.

Lebrel irlandés (lobero irlandés): precio y cría

El lebrel irlandés es un perro muy particular, y debido a su tamaño extraordinario, no hay muchos dueños que puedan ofrecerle el espacio que necesita. Además, es una raza bastante escasa. Sin embargo, hay críaderos de este hermoso perro en España, México y Argentina.

En cuanto al costo del lebrel irlandés cachorro, este oscila entre 900 y 1300 euros, unos 1000-1400 dólares: debido a su escasez y sus características, no es una raza de perro muy barata. Sin embargo, siempre es mejor acudir a criaderos oficiales y no sentirse tentado por las ofertas más baratas que de vez en cuando se pueden encontrar en la red o en otros medios de comunicación.

Además del Lebrel irlandés, hay otros tipos de galgos reconocidos por la FCI:

Lebreles de pelaje largo o ondulado:

Lebreles de pelo duro:

Lebreles de pelo corto:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here