Lenguaje de los perros: 10 reglas que debes conocer

0
21

El lenguaje de los perros no solo consiste en la comunicación corporal y en las señales de calma, sino también en vocalizaciones y mensajes de sonido.

En este artículo descubriremos el lenguaje de los perros: ¿en qué sentido? obviamente, nuestros tiernos cachorros no pueden comunicarse con nosotros por medio de palabras. No pueden decirnos qué piensan o cómo se sienten y no porque no lo necesitan.

Los perros saben cómo expresarse a través del lenguaje corporal. Una vez que hayamos aprendido a descifrarlo, se abrirá todo un mundo de comunicación que ignorabamos. Mientras que los seres humanos utilizan principalmente las palabras para comunicarse, los perros usan la energía y se expresan utilizando el lenguaje corporal.

Entonces, para comenzar a comunicarnos mejor con nuestros fieles amigos, necesitamos aprender y adoptar el lenguaje de los perros. Por supuesto, es más fácil para nosotros entender e interpretar su lenguaje corporal, en lugar de esperar a que ellos aprendan nuestro idioma.

El punto principal de esta comunicación es la energía expresada por nuestro perro. Entonces, una forma de descifrar el lenguaje de nuestro amigo peludo es entender que en este caso: ENERGÍA = INTENCIÓN, EMOCIÓN. Así es, la intención y la emoción de un perro trabajan juntas para dar vida a la energía.

Esta es su manera de comunicarse con nosotros y con otros animales. Estas emociones e intenciones del perro, que representan su energía, se comunican, y nos llegan a los seres humanos, por medio de su lenguaje corporal.

Lenguaje de los perros: comportamientos similares pueden tener significados diferentes

Nuestro deber principal será descifrar todo con mucho cuidado porque, a menudo, los comportamientos similares pueden tener significados completamente diferentes. Por ejemplo, un perro felizmente emocionado y un perro agresivo pueden avanzar hacia una persona u otro animal.

Pero uno de ellos lo hace por motivos de juego, el otro es definitivamente peligroso. De la misma manera, un perro puede huir por miedo o puede huir para comenzar un juego de caza con otro perro.

Lenguaje de los perros: que observar

Para entender el lenguaje de los perros las partes importantes a observar son la cabeza, las orejas, la cola y la espalda. Cuanto más se levanten y resalten estas partes del cuerpo, más dominante se sentirá el perro. A medida que descienden, el perro se sentirá más sumiso e inseguro.

También hay que notar la tensión en el cuerpo del perro, especialmente en las partes de la espalda y las piernas. Cuanto más tensas estén estas partes corporales, mayor es su carga de energía.

Cometer un error al interpretar la energía de un perro puede ser muy fácil. Entonces, para no arriesgarnos, tratemos de desarrollar el hábito de observar con más cuidado su lenguaje corporal. Por ejemplo, muchas personas tienen miedo cuando un perro muestra sus dientes. Pero un observador atento sabrá que cuando los dientes están juntos, las orejas están hacia atrás a lo largo de la cabeza, los ojos casi cerrados y el cuerpo agachado, el perro en realidad está mostrando sumisión.

Del mismo modo, un perro que viene hacia nosotros no debe asustarnos de inmediato. Aprendamos a observar mejor. Si su cuerpo está relajado, la cola se mantiene baja y la mueve, y no hay tensión en el cuerpo, significa que nuestro pequeño y adorable amigo peludo está mostrando entusiasmo, no agresión.

Lenguaje de los perros: diez reglas que están vinculadas al comportamientos de tu perro

Mueve la cola

El perro mueve la cola para comunicar muchas emociones diferentes. No es solo una señal de satisfacción, como todos piensan: más a menudo, es una forma de decir que está listo, atento, quizás incluso ansioso o temeroso por algo que está a punto de suceder.

Esta es la razón por la que tu mascota moverá su cola cuando le pongas una correa, porque entenderá que es hora de salir, o seguirá moviendo la cola antes de gruñirle a otro perro que le molesta, o seguirá moviendo la cola cuando te mira con su recipiente lleno de sabrosa comida para perros

Olfatear

La nariz del perro es como un libro para ser llenado. Usándola, tu amigo de cuatro patas recopila información sobre el mundo que lo rodea, un mundo que para él está compuesto principalmente de olores. De hecho, con el sentido del olfato reconoce las pistas de otros perros o animales, logra interpretar los mensajes dejados en el territorio, desde el miedo hasta el deseo ( por medio de las feromonas).

La nariz del perro también es su mejor medio para conocer la comida sumistrada, y de forjar una relación aún más profunda con el ser humano.

Cavar

En el jardín, en la playa, o en una excursión … El momento siempre llega cuando tu perro cava un gran agujero. Pero, ¿por qué se da este comportamiento en los perros?.

Las razones son muchas y diferentes: tal vez intente construir una guarida, o quiera esconder comida, o cazar animales que viven bajo tierra.

Ladrar

Es su lenguaje vocal favorito. El perro utiliza el sonido vocal de maneras muy diferentes dependiendo de lo que tenga que decirte. Por ejemplo:

  1. Ladra para llamar la atención, tal vez para preguntar: «¿puedes unirte a mí para jugar?. El ladrido también es una forma de alertar a otros, de comunicar un peligro o la llegada de alguien.
  2. El aullido, que no es utilizado por todos los perros, es la forma de comunicación que los animales utilizan comúnmente para ubicarse y reconocerse entre sí.
  3. El gruñido es un mensaje de agresión.
  4. Y el gemido indica sumisión y solicitud de atención.

Devolver objetos

Devolver un objeto es el clásico juego entre los seres humanos y los cuatro patas. Pero no es un comportamiento innato del perro: es más bien el fruto de un adiestramiento, o puede ser un hábito que ha aprendido precisamente de su dueño. Y eso lo hace con alegría, porque es una forma muy agradable de estar juntos, recibir atención, recompensas y mimos.

Ponerse de lado

Acostado, a menudo con una pata levantada, el perro sobre su espalda se vuelve vulnerable y listo para recibir abrazos y afecto. Es una señal muy fuerte de sumisión, confianza y apertura hacia el ser humano, y es una forma hermosa en la que los perros tienen que pedir un poco de juego y dulzura.

Mueve las orejas

¿Cuántas veces has visto a Fido con las orejas levantadas? Es una señal de máxima atención. De escucharte y comprender el mundo que lo rodea.

Si, en cambio, las orejas están hacia atrás o pegadas a la cabeza, este comportamiento del perro puede ser una señal de miedo, pero nunca de agresividad.

Si sus orejas están caídas y sus ojos están medio cerrados, el mensaje es de satisfacción: ¿lo estás acariciando suavemente?

Cerrar o abrir los ojos

Sin embargo, con o sin las orejas pegadas a la cabeza, los ojos entrecerrados del perro son siempre un signo de felicidad, de sumisión al amo y de relajación profunda.

Sucede lo contrario cuando los ojos están abiertos, firmes y alertas: en este caso, el perro está enojado y listo para atacar.

Inclina la cabeza

Es uno de los comportamientos más curiosos y dulces de tu perro, el momento en el que inclina ligeramente la cabeza hacia un lado y te mira. Fido lo hace cuando le preguntas algo, porque está descifrando tu mensaje, o cuando estás lejos y te está mirando. Sin embargo, siempre es una actitud de curiosidad e interacción con su dueño.

Lamer

¿Una buena lamida en la cara, o tal vez en las manos?, es un signo claro de afecto y sumisión a ti, pero también a otros perros. Si, por ejemplo, tu perro lame el hocico de otro perro, significa que reconoce a un animal dominante. Si en cambio Fido se lame la nariz, significa que está tranquilo y relajado.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento y la reproducción del perro como:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here