Lhasa Apso: carácter, salud, cachorros, precio y cría

0
2123

Adiestramiento
Relación con extraños
Afecto por la familia
Adecuado como primer perro
Facilidad de limpieza
Nivel de energía

¿Y tú? ¿Qué opinas de esta raza?
Valuación: 4.8 - 10 votos

El Lhasa Apso es un pequeño y elegante guardián que lleva el nombre de la antigua capital del Tíbet.

El encantador Lhasa Apso, es considerado un perro guardián dentro de un cuerpo pequeño, sus orígenes son del místico país del Tíbet. Se creía que los monjes tibetanos que no alcanzaban el nirvana (perfecto estado de paz y felicidad, que culmina en la vida ascética) reencarnaban en Lhasa Apsos. Estos perros eran utilizados como guardianes en los monasterios y templos, quienes con sus roncos ladridos alertaban la presencia de intrusos, de hecho, en su tierra natal aún son conocidos como Abso Seng Kye, que significa pequeño león centinela.

Lhasa Apso: historia

Durante muchos años fue difícil tener un Lhasa Apso, dado que estaba prohibida su venta; eran considerados perros sagrados y portadores de buena suerte o talismanes. Se dice que el primer ejemplar que salió de su país de origen fue un obsequio del Dalai Lama a un explorador norteamericano en el año 1933.

En el siglo XX estos perros empezaron a llegar a Occidente, donde la raza se hizo famosa por su hermosa melena. Actualmente es una de las razas más populares como perro de compañía, por su carácter alegre y juguetón, aunque puede ser un poco desconfiado y apático al principio.

Lhasa Apso: aspecto y características físicas

Esta raza se caracteriza por su lustroso pelaje, el cual es largo y pesado, formando un elegante manto que cae hasta el suelo. Su flequillo es abundante y cae sobre sus ojos ovalados de color oscuro; sus pestañas son largas para evitar que el pelo entre a sus ojos. Además posee una barba y bigote tupido; la nariz es completamente negra y pequeña, y su cola cae sobre su lomo formando una curva.

Los Lhasa Apso pueden tener una amplia variedad de colores:

  • Miel,
  • Dorado,
  • Negro,
  • Gris,
  • Blanco,
  • También pueden ser bicolores.

En general puede vivir entre 12 y 15 años, se dice que el Lhasa Apso más longevo del mundo vivió hasta 29 años. Su altura varía entre los 22 y 27 centímetros, y puede pesar de 6 a 8 kilos.

Lhasa Apso: carácter

Como mencionamos anteriormente, es un perro de compañía, que se adapta perfectamente al estilo de vida de su familia, puede vivir en el campo o en la ciudad. Este amigo peludo podrá ser tu compañero de siestas así también como de paseos y juegos.

Debemos tener en cuenta que esta raza fue criada como perro guardián, por lo cual tiende a ser independiente y seguro de sí mismo; puede ser algo intimidante y gruñón pese a su pequeño tamaño. Es un animal muy protector y valiente, sus ladridos pueden ser muy similares a los de un perro de mayor tamaño.

Al ser un perro de carácter fuerte es necesario entrenarlo desde cachorro para que sea un perro firme, obediente y que aprenda a socializar con niños y otros perros.

Lhasa Apso: enfermedades

En general son perros muy sanos, pueden tener algunos trastornos oculares hereditarios, como cataratas. También pueden padecer de úlceras o problemas renales.

Debes tener en cuenta que los Lhasa Apso son de buen comer, por lo cual deberás tener su dieta bajo control para que no sufra de obesidad. Además de su alimentación, estos pequeños glotones deberán realizar actividad física, por lo cual deben realizar paseos diarios.

Otro punto importante a tener en cuenta es su pelaje, debemos mantener su pelo limpio y desenredado debido a que por la abundante cantidad de pelo que posee puede tener inconvenientes en la piel, como dermatitis. Incluso algunos Lhasa Apso tienen alergias a los ácaros, polen, hongos e insectos.

Recomendamos cepillar a tu perro tres veces por semana para evitar la aparición de nudos y limpiar sus ojos con un paño mojado.

Consejos para bañar a tu Lhasa Apso

Para mantener su pelo sano y brillante, recomendamos bañar a tu Lhasa Apso una vez al mes siguiendo estos pasos:

  • Antes del baño cepilla su pelo estando seco,
  • Utiliza un champú para perro rico en proteínas,
  • Usa un acondicionador hidratante,
  • Sécalo con una toalla para retirar el exceso de agua,
  • Usa un secador de pelo, dividiendo el pelaje en secciones y cepíllalo para evitar la formación de nudos,
  • Puedes acudir a un peluquero canino profesional para que corte su pelaje cada dos o tres meses.

Lhasa Apso: alimentación

Como mencionamos previamente, deberás tener su dieta bajo control, evitando el sobrepeso o la obesidad. También deberás mantener su alimentación variada, dado que tienden a aburrirse de las comidas rápidamente; puedes darle comida para perros rica en nutrientes, proteínas y baja en calorías, y además cocinarle pollo, cerdo o arroz.

Se recomienda alimentarlo una o dos veces al día. Ten cuidado con la sobrealimentación, aunque sea difícil resistirse a la adorable cara del Lhasa Apso cuando pide un poco de comida extra.

Lhasa Apso: precio

El precio de un cachorro de Lhasa Apso oscila entre 1000 y 1500 dólares, unos 900-1400 euros: depende mucho del pedigrí del espécimen que deseas comprar.

Lhasa Apso: establecimientos de cría y cachorros

En esta sección podrás encontrar los mejores criadores registrados en países como: Estados Unidos, España, Argentina, Bermudas, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela; a quienes podrás pedir toda la información que estés buscando. Es fundamental que compres a un criador de confianza para que puedas tener la seguridad de que tu cachorro ha sido:

  • Criado para que tenga buena salud y temperamento;
  • Bien seleccionado (sus padres fueron elegidos sin enfermedades genéticas);
  • Debidamente socializado, para que no sea demasiado miedoso ni demasiado agresivo;
  • Vacunado y bien cuidado.

Además, si adoptas un cachorro, el criador confiable te entregará un certificado veterinario, en el que se expone que se realiza la entrega del animal desparasitado y completamente sano.

Puedes siempre pedir el pedigrí, que por otro lado es fundamental: te permite comprobar la pureza de la raza del perro. Un animal con pedigrí posee ciertas características propias de su raza que le diferencian del resto.

Ahora que hemos aclarado todos los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.