Mastín tibetano (Tibetan Mastiff): carácter, cría, precio y peso

0
21031

Mastín tibetano: un perro no para todos

El mastín tibetano, es un perro legendario debido a sus antiguos orígenes y al hecho de que esta raza canina ha mantenido a lo largo de los siglos una gran parte de sus peculiaridades originales.

Es originario del Tíbet, donde, sin embargo, está en peligro de extinción. Alrededor del siglo XIX, algunos exploradores británicos trajeron algunos especímenes a Londres (especímenes que luego terminaron en el zoológico) y hoy, para definir mejor las características, es necesario distinguir entre el Mastín Tibetano proveniente del Tíbet de aquel que viene de Inglaterra.

Los primeros son casi imposibles de domesticar, tienden a ser mordaces y agresivos, mientras que los últimos son mucho más tranquilos.

¿Qué podemos decir sobre el actual mastín tibetano? ¡Seguro que es un perro guardián! También tiene un carácter impredecible y no es fácil de manejar. Aunque necesita tener un contacto constante con su amo. También es muy protector, casi posesivo, con su familia, es un perro que mantiene su independencia y puede parecer bastante frío y distante.

No es, por tanto el Mastín tibetano, un perro apto para todos. Necesita un ambiente sociable desde cachorro para suavizar un poco el carácter. No es un amante de los extraños y los niños (con los que debes tener mucho cuidado debido a su carácter impredecible).

El Mastín tibetano no es un perro de apartamento a pesar de que puede pasar la mayor parte del tiempo dormitando. En realidad, es activo y muy atento a cada pequeño movimiento y ruido, y necesita espacios abiertos.

Es un perro que vive en promedio 14-15 años y no tiene patologías particulares. Es fuerte, sano y muy valiente. Se debe prestar un poco de atención a su dieta, especialmente cuando es cachorro porque es un perro que tiene un crecimiento lento y constante.

Es un perro grande y hasta el año pasado también fue considerado el perro más caro del mundo. Solo un cachorro de mastín tibetano fue comprado por un chino por más de un millón de euros. Esta raza, que no es económica de mantener, es víctima de los criadores que a menudo la cruzan con otras razas o realizan operaciones de “lifting” para aumentar su comercialización.

Mastín tibetano: orígenes

El mastín tibetano, también llamado Tibetan Mastiff, es una raza canina de origen tibetano. Reconocido por la FCI (Standard n.230).

Esta raza está literalmente rodeada por un aura de leyenda que la ha acompañado a lo largo de los siglos. Partiendo de Aristóteles, quien los describió como perros feroces originados del cruce de perros y tigres, pasando por Marco Polo quien los describe, tan altos como un burro y poderosos como un león, hasta los exploradores ingleses del siglo XIX que traen algunos Especímenes en Europa que terminaron en el zoológico de Londres.

El mastín tibetano se cita a menudo como el progenitor de todos los molosos. En realidad, deberíamos hablar más sobre un perro que, gracias al aislamiento en las tierras altas del Tíbet, ha conservado algunas características típicas de los molosos. Ha mantenido el poder y la majestuosidad en apariencia, más estable y tranquilo.

El mastín tibetano ya no es considerado el animal peligroso del pasado, por el contrario es elogiado por su calma y la facilidad con que uno puede vivir con él.

Mastín tibetano: peso y características físicas.

El mastín tibetano es una raza de talla gigante (ciertamente es parte de los perros más grandes del mundo), con una cabeza grande, fuerte y pesada. Cuenta con una melena gruesa. El hocico es corto y ancho. La trufa es ancha y las orejas son de tamaño mediano, triangulares y colgantes, que las lleva adelante cuando está en alerta. Las orejas están cubiertas con un pelo muy suave y corto.

Los ojos, del mastín tibetano, de color marrón, son ovalados y ligeramente oblicuos. La cola, de longitud media, se enrolla en la parte posterior y está cubierta por una capa larga y gruesa de pelo. El pelo en el macho es mucho más grueso que en la hembra.

Los colores de su manto son negro, marrón, negro, rojo o varios tonos de gris. Es un perro imponente y fuerte con una sólida estructura ósea. Las extremidades son rectas y fuertes. El mastín tibetano tiene la estructura de un gran luchador. Fuctúa en una altura que varía desde un mínimo de 66 cm para los machos y 61 cm para las hembras, mientras que el peso va desde los 45kg a los 72 kg para los machos y de los 34 kg a 54 kg para las hembras.

Mastín tibetano: vida media

El mastín tibetano es un perro de larga vida con una vida promedio de 14 a 15 años y, en lo que respecta a su salud, no tiene muchos problemas. Debemos prestar un poco de atención a la dieta que debe ser equilibrada y muy rica en nutrientes, especialmente en los primeros meses de vida. El crecimiento del mastín tibetano debe ser lento pero constante.

Mastín tibetano: carácter

Seguramente esta raza de perro no es apta para todas las personas. Es un perro exigente y, desde el punto de vista del carácter, es necesario distinguir entre los que se encuentran actualmente en el Tíbet (donde está en peligro de extinción) y los que vienen de Inglaterra.

Los primeros son ciertamente mucho más agresivos y feroces y no es fácil adiestrarlos. Los ingleses, por el contrario, son obedientes y muy aficionados a su amo.

El mastín tibetano es un perro guardián (ciertamente pertenece a los mejores perros guardianes del planeta). Debido a su tamaño es mejor mantenerlo en espacios abiertos. No es realmente adecuado para vivir en un apartamento. Es un perro muy alerta y no deja intuir sus intenciones.

Sin embargo, está muy unido a su familia y también es muy protector porque se siente responsable de ello. A pesar de su independencia, necesita un contacto constante.

Mastín tibetano: precio y establecimientos de cría

Un aspecto curioso del mastín tibetano es ciertamente su precio. Hoy oscila entre los 1500 y los 2000 euros, unos 1700 y 2400 dólares. Solo piense que un cachorro de mastín tibetano ha ganado el título de «el perro más caro del mundo». Un empresario chino le pagó 12 millones de yuanes, equivalente a 1,4 millones de euros.

Hasta el año pasado, esta raza realmente tenía precios muy altos. Pero ahora su mercado se ha reducido significativamente. Hubo un período de oro en el que todos los criadores apuntaron a criar esta raza, pero luego se encontraron con serias dificultades para mantenerlos ya que puede suponer un desembolso de unos 45-55 euros, unos 55-65 dólares por día.

Luego, los criadores comenzaron a tener un comportamiento no apropiado, por no decir ilegal, comenzando a cruzar esta raza con otros especímenes que no tienen pedigrí o hacer incluso operaciones de estiramiento facial con silicona para que los perros se vean más potentes, y por lo tanto más interesante para los potenciales compradores.

El Mastín tibetano es parte de los perros molosos, por lo que también podrían interesarte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here