Pastor australiano (Australian Shepherd): carácter, salud, cría y precio

0
524

El Australian Shepherd es el pastor australiano por excelencia: es un perro que ama ayudar al ser humano y permanecer en su compañía

El Pastor australiano (Australian Shepherd), conocido también con el nombre de ovejero australiano, tiene orígenes que provienen del norte de España, y que, emigrantes lo llevaron a los Estados Unidos donde ha sido seleccionado desde principios de la década de 1900.

Dócil y aficionado a toda la familia, a este perro le encanta ayudar al ser humano y habitar con él. No necesita atención especial y puede vivir dentro y fuera del hogar, aunque si puede ser un poco impetuoso.

Es un gran pastor, pero también es un buen perro antidrogas, un perro que salva vidas y un excelente perro guía. El pastor australiano puede estar sujeto a enfermedades genéticas, pero por lo demás, es un perro fuerte y resistente. Su dueño ideal es alguien que tiene una vida activa y ama estar al aire libre o en campos, pero también es ideal para la familia.

Ama a los niños y los sigue en todas sus aventuras divertidas. No juega fácilmente con otros perros, y si es un perro macho, tenderá a asumir un papel dominante hacia los otros machos.

Pastor australiano: carácter

El Pastor Australiano, también conocido como ovejero australiano, Australian Shepherd o Aussie, es un perro pastor cuyos orígenes se encuentran en América a principios del siglo XX. Fue precisamente en esos años que el pastor Vasco y el perro Smithfield llegaron a los Estados Unidos, en este país estas dos razas de perros fueron acoplados para dar origen a esta raza.

Este perro pastor tiene cuatro variaciones de color:

  • negro o tricolor negro,
  • marrón,
  • azul merle,
  • rojo merle o rojo tricolor.

Algunos ejemplares pueden contar con partes blancas. El pelaje es de longitud media, puede ser liso u ondulado, y una melena moderada puede estar presente sobre todo en los machos. Un tiempo la cola que tenía una longitud mayor a los 10 centímetros era amputada.

Es un perro muy dócil, el pastor australiano ama estar en contacto con el ser humano. Cuando es llevado al trabajo, es excelente como pastor, pero su inteligencia, agilidad y potencial de adiestramiento lo hacen ideal para los deportes. El ovejero australiano es un buen amigo del ser humano, a quien es fiel y es ideal para estar en familia.

Cuando está de buen humor, el Aussie, hace una mueca como una sonrisa, mostrando sus dientes y levantando las comisuras de sus labios, una actitud que no debe interpretarse como un gruñido. El ovejero australiano es un perro pacífico y no le gusta buscar problemas con otros perros, busca la compañía de su dueño y le gusta frecuentar los lugares donde reside su amo.

Pastor australiano: estilo de vida

El ovejero australiano, al igual que otros perros pastores, es rústico y resistente, y este factor lo puede preparar para vivir al aire libre, gracias a su pelaje grueso y abundante. Sin embargo, al crear una relación privilegiada con su dueño, el pastor australiano preferirá vivir en los propios entornos de su amo;

Si se introduce en el entorno doméstico, es probable que pierda pelo debido a la adaptación natural de su capa interna de pelo al clima al cual lo estamos sometiendo, pero debemos prestar mucha atención sobre todo por su índole activa que podría llevarlo a destruir más de un adorno o mueble.

Siempre se recomienda un mínimo de actividad física, preferiblemente con la posibilidad de correr largas distancias en el campo. El ovejero australiano, debido a su inteligencia, tiene una fuerte actitud hacia el juego y sentirá mucha diversión en aprender nuevas actividades. Su pelaje fluido debe ser cepillado regularmente, especialmente durante el período de muda.

Obviamente, la utilidad del ovejero australiano está relacionada con el pastoreo y el control de los rebaños, pero la inteligencia, la vivacidad y la docilidad de este perro son cualidades que lo predisponen para que pueda realizar otras labores. El pastor australiano, por ejemplo, puede ser un excelente perro guía para los ciegos, pero a menudo se utiliza como un perro de rescate y para rastreo de drogas.

El Aussie también aparece en muchas películas y series de televisión estadounidenses como un clásico «perro de familia» porque su carácter dócil y cariñoso lo hace excelente como perro de compañía para niños y adolescentes, siempre y cuando amen la vida al aire libre. Claro, es un perro muy energético y resistente y por esto necesita un desahogo físico y, por lo tanto, no es adecuado como perro de sala.

Pastor australiano: salud

El pastor australiano es un perro que tiene una genética o sangre bastante “débil”, por lo que debemos prestar atención a las enfermedades hereditarias como la displasia de cadera, las oculopatías (en particular las cataratas) y la epilepsia, que generalmente pueden aparecer después de los tres años de edad.

El pastor australiano en la variedad merle, tanto rojo como azul, es portador de un gen defectuoso que, en el caso de que dos Aussie de esta variedad se crucen entre sí, esto provocaría graves problemas de salud en la camada: muerte embrionaria o nacimiento de perros con patologías graves, como sordera, sensibilidad a la radiación solar y problemas oculares graves, como ceguera y falta de visión.

Pastor australiano: relación con su dueño

El dueño ideal del Australian Shepherd es alguien que tiene disponible un espacio al aire libre, o que sea un amante de la vida al aire libre. El pastor australiano es un perro que ama mucho el movimiento y sufre si le falta un desahogo físico, por lo que su dueño debe ser una persona activa.

El Aussie también ama a los niños, y los pueden seguir a todas partes a lo largo del día, mostrando un afecto que lo hace ideal como un perro de familia. También es ampliamente utilizado como un perro guía para los ciegos, debido a su inteligencia en el aprendizaje y el gran afecto que muestra a su dueño.

Pastor australiano: relación con los niños

EL Australian Shepherd es un perro muy seguro para los niños, y de hecho será un gran compañero de juegos, ya que es muy inteligente y fácil de adiestrar y también porque es muy cariñoso. El pastor australiano ama a los niños y tiende a protegerlos, tal como lo haría con su manada.

La naturaleza protectora del Aussie, deriva de su nacimiento como perro pastor. Siendo un perro que ama mucho la compañía, el ovejero australiano será el compañero de juegos ideal para los niños que se aburren fácilmente: estarán apegados a ellos prácticamente a cada momento.

Pastor australiano: relación con otros perros

Sin embargo, el pastor australiano no tiene tendencia a pelear mucho, mientras que el macho tiene un carácter más pacífico, la hembra tiende a ser más cautelosa y no da mucha confianza a otros perros.

En el caso de que el macho habite junto con otro macho, tenderá a asumir el papel dominante. Es mejor entonces que «las reuniones con otros perros» sean mediadas y controladas por el dueño, aunque difícilmente el Pastor australiano puede llegar a morder.

Pastor australiano: cachorros y precio

Curiosamente, el Smithfield, que es uno de los ancestros del pastor australiano, no es una raza reconocida, ni está muy extendida. En España y Estados Unidos existen criadores de pastor australiano especializados y registrados, pero tambièn puedes encontrar tu cachorro en México, Argentina, Venezuela, Uruguay, Chile y Colombia, donde el Pastor australiano se está volviendo cada vez más popular.

En cuanto al precio del pastor australiano, un cachorro puede costar entre 400 y 700 euros, unos 500-900 dólares.

En la transmisión hereditaria del color del manto, el negro es predominante, mientras que el rojo no es tan común. Incluso el merle azul, siendo una mutación del negro, es predominante. El ovejero australiano debe ser adiestrado, literalmente, pidiendo su colaboración y no imponiéndole órdenes.

El Pastor australiano es parte de los perros pastores, por lo que también podrían interesarte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here