Pastor Belga: carácter, salud, cahorros y precio

0
15009

El pastor belga es perfecto para aquellos que quieren un perro guardián, pero también un perro de compañía: veamos todas sus características

El pastor belga es conocido también con el nombre de ovejero belga, y como ya sugiere el nombre de su raza, es un perro que originalmente era empleado como un perro pastor, sobre todo para el control de las ovejas: obviamente proviene del noreste de Europa, que es un área con una alta densidad de pasturas.

Sus progenitores son los mismos que los del pastor alemán: su origen tuvo comienzo en el año 1891, cuando un grupo de eruditos veterinarios comenzó la selección, que terminó tres años más tarde, con el primer estándar de la raza y marcó el comienzo de la cría del pastor belga.

La historia de las variedades que se incluirán en la raza a lo largo de los años, se presentó llena de controversias que continúan hasta hoy. Aquí están los 4 estándares diferentes de pastor belga obtenidos:

  • Pastor belga groenendael,
  • Pastor belga Laekenois,
  • Pastor belga malinois,
  • Pastor belga tervueren.

Estas cuatro variedades de perros se parecen entre sí y solo se diferencian en tamaño, longitud, textura y color del manto.

Pastor belga: carácter

Quienes hayan conocido esta raza, sabrán que entre los aspectos de su carácter de más relievo se destaca su vitalidad. Es un perro muy elegante y musculoso, esta característica lo hace una raza deportiva.

Su inteligencia y su sentido del olfato muy desarrollado, lo llevaron a ser empleado por la policía para encontrar rastros de drogas, personas desaparecidas o enterradas en derrumbes, pero también como perro guía para personas ciegas.

El pastor belga es un perro muy cariñoso, quiere y necesita muchas caricias, se apega mucho a su dueño, al que defiende a toda costa, tal vez por eso le pusieron la etiqueta de ser un poco agresivo.

Pastor belga: adiestramiento

Su carácter impulsivo puede ser regulado, necesita ser educado desde cachorro, siguiéndolo y adiestrándolo para regular su temperamento.

Esto hace del pastor belga un gran perro guardián. Tiene un fuerte espíritu de iniciativa y cuando se pone en guardia, no perdona a nadie, ni siquiera a las personas que conoce de vista: cuando cae la noche, el territorio que controla se vuelve intransitable.

El pastor belga es un perro muy sensible, así que debes tener cuidado de no tratarlo con demasiada severidad, ya que reacciona de inmediato a los estímulos y podría volverse hostil.

El origen de este cuatro patas, como perro pastor, lo convierten en una raza especialmente apta para vivir en espacios abiertos: su vitalidad lo lleva a la necesidad de desahogarse y correr en campos o jardines, necesita hacer mucho movimiento.

El pastor belga vive tanto en la casa como en el jardín, pero no es un perro indicado para la vida en un apartamento, al menos si no tienes la intención de sacarlo a pasear varias veces al día. El estar encerrado en casa durante varias horas podría ponerlo nervioso. Además, podría ser saludable para ambos, ahora puedes encontrar accesorios para perros en los comercios para jugar con él, tal vez durante los paseos, en el césped puedes hacer correr y desahogar a tu perro.

Al pastor belga le gusta participar en la vida diaria de su dueño, necesita sentirse deseado e involucrado, le gusta participar en las acciones diarias de su familia y seguirlas dentro de la casa. Esta raza tiene una estructura sólida, puede vivir bien tanto en casa como afuera, ya que gracias a su manto es capaz de soportar las bajas temperaturas.

Pastor belga: el guardián perfecto

Esta raza de perros se empleó originalmente para seguir y cuidar el ganado. Hoy también, se lo conoce como uno de los mejores perros guardianes. Su habilidad, vitalidad y el hecho de ser un perro deportivo, lo hacen perfecto para este rol, necesita la cercanía de su dueño, y a un momento determinado, cuando cae la noche, no está dispuesto a permitir que nadie se acerque.

El perro pastor belga tiene un carácter muy fuerte, adiestrarlo desde cachorro podría ser una forma de otorgarle autoridad al dueño.

Pastor belga: relación con el dueño

El dueño ideal es seguramente el que sabe cómo satisfacer su necesidad de atención, mimándolo e incluyéndolo en su vida al 100%. Este perro es muy celoso de su dueño, a veces establece una relación casi morbosa.

Es un perro fiel y obediente, el ovejero belga es territorial y esto lo convierte en un guardia perfecto para su familia. Reconoce solo una figura autoritaria, solo su dueño es capaz de darle órdenes.

Pastor belga: relación con los niños

El pastor belga es un perro muy alegre, simpático y le encanta jugar con todos los integrantes de la familia, sobre todo con los niños: en la familia se comporta de manera impecable, la defiende y la protege celosamente contra los extraños.

Su necesidad de sentirse deseado lo lleva a querer ser incluido en las actividades familiares desde cachorro: si lo incluyes en tu vida diaria, también se convertirá en una gran niñera para tus hijos, son perros muy atentos. Los niños podrían convertirse en perfectos compañeros de juego.

Pastor belga: relación con otros perros

Es importante, que desde cachorro, el pastor belga se acostumbre a estar en medio de otros perros, porque necesita socializar y puede servirle para no volverse extremadamente tímido y sensible.

No tiene problemas para vivir con otros perros, los considera parte de la familia: esto se debe siempre a su origen genético como pastor, acostumbrado a las familias numerosas, el ganado.

Este perro de actitudes deportivas y su predisposición a la guardia, lo llevan a tener un carácter muy impulsivo, gracias a su agilidad, puede cambiar de dirección repentinamente cuando realiza una acción a toda velocidad.

Tiende a moverse a menudo formando un círculo, esto se debe a su capacidad de protección. A veces muerde a los tobillos, debido a la herencia genética del pastor, ya que sirve para mantener el ganado unido.

Pastor belga: cachorros y precio

Este perro no necesita atención o cuidados especiales, debes tener cuidado de hacerle hacer ejercicios y cepillarlo una vez por semana. Su precio va de 500 a 800, euros, unos 700-900 dólares, o más. Depende de la variedad de perro que elijas: según lo especificado, el pastor belga puede ser de 4 tipos.

Hay varios establecimientos que podrían tener el perro que buscas y el precio también varía según la variedad que te interese comprar.

Ahora que hemos aclarado los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.

El ovejero belga es parte de los perros pastores, por lo que también podrían interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here