Pekinés: carácter, salud, establecimientos de cría y precio

0
4124

El pequinés tiene una historia de 4000 años, un perro del aspecto muy peculiar: es un verdadero león en miniatura, con un carácter extremadamente orgulloso

El pekinés es una raza de perros de orígenes asiáticos y tiene una historia de alrededor de 4000 años. Es conocido también con el nombre de pequinés, la raza nació en China en Beijing y durante muchos siglos estos pequeños animales fueron los compañeros de los habitantes del palacio imperial. Al nacimiento de esta raza canina la acompaña una leyenda que la haría nacer del cruce entre un león y una hembra mono.

De hecho, al ser también una de las razas de perros más antiguas, su genética se desvía muy poco de la del lobo. En la antigua China era considerado un protector del Buda, por lo que fue venerado como una deidad y tratado con gran respeto. Pero, ¿cuál es la apariencia de un pequinés? Es muy particular, se parece a un pequeño león con una gruesa melena formada por pelos largos.

El color del manto puede variar, pero no debe ser blanco o rojo purpúreo (color hígado). Su longitud a la cruz debe ser de aproximadamente 15 a 25 cm, el peso puede variar de 2, 5 kg a 5 kg, tiene la orejas muy largas y colgantes que exaltan la cabeza, redonda un poco plana con el hocico aplastado y arrugado sobrepuesto por una trufa negra ancha y corta. Tiene ojos grandes, redondos y luminosos. Cola hacia arriba y decorada con un bonito fleco.

Pekinés: carácter

Esta raza de perros tiene un carácter muy especial que la convierte en el compañero ideal para aquellos que no quieren un animal demasiado exigente. Los pequineses son muy orgullosos, seguros de sí mismos, muy dignos y también algo arrogantes; por algo han sido compañeros de los emperadores chinos durante siglos.

También hay que decir que son perros muy valientes, no les gusta mucho la compañía de perros de otras razas y no dudan en atacar a animales más grandes si se sienten amenazados en su territorio. Esta raza, sin duda, se adapta a la vida de departamento, pero también es un perro muy reservado, un poco indiferente a la vida que lo rodea y, por lo tanto, no es fácil de educar, pero amará mucho a su dueño y siempre desconfiará de los extraños.

Recuerda que aunque se trate de un perro de apartamento, el pekinés sufre la soledad y no debe quedarse solo durante largos períodos de tiempo. Es un perro muy juguetón y alegre. Él es un perro bastante hogareño que no ama la vida al aire libre, característica que lo convierte en una mascota perfecta. Le encantan los paseos cortos, a correr por los prados prefiere la comodidad de su casa y su cama, aunque un poco de ejercicio le haría bien.

El pequinés es un perro que asemeja al gato, si se puede decir sin ofenderlo, es poco apegado a la actividad física y muy propenso a la pereza, característica, que no recomendamos incentivar: intenta estimular el ejercicio con un pequeño paseo diario, le hará bien a él y a tí.

Pekinés: perro de apartamento

Esta raza de perros es muy adecuada para la vida familiar y de apartamento debido a sus características y comportamientos. Amará mucho a su dueño y a su familia, pero siempre desconfiará de los extraños y otros animales (incluidos los perros de otras razas).

Sin embargo, el pequinés no es un perro para todos, ya que requiere gran cuidado y cepillados diarios, algo esencial para cuidar su hermoso manto, para evitar que se convierta en una bola de pelos y también por otras cosas (ramitas, hojas, etc.) que se acumulan durante el paseo.

Un buen consejo es acostumbrarlo al cepillado de su manto desde cachorro para evitar que se convierta en una actividad traumática para él. Es muy importante que en esta raza se preste atención a la limpieza de los dientes y ojos: los ojos son prominentes y necesitan ser cuidados, mientras que los dientes tienden a acumular sarro y por lo tanto requieren atención.

Este perro también requiere una buena dosis de firmeza para poder ser educado adecuadamente porque tiene mucho carácter e inteligencia.

Pekinés: salud y enfermedades

El pequinés es una raza de perros muy longeva que a menudo llega a los 12 13 años de vida. Las patologías leves que pueden afectar a esta raza pueden evitarse fácilmente con un aseo cuidadoso, una limpieza profunda de los ojos con líquidos específicos y una limpieza de los pliegues y pequeñas arrugas de la cara.

Esto evitará la aparición de infecciones, junto a un estilo de vida saludable para el perro. Otros problemas más serios se pueden prevenir a través de las vacunas que se realizan, generalmente: moquillo, parvovirus, leptospirosis, para la gripe y rabia. Consulta con tu veterinario para que te explique el plan sanitario a seguir con tu mascota, te aconsejará las mejores opciones.

Las patologías más peculiares de esta raza son:

Pekinés: relación con el dueño

Si tuviera que preguntarle a un experto en perros qué perro me recomendaría para personas ancianas o para personas con poco tiempo, sin duda me propondría un pequinés, llamado “perro faldero” y de gran compañía.

En realidad es un perro muy tierno y que desarrolla un gran apego hacia su dueño, apego que tiende a demostrarle de una manera no tan obsesiva como lo hacen otras razas de perros.

El dueño ideal de un pequinés es una persona, incluso sola, del carácter decidido, que ama la vida de hogar, que sabe hacerse respetar, no demasiado ocupada fuera de casa porque los pequineses sufren la soledad, un dueño cariñoso pero no demasiado, alguien que tenga tiempo para dedicarse a su peludo amigo, no solo para hacerle hacer paseos cortos, sino también por su higiene que requiere tiempo.

Pekinés: relación con los niños

El pekinés, a pesar de estar incluido en la categoría Toy, no es un perro al que le guste jugar con los niños, especialmente no lo recomendaríamos a una familia con muchos niños pequeños.

Esta raza canina no tiene mucha paciencia y aunque tiende a amar a toda la familia, suele elegir a un solo humano que amará exageradamente. Digamos que el pequinés no es muy adecuado como perro para niños, porque es un perro con el que se debe socializar paso a paso y es por ésta característica que no se aconseja como perro de compañía para niños.

Agregaríamos que su actitud, muy reservada y casi “snob” tendería a mantenerlo alejado del caos normal y cotidiano creado por los niños, llevando al animal a un estado de aislamiento que no sería adecuado para hacerlo sentir bien en una familia.

Pekinés: relación con otros perros

El pequinés es un perro al que no le gusta la presencia de otras mascotas en el mismo apartamento y que no tolera la presencia de perros de una raza diferente a la suya, esto porque es un animal celoso y muy territorial de su casa, su familia (que defiende a costa de su vida) y sus espacios.

Pero estas características no lo convierten en una raza agresiva hacia otros perros, especialmente en el caso de un animal criado y educado adecuadamente: nunca será el primero en atacar, en cambio, el perro Pekínes malcriado y mal educado puede ser verdaderamente arrogante, prepotente y difícil de gestionar, pero sepan que si alguien lo desafía, él le hará frente sea otro perro u animal.

Para evitar esta característica, trata de socializarlo durante las primeras 7 semanas con otros perros para que se acostumbre más a otros animales y probablemente será menos agresivo.

Pekinés: precio, cachorros y algunos consejos

Desde muy temprana edad, los perros pequineses demuestran su inteligencia y su fuerte carácter. Estos cachorros deben ser estimulados con juegos para no dejarlos caer en su pereza inconfundible.

Es mejor comenzar a educar al perro desde una edad temprana, aproximádamente 8 semanas, creando rutinas con una actitud firme y consistente, dándoles una recompensa cuando hacen las cosas bien y reprendiéndoles cuando están equivocados; porque, recuerda, un cachorro adecuádamente educado se convertirá en un excelente compañero.

También puede que necesites la ayuda de un adiestrador de perros que te enseñe cómo darle órdenes para que responda, porque el pekinés no se deja dar órdenes fácilmente y las ejecuta si las considera correctas y si tiene ganas.

En cuanto a la nutrición, recomendamos alimentar a tu perro pequinés con una dieta rica en calcio y proteínas, carnes magras, verduras e incluso frutas. El precio de un cachorro pequinés comienza alrededor de los 600 €, unos 700 dólares. El Pekínés pertenece al Grupo FCI 9 con la clasificación “Perros de compañía y Toy”, así como el Lahasa, Boston Terrier, Maltés y Boloñés.

Pekinés: criadores o establecimientos de cría

En esta sección podrás encontrar los mejores criadores registrados en países como: Estados Unidos, España, Argentina, Bermudas, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, a quienes podrás pedir todas las informaciones que estés buscando. Es fundamental que compres a un criador de confianza para que puedas tener la seguridad de que tu cachorro ha sido:

  • Criado para que tenga buena salud y temperamento;
  • Bien seleccionado (sus padres fueron elegidos sin enfermedades genéticas);
  • Debidamente socializado, para que no sea demasiado miedoso ni demasiado agresivo;
  • Vacunado y bien cuidado.

Además, si adoptas un cachorro, el criador confiable te entregará un certificado veterinario, en el que se expone que se realiza la entrega del animal desparasitado y completamente sano.

Puedes siempre pedir el pedigrí, que por otro lado es fundamental: te permite comprobar la pureza de la raza del perro. Un animal con pedigrí posee ciertas características propias de su raza que le diferencian del resto.

Ahora que hemos aclarado todos los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.

Pekinés: algunas curiosidades

Una antigua leyenda china habla de un perro pequeño que era amigo y compañero del Buda, capaz de convertirse en león cuando era necesario: de ahí derivaría la crin leonina del perro de raza pekinés, capaz de ahuyentar los espíritus malignos.

Remontándonos a la historia, sabemos que los pequineses eran los perros de los emperadores chinos y que cuando estos perros pasaban los súbditos se tenían que inclinar porque eran considerados sagrados. En cuanto a su aparición en Europa, esta raza canina llegó a Inglaterra en 1861, donde se creó el primer establecimiento de cría de esta raza.

El Pekinés es parte de los perros de compañía, por lo que también podrían interesarte:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here