Perro lobo checoslovaco: Carácter, salud, cría y precio

0
992

Perro lobo checoslovaco, características del perro que parece un lobo.

Una raza ciertamente de moda, el perro lobo checoslovaco no es para todos. Atención, por lo tanto, al elegir un cachorro y a un criador serio y profesional.

En 1955, cuando el coronel Karel Hartl comenzó a seleccionar al perro lobo checoslovaco en Checoslovaquia, ciertamente no imaginó que, a partir del cruce de un pastor alemán y una esquiva loba eurasiática, una raza nacería y se pondría de moda en toda Europa.

Después de crear una línea de selección con el cruce o acoplamiento de 48 especímenes de pastor alemán de trabajo con 4 lobos euroasiáticos (Brita, Argo, Sarik y Lejdy), el proyecto de Hartl era el de desarrollar y seleccionar una nueva raza que tuviera el genio, la mentalidad, la adiestrabilidad de un pastor alemán y la fuerza, las características físicas y la resistencia de un lobo.

Específicamente, la apariencia del lobo y el carácter del perro. El perro lobo checoslovaco fue reconocido oficialmente en Checoslovaquia en 1982, mientras que en 1989 se convirtió en el estándar Fci n. 332, grupo 1, sección 1. Es de tamaño mediano-grande y pertenece al grupo de perros pastores y boyeros.

El perro lobo checoslovaco llega tarde a la madurez

De estos perros, en los cuales combinaron el potencial de adiestramiento del pastor alemán con la fuerza física y la resistencia del lobo, nació el actual perro lobo checoslovaco, con todos sus méritos, pero desafortunadamente también con los defectos que las primeras selecciones no lograron minimizar.

El perro lobo checoslovaco, tiene una madurez más lenta que otras razas de perros. Las hembras tienen el primer celo alrededor de los 24 meses, los machos «levantan la pata» (un acto que corresponde a cuando el perro ingresa en la etapa de adolescencia) más tarde que los especímenes de otras razas.

Esto no solo corresponde a una desaceleración «fisiológica», sino a un retraso real en las diversas etapas del aprendizaje. Por lo tanto, nos encontreremos durante muchos meses (¿años?) a lidiar con estos «cachorros eternos», hambrientos de vivir, correr, hacer travesuras y diversos desastres. Sí, porque comparado con otras razas, este perro, tanto como cachorro o como adulto, es un experto en el arte de hacer travesuras y desastres.

Perro lobo checoslovaco: características físicas

Hecha la análisis general de su pasado y analizando los antepasados del perro lobo checoslovaco, ahora podemos ampliar un poco más sobre la «tarjeta de identidad» de esta raza, hablando de sus características físicas con más detalles.

El perro lobo checoslovaco forma parte de los perros de tamaño mediano. La altura a la cruz oscila entre 60 y 65 cm, mientras que el peso va desde un mínimo de 20 kilogramos hasta un máximo de 26 kilogramos. En general, los valores ascendentes se deben atribuir a los especímenes masculinos, incluso si la diferencia con el las hembras no siempre está muy bien marcada.

Por lo tanto, el tamaño es bastante importante, así como la postura firme y la actitud orgullosa. Sin lugar a dudas, nos encontramos ante una raza canina muy ágil y elegante, características típicas de un perro pastor.

El pelaje puede ser de tonos de gris plateado mezclado, a veces más oscuro, otros veces más claro y tienden a amarillear. En la cara, en general, tiene una «máscara» con un tono más claro.

Más allá del color, ¿cómo es el pelo de este lobo checoslovaco?, es liso y suave, pero también grueso y resistente; así es tambien debajo de su pelo.

Los ojos son claros y bastante finos, un poco separados y oblicuos, pero al mismo tiempo de aspecto determinado. La trufa es grande, mientras que las orejas son levantadas. El hocico también es fuerte y alargado. En general el perro tiene una forma aerodinámica.

Como puedes imaginar, esta raza es una mezcla de las características del lobo y las del pastor alemán: no es una sorpresa, sino la certeza que es un perro con formas y proporciones equilibradas y armoniosas.

Perro lobo checoslovaco: carácter

Curioso y altamente inteligente: nos referimos a cualidades positivas, pero a veces potencialmente negativas: se apropia de inmediato de trucos y comportamientos que repite sin errores con una habilidad sorprendente. Un perro lobo checoslovaco cachorro puede tener éxito sin mucho esfuerzo para abrir el refrigerador, para bajar la manija de la puerta blindada, las de las distintas habitaciones de la casa … Puede cortar cables de luz, teléfonos, conexiones de internet y demás, quedano milagrosamente ileso.

A partir de esto, es fácil observar que el perro lobo checoslovaco no es adecuado para todas las personas. En efecto. Necesita un dueño que pueda garantizarle las condiciones óptimas para un crecimiento saludable y un desarrollo positivo. Dándole espacio, por ejemplo, teniendo tiempo libre disponible para adiestrarlo y para hacerlos socializar, tener habilidades de gestión para garantizar que el tierno cachorro no se convierta con el tiempo, en un dictador indiscutible en el círculo familiar.

Todas condiciones que explican cómo a estas alturas, con la propagación de la raza cada vez más indiscriminada, muchos perros lobo checoslovacos terminan en las perreras o son considerados inmanejables por las familias a las que pertenecen, relegándolos de por vida, atados con una cuerda en el jardín.

¿Para quién es adecuado el perro lobo checoslovaco?

«La pregunta no tiene una respuesta simple e inequívoca». En principio, excluimos a familias con niños pequeños y personas mayores que no tendrían las condiciones físicas para garantizar un movimiento diario a este perro.

La persona que elige un perro lobo checoslovaco, debe ser particularmente sensible a las necesidades de una raza que de alguna manera todavía es «primitiva», pero con un pulso firme y actitudes jerárquicas.

Antes de reservar un lobo checoslovaco cachorro a un criador serio y confiable, deberás convencerte de que le dedicarás tu tiempo libre y siempre debes brindarle atención. El perro lobo checoslovaco no debe sentirse excluido de la familia. Un cachorro debe crecer junto con sus dueños y compartir la vida cotidiana con otros animales y personas tanto como sea posible.

El aspecto del comportamiento es uno de los más importantes, con su dueño, el perro lobo checoslovaco establece un vínculo muy fuerte, de gran fidelidad, respeto y afecto. El apego al dueño deriva directamente del fuerte instinto de los lobos que los perros de esta raza llevan en su sangre, y eso los lleva a ver al hombre como su líder, si su dueño sabe cómo ser un buen compañero y enseñarles la jerarquía. Se necesita mucha paciencia y debemos saber cómo imponernos con la autoridad adecuada.

Perro lobo checoslovaco: salud

Es un perro sano y de gran vitalidad, puede presentar problemas de salud comunes que afectan a muchas razas de perros grandes. La principal enfermedad del perro lobo checoslovaco es la displasia de cadera y codo. La radiografía oficial se puede hacer cuando el perro tiene un año de edad acudiendo a un veterinario cualificado.

Otra enfermedad observada en estos perros es la mielopatía degenerativa que puede llevar a la muerte de ejemplares incluso relativamente jóvenes, alrededor de los seis años de edad. La patología sin embargo es de transmisión directa y no hay peligro si el cachorro tiene al menos un padre exento (N/N).

Es una raza longeva, muchos ejemplares llegan tranquilamente a los 14/15 años de edad, cuenta entre sus exponentes a perros muy ancianos.

El cuidado diario que se le debe dar al perro lobo checoslovaco

No necesita cuidados especiales. Su pelaje repelente al agua es capaz de soportar la lluvia, la nieve y el mal tiempo, protegiendo muy bien al perro de los inviernos bajo cero y de los veranos muy calurosos.

Un buen cepillado en los momentos de muda será suficiente para garantizar que el perro siempre esté limpio y sin malos olores (el lobo checoslovaco, como muchas razas primitivas, no huele mal).

En cuanto a la dieta diaria, le decimos al criador o dueño estas palabras:

«Los perros son animales carnívoros, por lo que la base de su alimentación debe ser la carne con huesos, pescado, vísceras, frutas y verduras sin cereales. No es complicado. Solo debes tener un congelador y buscar ofertas en los supermercados. Hoy en día también hay productos congelados de nutrición balanceada en tiendas de mascotas. Aquellos que prefieren la comodidad de las croquetas, deberían optar por las que no tienen grano (sin grano). Sin embargo, después de tantos años de selección todavía hay perros lobo checoslovacos que no pueden tolerar la alimentación industrial».

En estos casos, siempre se recomienda la nutrición completamente natural, sin más experimentación: así los dueños evitarán los problemas digestivos y gastrointestinales de su mascota.

Perro lobo checoslovaco: cachorros y precio

¿Dónde encontrar un perro lobo checoslovaco? Debido a la gran publicidad de esta raza, por otra parte difícil, en las perreras o en los refugios podrías encontrar especímenes. Una navegación online, y una visita a la perrera más cercana, por lo tanto, se convierten en una alternativa útil a la compra que, a menudo, presenta múltiples incógnitas.

Comencemos diciendo que si compras un perro de raza pura, siempre debes exigir el pedigrí, que es el único certificado que acredita que el perro pertenece a una raza en particular.

«El futuro dueño debe primero elegir un criador serio para el cual los cachorros no sean solo productos para vender. Deben haber crecido en un ambiente limpio y adecuado con su madre, socializados al máximo con el contacto de las personas y no solo, sino que también deben conocer objetos como la lavadora, la aspiradora, la televisión … «.Mientras más estímulo tengan, más fácil les será unirse a la nueva familia.

¿Pero que precio tiene un perro lobo checoslovaco cachorro y cuanto cuesta el pedigrí?

Es importante recordar que a los cachorros de raza pura siempre se les debe proporcionar pedigríes (el costo de un pedigrí es de alrededor de veinte euros o dólares, por lo que no afecta a gran parte al precio total del cachorro), vacunas, desparasitación, chip y debe registrarse en el registro canino.

«Los padres deben estar libres de enfermedades genéticas como la displasia de cadera y codo, y todo debe estar certificado en el pedigrí de ambos padres». No menos importante es el carácter de los padres del cachorro elegido que debe ser dócil y equilibrado. Los perros agresivos y temerosos no deben acoplarse para no transmitir defectos genéticos a la descendencia. Obviamente, el criador debe estar disponible para enfrentar los primeros pasos de la vida del cachorro junto con el dueño, una condición indispensable para un perro de esta raza.

Tengamos en cuenta que el perro lobo checoslovaco cachorro ciertamente no es económico, aunque, dadas sus excelentes características psicofísicas, hay que decirlo, rara vez dejará a alguien insatisfecho o decepcionado. Estamos hablando de una cifra que ronda los 1000 euros, unos 1100 dólares.

Estas cifras están justificadas por las cualidades indiscutibles de esta raza de perros, y por el hecho de que en España, Argentina y México, esta raza no está muy extendida, pero también en Venezuela, Uruguay, Chile, Perú, Colombia, Bolivia y Centro América, en general. Si también tu quieres «bailar con el lobo», quizás esta es la raza ideal para ti!.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con otras razas de perros como:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here