Plantas tóxicas para los perros: ¿Cuáles son y qué hacer en caso de intoxicación?

0
420

Hermosas e inofensivas a la vista, muchas plantas pueden resultar tóxicas para nuestros amigos peludos, y causar incluso emergencias veterinarias graves.

Con sus bellos colores y aromas inigualables, las plantas y sus flores adornan nuestro jardín y nuestras vidas, incluso muchas de ellas tienen propiedades curativas para los humanos. Pero algunas variedades de plantas pueden envenenar a nuestras mascotas, por lo cual debemos evitar que se acerquen a ellas y tener especial cuidado sobre todo con los cachorros que son curiosos y exploradores durante sus primeros meses de vida.

A los perros los atraen los olores, como mencionamos en otros artículos, viven en un mundo olfativo, también les gusta morder y lamer cosas, como parte del proceso de reconocimiento de objetos nuevos. En los perros es muy común comer pasto o hierba, pero debemos estar atentos al tipo de planta por el que se interesan, muchas de ellas pueden resultar perjudiciales para la salud de nuestros amigos peludos.

Tipos de plantas tóxicas para los perros

  1. Adelfa (Nerium oleander). Estos arbustos se distribuyen a lo largo de las zonas mediterráneas, también podemos encontrarlos en EE.UU. y en regiones de clima templado, es una planta del tipo ornamental. Si tu mascota consume esta planta podría ser mortal, los efectos de toxicidad en los perros pueden ser: diarrea, dolor abdominal, depresión del sistema nervioso central, somnolencia, taquicardia, problemas respiratorios, arritmia y en casos más graves coma o paros cardíacos.
  2. Aloe Vera (Aloe Barbadensis Miller). El aloe es una especie de planta suculenta que casi todos poseemos en el hogar y es una de las plantas más tóxicas para nuestras mascotas. La savia de color amarillento que se encuentra bajo la piel de las hojas es el componente peligroso, no debemos confundirlo con la pulpa o gel transparente del interior. El perro que ingiere aloe podría tener los siguientes síntomas: ampollas en la piel, vómitos, exceso de saliva, diarrea, presión baja e incluso conjuntivitis.
  3. Ciclamen (Cyclamen Persicum). El ciclamen es originario de los bosques mediterráneos, donde crece durante la época de invierno a la sombra de los árboles durante el invierno. El componente tóxico de dicha planta es la ciclamina, una sustancia altamente venenosa. Los síntomas ante la ingesta de esta planta por un perro podrían ser: vómitos, diarrea aguda, dolores abdominales, convulsiones, insuficiencia renal, arritmia y parálisis en los peores casos.
  4. Costilla de Adán (Monstera deliciosa). Conocida como Costilla de Adán o Cerimán, esta planta trepadora se popularizó dentro de los hogares en los últimos años. El oxalato de calcio, un compuesto químico que se encuentra en la planta, es tóxico si se consume. Los efectos de la intoxicación en los perros pueden ser: irritación e inflamación de boca, cuello o esófago y vómitos.
  5. Crotón (Codiaeum Variegatum Pictum). El crotón es una de las plantas de interior más populares debido a la amplia gama de colores vivos que posee en sus hojas. La ingesta de esta planta por nuestros perros puede generar una sobredosis que podría terminar con sus vidas. Los síntomas por intoxicación son: exceso de saliva, irritación o ardor en la boca, dificultad para tragar, inflamación en lengua, esófago y estómago, diarrea aguda, vómitos, dilatación de las pupilas, convulsiones y fallas hepáticas o renales.
  6. Espatifilo (Spathiphyllum Wallasii). El espatifilo es una planta que purifica el ambiente de los hogares, es fácil de cultivar y tiene un alto valor estético, lo cual la hace muy popular como planta de interior. Esta bella planta puede provocar en nuestro amigo peludo: al tacto ampollas y dermatitis; y si es ingerida: exceso de saliva, dificultad para respirar o tragar e inflamación de órganos internos.
  7. Flor de Pascua o Flor de Navidad (Euphorbia pulcherrima). Esta planta con una flor exquisita se usa como arbusto en la jardinería, y como planta de interior en épocas de Pascua o Navidad para ornamentar. El contacto con la savia que produce la planta puede provocar dermatitis y vesículas en tu perro, también produce diarrea, vómito, dolores abdominales y salivación excesiva.
  8. Hiedra Común (Hedera hélix). La hiedra es una especie originaria de Europa que puede crecer en el interior, dado que aguanta perfectamente la falta de luz, y es usada en muchos casos para crear muros verdes en el exterior de las casas. Los frutos que produce la hiedra son venenosos, la ingesta por parte de los perros puede producir paros cardio respiratorios, dermatitis, diarrea, fiebre, vómitos y en casos más graves coma.
  9. Palmera Cica (Cycas revoluta). Se trata de una planta extremadamente popular alrededor del mundo, originaria de Japón, suele ser una planta de interior dado que no soporta las bajas temperaturas. La Palmera Cica puede ser mortífera para los perros, produce intoxicaciones gravísimas por la cicasina, la toxina que se encuentra en las semillas y raíces de la planta. Es considerada una de las principales causas de envenenamiento en los perros en el continente Europeo. La sintomatología en caso de ingesta de la misma por un perro puede ser: vómitos, diarrea, fallo hepático, hemorragias nasales y en casos extremos la muerte.
  10. Potos o Photos (Epipremnum Pinnatum). El potos es una planta del tipo trepadora originaria de los bosques tropicales, popular en los hogares por sus hojas verdes con manchas de color crema. Tras la ingesta de la planta, nuestro perro puede tener los siguientes síntomas: inflamación del aparato digestivo, convulsiones y fallas renales.

Síntomas comunes de intoxicación en los perros

Existen una amplia variedad de plantas y toxinas que pueden ser perjudiciales para nuestras mascotas. Los principales síntomas más comunes para detectar la intoxicación son:

¿Qué hacer si tu perro se intoxica con una planta?

Ante casos de intoxicación en tu perro, intenta identificar la planta que generó el problema, si no sabes el nombre, toma una pequeña muestra.

Contacta a tu veterinario lo antes posible, quien te indicará cómo proceder, en caso de llevarlo a la clínica veterinaria sugerimos que controles la forma de actuar de tu perro, y estés atento a la sintomatología que se manifieste.

Recuerda que el tiempo es clave ante casos de envenenamiento o intoxicación, en algunos casos puedes ayudar a tu perro a vomitar para disminuir el impacto del veneno en su cuerpo.

El peróxido de hidrógeno, también conocido como agua oxigenada, es un producto ideal para producir el vómito en el perro. Pero siempre y cuando sea agua oxigenada al 3%.

Solo hay que darle una cucharada de agua oxigenada por cada 4,5 kilos de peso corporal. Si el perro pesa 20 kilos, se le puede suministrar de 25 a 50 mililitros de peróxido de hidrógeno por vía oral, lo que equivaldría a 2-3 cucharadas.

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.