¿Por qué el perro no quiere caminar? Las posibles causas

0
2132

Por lo general, el paseo para el perro se trata de un momento particularmente deseado, así como relacionado con una necesidad fisiológica.

Pero si el perro no quiere caminar o no quiere salir de casa y es bastante difícil sacarlo a pasear, entonces ¿que podemos hacer? ¿Ya te ha pasado? El problema es más frecuente de lo que parece. Afirmamos que en la mayoría de los casos no es nada serio, pero entendemos perfectamente que puede ser un problema que nos desoriente y por el cual pensemos que no podemos hacer nada.

¿Qué hacer entonces si el perro no quiere caminar? No se alarme y trataremos de entender juntos cuáles son las causas más frecuentes de este comportamiento y cómo tratar de mejorar y/o resolver la situación.

El perro no quiere caminar: ¿qué hacer?

En algunos casos, tu amigo de cuatro patas podría incluso tener una fobia, negarse a abandonar la casa y no querer salir de paseo. La fobia es un caso diferente que no discutiremos en este artículo, incluso más serio, ya que el perro pudo haber desarrollado una sensación de ansiedad o temor hacia el exterior de la casa.

Partamos de un supuesto diferente, que hemos podido salir de paseo con nuestro amigo: ¿qué problemas se pueden presentar en la calle, de manera que el perro no quiera caminar? Algunos ejemplos:

  • Es un cachorro y está aprendiendo a relacionarse con lo que lo rodea;
  • Se entretiene con un estímulo que le atrae;
  • No eres rutinario en la elección del recorrido;
  • Sufre de estrés;
  • Tiene miedo;
  • Sufre de enfermedades o siente dolor en las almohadillas de sus patas;
  • Es un perro anciano.

Vamos a empezar por los cachorros

En este caso, hay muy poco de qué alarmarse porque es normal que un pequeñín aún sin experiencia pueda estar intimidado frente al “mundo”, aunque solo sea el camino de entrada de la casa. Es bueno acostumbrar al perro desde pequeño para gestionar situaciones “al aire libre”, por lo tanto, relegarlo demasiado a la casa por temor a que el cachorro tenga miedo, puede convertirse en un arma de doble filo.

En resumen, el cachorro debe aprender a socializar con el entorno del camino que recorre y también con otros perros, así como acostumbrarse a la presencia de seres humanos que no sean su dueño o su familia. Por lo tanto, aliéntalo, pero obviamente sin exagerar, de lo contrario, corres el riesgo de traumatizarlo innecesariamente.

El perro no quiere caminar: perro adulto

Si el perro no ha tenido una buena impresión desde el punto de vista de la educación con el mundo exterior, corre el riesgo de arrastrar sus problemas “sociales”, incluso de adulto.

En este caso, tendrás que ser muy paciente y tal vez encontrarle un compañero de juegos, de aventuras y… de paseo. Para que tal vez este último pueda animarlo a vivir mejor el paseo por el barrio. ¡Esta última opción también puede ser útil para los cachorros!

El perro no quiere caminar: perros ancianos

Los perros de edad más avanzada tienden a volverse perezosos, pero no solo es eso. Además de los problemas de la marcha relacionados con las dolencias musculares, los perros podrían sufrir de demencia senil y, por lo tanto, no podrían entender o hacer cosas que antes eran normales.

En este sentido, recomendamos, por un lado, no realizar caminatas demasiado largas, y por otro lado, repetir el mismo itinerario, si es posible, todos los días para evitar desorientarlo.

Por qué el perro no quiere pasear

A veces puede suceder que el perro simplemente se distraiga por algunas situaciones que ocurran a su alrededor y se “olvide” de caminar. A menudo es por un contacto visual con otros perros, otras veces porque tal vez ha identificado un olor a comida que quiere “controlar”. En general, trate de darle cierta libertad para entender a dónde quiere ir.

Pero también puede ser que su perro tenga miedo esté estresado o ansioso. Esta es una macro-categoría que incluye un poco todos los inconvenientes que mencionamos anteriormente. En estos casos, puede haber habido un trauma real, que el perro debe superar o al menos olvidar.

¿Por qué el perro no quiere caminar con correa?

¿Qué hacer si tu perro no quiere pasear con una correa? Este es un elemento absolutamente necesario, así como obligatorio. Sin embargo, puede suceder que los perros particularmente animados lo vivan como una imposición y se nieguen a caminar con una correa alrededor del cuello. Tienes que acostumbrarlos a ella, tal vez mostrando el ejemplo de otros perros.

En general, te invitamos a tener paciencia y “recompensar” a tu amigo de cuatro patas con premios “comestibles” cuando veas que hay un progreso. Recuerda que, como todo el mundo, incluso los perros tienen necesidades, tanto físicas como psicológicas, en disfrutar de un agradable paseo al aire libre.

Si tienes más dudas, puedes consultar a un profesional cerca de tu casa, que te brindará una buena atención y responderá a todas tus preguntas.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con el comportamiento de los perros como:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí