Terrier australiano: carácter, salud, precio y cachorros

0
186

El Terrier australiano es conocido también con el nombre de Australian Terrier o Terrier de Australia: es un perro activo, vivaz, independiente y amoroso

Obviamente este hermoso Terrier de Australia tiene orígenes australianos, y una persona con ojos inexpertos lo puede confundir fácilmente con un “Yorkshire”, del que en verdad desciende. Por supuesto, tiene todas las características de un Terrier: es un perro activo, vivaz, testarudo, independiente, incluso muy cariñoso, ¡pero… no es un Yorkshire!

¿Cómo distinguirlo? simple, solo debes buscar el “mechón”.

Sí, porque este lindo perrito tiene un característico mechón de color avellana, además, alrededor de su cuello también tiene el pelo más largo, y lo cubre todo como si fuera una suave bufanda.

De todos los terriers, el australiano es también el más fácil de adiestrar, porque es un perro muy inteligente y trata siempre de complacer a su dueño. El Aussie, como algunos suelen llamarlo, es un perro muy cariñoso que ama sentirse parte de la familia. Le encanta dar largos paseos con su dueño, también viajar y ver cosas nuevas. Tiene una gran curiosidad y cada ocasión parece ser excelente para explorar nuevos territorios. Además, es un compañero de juegos ideal para los niños, porque le encanta jugar.

El Terrier australiano es un perro muy activo que nunca dejará de mostrar cariño y afecto. Ama la vida al aire libre, pero se adapta muy bien a vivir en un apartamento, siempre y cuando lo saquen a pasear seguido, todos los días. También lleva en el alma un instinto de caza, y por esta razón durante los paseos es bueno llevarlo con la correa, porque si por casualidad ve a un ratón, y está suelto, puedes estar seguro de que con obstinación correrá tras él para atraparlo.

Terrier australiano: orígenes

El Terrier australiano es una raza canina creada en Australia a principios del siglo XX. Nació gracias a los cruces con el Yorkshire, el Norwich, el Cairn y el Skye Terrier. Es un perro conocido en todo el mundo, pero a decir verdad, sería correcto decir que sus orígenes y su evolución comenzaron en Gran Bretaña, que es el país donde esta raza de perros ha adquirido sus características particulares. Pero es en Australia donde definitivamente se ha formado, y desde donde llega a nosotros.

La historia nos cuenta que las características de estos maravillosos animales se deben a la Condesa de Stradebroke. En el año 1885, el Australian Terrier hizo su primera aparición en una exposición en Sydney, y en el 1887 se fundó su primer club. En los últimos años del siglo XX, esta raza se exportó a Inglaterra, a los Estados Unidos e incluso a Europa, donde recibió una gran aprobación. Pero fue en 1961 que el estándar de la raza fue aprobado en Australia. Esta fue la primera raza en ser reconocida como nativa australiana.

Nacido como un perro de trabajo, el Terrier australiano también fue utilizado para la caza, y ahora es un perro de compañía muy querido. Sin embargo, aún conserva su instinto natural y una propensión a realizar esta actividad, la de la caza. En jardines o en los patios se convierte en un verdadero elemento disuasivo de ratones u otros roedores. La caza es uno de los pasatiempos favoritos de esta raza de perros.

Terrier australiano: características físicas

El Terrier de Australia se puede confundir, a primera vista, con un Yorkshire, pero en realidad tiene características bien distintas que lo distinguen. Pertenece a la categoría de los Terrier y tiene muchas cosas en común con estos perros, pero se distingue gracias a su particular mechón color avellana. Alrededor de su cuello tiene mucho pelo, que le da un aspecto muy particular, parecería que lleva puesta una bufanda.

Es un perro pequeño, robusto y musculoso. Estamos hablando de una raza que tiene 20–25 cm de altura, y unos 7 kg de peso. Tiene proporciones armoniosas, aunque es más largo que ancho.

La cabeza tiene un cráneo largo y plano. La parada es pequeña pero bien definida. El hocico es fuerte, poderoso y tiene la misma longitud del cráneo. La trufa es negra. Los ojos son pequeños, ovalados, con una expresión astuta, de color café oscuro, bien separados y no prominentes.

Las orejas son pequeñas, erectas, puntiagudas, no tienen pelo largo, y las lleva en una posición de atento. Como hemos dicho, el cuerpo del Terrier australiano es largo en proporción a su altura. El tórax es moderadamente profundo y el pecho está bien desarrollado. La cola la mantiene levantada. Las extremidades son cortas pero con buena musculatura. Tiene un andar libre y vigoroso.

Aparte del mechón, el pelo del Terrier australiano es áspero, liso y de unos 6 centímetros de largo, a diferencia del pelaje interno (sub pelo), que en cambio es suave y denso. El pelo más largo no está presente en el hocico y en la parte inferior de las patas.

El manto puede ser de varios colores:

  • Azul;
  • Azul acero;
  • Gris azulado con manchas;
  • Arena;
  • Rojo.

El Australian Terrier es un perro dinámico y activo, al que le encanta jugar al aire libre, pero también se adapta a vivir en un apartamento.

Tiene un promedio de vida de 12-15 años y goza de buena salud. Las principales patologías a las que puede padecer esta raza son: la otitis y la atrofia progresiva de retina. Tiende a engordar fácilmente y por esto no tienes que exagerar con su alimentación.

Terrier australiano: carácter

Estamos hablando de un pequeño terremoto de simpatía, es así como podríamos definirlo. El Terrier australiano es un perro alegre, avispado e inteligente, y también es fácil de adiestrar, más que otros Terrier, sobre todo por su predisposición a complacer a su dueño. Atento y equilibrado, es un perro de compañía perfecto. Se vuelve muy cariñoso con su dueño y su familia, con quienes se muestra afectuoso y protector.

Le encanta jugar con los niños. En cambio, con los extraños es desconfiado y sospechoso. Su carácter independiente, obstinado y animado es típico de los terriers, pero no deja de ser afectuoso y de amar la vida familiar.

Es un perro que ama viajar y dar largos paseos con su dueño, y a pesar de adorar la vida al aire libre, también es el perro ideal para vivir en un apartamento. Es bueno educarlo desde que es un cachorro para que pueda socializar, incluso con otros perros, para evitar que desarrolle un carácter sospechoso y difícil de gestionar. Es un perro curioso y le encanta explorar nuevos territorios. Es un excelente cazador de ratones y también de serpientes.

A pesar de su pequeño tamaño, el Terrier australiano es un perro valiente y tenaz. Tiene un oído muy desarrollado y su visión aguda también lo convierten en un buen perro guardián. Dado su espíritu independiente, el adiestramiento debe ser riguroso para que sea un perro equilibrado y bien educado.

El dueño ideal para un Terrier de Australia es, por lo tanto, una persona coherente en la educación pero no demasiado rígida. También debe ser una persona amorosa porque el perro necesita sentirse que es parte de la familia.

Terrier australiano: cachorros y criadores

Según los sitios web oficiales de las sociedades caninas, en España y en Estados Unidos puedes encontrar criadores certificados que crían el Terrier de Australia, pero también se pueden encontrar cachorros en México, Argentina, Chile, Colombia y Venezuela. Es fundamental que compres a un criador de confianza, para que te de la seguridad de que tu cachorro ha sido:

  • Criado para que tenga buena salud y temperamento;
  • Bien seleccionado (sus padres fueron elegidos sin enfermedades genéticas);
  • Debidamente socializado, para que no sea demasiado miedoso ni demasiado agresivo;
  • Vacunado y bien cuidado.

Además, si compras un cachorro, el criador confiable te entregará un certificado veterinario, en el que se expone que se realiza la entrega del animal desparasitado y completamente sano.

Terrier australiano: precio

No es fácil establecer el precio del Australian Terrier, ya que no es muy popular en nuestro país. Puedes encontrar ofertas en internet o recurrir a un criadero en el extranjero: el precio de esta raza no es muy diferente de lo que cuestan sus primos “Terriers”. Puede costar entre 800 y 1,500 euros, unos 900-1600 dólares, si tiene padres “nobles”.

Debes siempre pedir el pedigrí, que por otro lado es fundamental: te permite comprobar la pureza de la raza del perro. Un animal con pedigrí posee ciertas características propias de su raza que le diferencian del resto.

Ahora que hemos aclarado todos los aspectos más importantes, puedes ir en busca de tu nuevo amigo de 4 patas, que seguramente te está esperando.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con otras razas de perros como: