Terrier escocés (Scottish Terrier): carácter, salud, cachorros y precio

0
194

El Terrier escocés o Scottish Terrier es conocido también con el nombre de Aberdeen Terrier o simplemente Scottie, un algodón de pelos de origen escocés, que con los años se ha convertido en uno de los perros de compañía por excelencia

En este artículo hablaremos sobre una raza que se ha convertido en un verdadero icono en el mundo de los perros: el Terrier escocés o Scottish Terrier, es un pequeño perro, como lo sugiere el nombre de orígenes escoceses, tiene un hocico que es difícil de olvidar y es apreciado por muchas personalidades relacionadas en el mundo del espectáculo, y también es protagonista de varias campañas publicitarias de prestigio.

Hay quienes también lo llaman con el nombre de Aberdeen Terrier y otros se refieren al Scottish Terrier con su apodo “Scottie”. El Terrier escocés es una de las cinco razas del tipo Terrier vinculadas a Escocia y es compañero del West Highland White Terrier, Skye terrier, Dandie Dinmont y Cairn.

Ahora que hemos conocido cuáles son sus “parientes” más cercanos de esta raza tan querida y extendida, demos un paso a través de la historia e investiguemos los orígenes del Terrier escocés.

Terrier escocés: orígenes

Dado que las vicisitudes de esta raza están estrechamente relacionadas con las de los diversos “parientes” que hemos enumerado anteriormente, no es fácil rastrear al 100% cierta información sobre los orígenes del Terrier escocés, en el sentido estricto.

Según algunos, sería la raza más antigua de las partes altas de Escocia, la parte montañosa de Escocia (literalmente, la “Tierra de los Gaélicos”). Sin embargo, como hemos mencionado, el pedigrí de las cinco razas de Terrier se entrelaza en territorio escocés, por lo que no es tan fácil atribuir este título.

Entre todas las razas caninas de Escocia, sin embargo, podemos decir razonablemente que la raza más cercana, en relación al grado de parentesco, con el Scottish Terrier es el West Highland White Terrier.

Intentemos analizar su “curriculum vitae”: en 1879 el Terrier escocés participó a su primera exhibición en el Alexander Palace en Inglaterra y al año siguiente, en 1880, su primer estándar fue explicado claramente y publicado en el “Libro Ilustrado del perro”de Vero Shaw.

En el año 1880 nacieron los dos primeros clubes dedicados a esta raza: los primeros incluían miembros de toda Inglaterra (“Scottish Terrier Club of England”, en 1881), el segundo club vinculado a Escocia en sentido estricto (“Scottish Terrier Club of Scotland”, en 1888).

Sin embargo, para el estándar de la actualidad, fue necesario esperar hasta el 1930: todos los años treinta y aún tiempo después, el Terrier escocés reforzaría su fama, especialmente en Estados Unidos. Veamos por qué resistirse a un algodón de pelos no es una tarea fácil.

Terrier escocés: características

Estamos hablando de una raza que pertenece a perros de tamaño pequeño, que, sin embargo, a nivel mental debe creerse un león. Es proverbial la testarudez y el descuido del peligro de esta raza. Una actitud a veces demasiado exuberante pero, hay que decir que, en general también es bastante simpático (a menos que no seas realmente muy intransigente con los perros que simplemente no pueden mantener un “bajo perfil”).

Pero ahora hablemos de otro aspecto del Terrier escocés, y concentrémonos en sus características. La altura a la cruz es de aproxidamente 10 pulgadas, mientras que el peso fluctúa alrededor de 10 kilogramos. Sin mayores diferencias entre machos y hembras.

El pelo es de longitud mediana, pero se extiende en algunas zonas: como en las cejas y nariz. Aquí, entonces, asume una expresión absolutamente inconfundible, con dos “bigotes” peculiares y la arcada occipital marcada por un pelo más abundante. Esta expresión que muestra, es a veces a tramos graciosa, pero desde otros puntos de vista el perro puede parecer agradablemente cejudo.

Su manto es muy resistente a las condiciones climáticas, generalmente tiende a ser negro pero con algunas excepciones puede ser gris oscuro. Pero también se pueden encontrar algunos colores menos comunes que asumen nombres particulares: como “Wheaten” es la definición del Scottish Terrier más claro, con un color blanco-heno, mientras que “Brindle” se define como aquellos terriers escoceses que tienen una mezcla de negro y marrón.

Esta raza tiene patas bastante cortas, sin embargo, es un perro decididamente sensible y ágil. Un perro pequeño pero muy tónico. La cola y las orejas son estrictamente rectas. Los ojos son oscuros, entre marrón y negro, de forma ligeramente almendrada.

Terrier escocés: carácter

Como ya hemos repetido, el Scottish Terrier es un “pequeño travieso”, un perro fundamentalmente bueno, pero también bastante ruidoso y peleador. Tiende a querer siempre hacer de su cabeza y, a menudo, ve enemigos donde no los hay.

Sin embargo, también es muy leal y confiable con su familia, así como extremadamente valiente (podríamos decir que es despectivo del peligro, ya que no tiene problemas en “hacerse el malo” incluso con especímenes mucho más grandes que él).

En este sentido, a pesar de no poderlo definir como un un perro de defensa debido a su pequeño tamaño, el Terrier escocés es un excelente perro guardián y mejor aún de alarma: siempre extremadamente alerta, ladrará hasta el agotamiento si alguien perturba la paz del hogar.

Cuidado cuando lo llevas a pasear: su índole de guardián tiene una inconveniente bastante obvia. De hecho, esta raza tiende a ladrar bastante, un poco para todo y para todos: no es peligroso, está claro, ¡pero es realmente recomendable mantenerlo atado a la correa!.

En este sentido, comprenderás mejor que la formación de esta raza es un asunto para profesionales: es recomendable adiestrarlo adecuadamente desde temprana edad, para no tener que manejar un verdadero terremoto de cuatro patas.

¿Qué es lo que más le gusta hacer cuando no busca pelea? Ciertamente cavar hoyos, en macetas o en cualquier lugar: es un legado natural de esta raza, de hecho el nombre, “Terrier”, porque son perros que aman estar en contacto con la tierra …

Terrier escocés: salud

Aunque es muy combativo, el Scottish Terrier es también un perro bastante delicado. ¿Cuáles son las enfermedades más recurrentes con las que te podrías enfrentar si decides comprar un ejemplar de este peludo amigo? Esta raza desafortunadamente está predispuesta padecer cáncer y otras patologías similares. Las estadísticas sugieren un alto porcentaje de tumores.

En este sentido, se recomienda que el entorno donde el perro habite sea lo más saludable posible (por ejemplo, si eres un fumador empedernido, no es ideal que tengas un Terrier escocés como mascota). Una dieta equilibrada y recomendada para los requerimientos vitamínicos del animal, también es de suma importancia.

Las caminatas al aire libre son una panacea, especialmente en las áreas donde no haya tanta contaminación de smog. ¡Dicho esto, ten en cuenta que un Terrier escocés puede tener alrededor de su pastel de cumpleaños una docena de velas sin ningún problema!.

Su pelaje áspero debe cepillarse una vez cada 2 o 3 semanas. La mejor técnica de cepillado que se adapta a sus necesidades se llama “stripping”.

Terrier escocés (Scottish Terrier): precio y cachorros

¿Cuánto puede costar este perro que a lo largo de los años ha encantado a personalidades famosas del mundo del entretenimiento como Humphrey Bogart o Liza Minnelli (pero también a políticos prominentes como la Reina Victoria y varios presidentes de Estados Unidos que lo han querido en la casa blanca)?

Desafortunadamente, no es fácil detallar una lista de precios del “Scottie”. De hecho, esta raza está muy extendida, por lo tanto, los precios pueden aumentar o disminuir en los diferentes criaderos, según su ubicación. Digamos que en cualquier caso es casi imposible gastar menos de 500/550 euros, unos 600 dólares por un cachorro, y el precio máximo puede ser de hasta 800 euros, unos 900 dólares con algunas excepciones. El pedigree juega un rol fundamental.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con otras razas de perros como: