¿Cómo ven los perros? comparación entre el perro y el hombre

0
28

Vista de un perro: campo visual

Hay muchas leyendas relacionadas a la vista del perro. Algunos hacen un poco de confusión con el sentido del olfato y el oído extraordinario del perro, afirmando que los perros tendrían una vista excepcional.

Otros afirman que el perro vea en blanco y negro, o que puede ver en la noche como los gatos. Vamos a hablar de este tema con mayor claridad.

Vista del perro: sensibilidad al movimiento y percepción de la profundidad

En primer lugar, es necesario saber que el campo visual del perro es muy diferente al nuestro. En la imagen más abajo puedes notar una hermosa diferencia en la visión binocular (realizada con ambos ojos).

El campo visual monocular (a los costados, con un solo ojo), en cambio, parece estar mucho más desarrollado en el perro dolicocefálico.

Los perros que poseen esta morfología tienen una cabeza más larga que ancha. Un ejemplo típico de un perro dolicocéfalo es un galgo, pero también lo son la mayoría de los perros mestizos y otras variedades de perros.

Un perro braquicefálico, por ejemplo, es el Boxer, que tiene la cabeza más desarrollada en anchura que en longitud. El campo de visión monocular (con un solo ojo), que en humanos no está muy desarrollado, permitiría a algunos perros tener una visión que puede alcanzar hasta 270°.

El ojo del perro tiene un campo de visión mayor que el ojo del ser humano:

un galgo tiene un campo visual de 270 ° (es decir, tiene casi el campo visual de un gato, que alcanza los 280 °); Un perro con una forma de cabeza más estándar tiene un campo visual de 250 °. A medida que el hocico se aplana en las diversas morfologías faciales, el ancho del campo visual disminuye, pero siempre es superior al del ser humano, que es de «solo» 180 °.

Percepción del movimiento

El ojo del perro y el del hombre tienen una buena percepción del movimiento. Comparado con el perro, el hombre en presencia de la luz, tiene una capacidad diez veces mayor para localizar e identificar un objeto en movimiento. Esta capacidad está vinculada, a la porción macular de la retina que, al estar constituida únicamente por conos, puede discernir detalles y colores. Esta habilidad favorece al perro en situaciones en las que haya poca luz.

El perro, comparado con el hombre, presenta una mayor dificultad con el enfoque visual cercano. En un estudio realizado en Inglaterra en 1936 con 14 perros bajo la fuerza policial británica, se estimó que estos animales podían reconocer un objeto en movimiento desde 900 metros pero no pudieron reconocer el mismo objeto inmóvil a una distancia mucho menor, a menos de 585 metros (Miller, 2001).

La percepción binocular de la profundidad o visión estereoscópica («fusión» en una sola imagen), además de estar vinculada, obviamente, a la presencia de ambos ojos, es mayor en animales que los tienen en posición frontal.

Los perros ven en blanco y negro: falso

El tema sobre el que hay más confusión: los colores. a diferencia del hombre que puede ver toda la gama de colores, la visión del perro es, en cambio, dicromática. A partir de la imagen de abajo, la diferencia es evidente, y esta es una peculiaridad de la vista del perro.


Por lo tanto, el perro puede ver bien solo los tonos de amarillo, azul y las tonalidades intermedias de estos dos colores principales. Esto explica, por ejemplo, por qué si lanzamos una pelota verde en el césped, el perro tardará mucho más en encontrarla. ¿Cómo la encuentra de todos modos? Casi exclusivamente con su increíble olfato.

De hecho, a menudo sucede que vemos un perro pasar por el objeto que está buscando y se aleja más. Esto puede explicarse alejándose de la visión humana por un momento y poniéndose en los zapatos del perro. Además de la vista, utilizada ciertamente muy poco en estos casos, el perro busca objetos casi exclusivamente con su olfato, a diferencia de lo que haría un humano. Su capacidad limitada para distinguir los colores, hace que la vista sea un órgano «casi» secundario en el perro.

Vista del perro: sensación de los colores

La luz está formada por partículas llamadas fotones, cada una de las cuales está formada por múltiples ondas electromagnéticas. El pigmento es esa sustancia capaz de absorber y reflejar una parte de la luz que la golpea.

La retina del ojo humano se caracteriza por tener cuatro tipos de fotorreceptores: bastones y tres tipos de conos que contienen cada uno un pigmento diferente. La visión de los colores en los primates, incluidos los humanos, es tricromática porque está vinculada a la presencia de la retina con tres tipos de conos. La falta de un tipo de cono en los seres humanos es la causa del llamado daltonismo, un defecto en la visión del color.

Este problema visual es de origen genético. El reconocimiento del color requiere la presencia de al menos dos tipos de fotorreceptores con diferente sensibilidad espectral. Varios autores han estudiado la visión de colores en los perros, pero los resultados a menudo están en conflicto entre sí. Sin embargo, se puede afirmar que el perro ve colores pero no de la misma manera que el hombre.

El perro tiene dos tipos de conos. Un tipo más sensible a la longitud de onda definida de 429 a 435 nm del violeta, un segundo tipo sensible a la longitud de onda de 555 nm, del amarillo. Los perros no parecen tener conos de tipo verde y, por lo tanto, son incapaces de distinguir algunos tonos de verde a rojo. Presumiblemente, el espectro visible del perro varía de púrpura a azul-violeta y amarillo. El perro aparentemente es incapaz de distinguir el color naranja y el rojo.

El error de refracción que se encuentra comúnmente en los perros, es la miopía, en la que se reconoce una predisposición en la raza de Pastor ovejero alemán y en los Rottweiler. La miopía también puede afectar a los perros mayores, ya que se asocia con la pérdida de elasticidad de la lente. La hipermetropía y el astigmatismo son infrecuentes en los perros.

Visión nocturna de los perros

Aquí también, el sentido del olfato es de suma importancia. Es cierto que un perro ve mejor en la oscuridad que el ser humano, pero es el instinto que le permite orientarse a la perfección. Incluso los perros ciegos pueden moverse fácilmente en un apartamento (una vez que lo conocen bien).

La mejor visión crepuscular y nocturna también se deben a los numerosos bastones de la retina y a la presencia del «tapetum lucidum» (la causa del color amarillo brillante que adquieren los ojos del perro cuando son fotografiados o enfocados por una luz en la noche).

El «tapetum lucidum» es una estructura capaz de amplificar la luz permitiendo que el perro vea incluso en condiciones de poca luz, pero no en condiciones de oscuridad total.

Tal vez te pueda interesar leer otro artículo relacionado con la salud & bienestar del perro como: