Por qué mi perro vomita: ¿qué debes hacer? y ¿cuáles son los remedios naturales?

0
1029

Si el perro vomita, nos enfrentamos a una situación que en algunos casos no debe ser subestimada.

El vomito en perros, es un problema más común de lo que puedes imaginar: en general, no hay que alarmarse, pero la pregunta ni siquiera se debe dar por descontada.

En este artículo trataremos de brindarte algunos consejos útiles sobre cómo lidiar con esta situación, analizando también varios tipos de vómitos en perros , que pueden ocurrir dependiendo el caso.

Al igual que los seres humanos, los vómitos pueden causar pequeñas molestias físicas, pero también pueden ser un síntoma de una enfermedad más grave.

Obviamente, este es un padecimiento muy diferente del que acompaña la vida de nuestros amigos felinos: los gatos vomitan con mayor frecuencia, lo hacen para «depurar» una serie de desechos de su organismo.

Para los perros el problema es un poco diferente. En primer lugar: no te asustes! Este es un consejo general. Analiza la situación con la combinación correcta de calma y atención. Por ejemplo, ¿siempre es necesario llevar al perro al veterinario en caso de vómitos?

Digamos que si se trata de un episodio esporádico, básicamente, puedes omitir la consulta con el veterinario, mientras que, aunque sin alarmarte de forma exagerada. Si los vómitos son cada vez más frecuentes, es recomendable llamar al veterinario de confianza.

En cualquier caso, a la espera de entender cómo actuar o antes de llevar a nuestro amigo peludo a la clínica veterinaria, es necesario suspender la administración de alimentos. No solo eso: también es mejor eliminar el agua temporalmente.

Distinción entre regurgitación y vómitos en perros

En general, en este punto, es necesario hacer una distinción leve entre regurgitación y vómitos, propiamente dichos:

  1. la regurgitación es menos severa y casi siempre ocurre inmediatamente después de comer, cuando los alimentos aún no se han podido digerir. Cuando hay regurgitación, los alimentos se expulsan prácticamente enteros, pero no hay síntomas de náuseas o de bilis.
  2. Los últimos dos síntomas mencionados, son evidentes en el caso de vómitos en perros, junto con una considerable agitación del perro, así como, en casos bastante graves puede haber vómitos con sangre. En este último caso, o si observas rastros de sangre, pueden existir dos causas, como por ejemplo: rotura de capilares debido al estrés (menos grave), síntomas de úlcera o envenenamiento (definitivamente más grave).

No te dejes engañar si el perro come hierba, césped o pasto y vomita: a veces puede actuar como un paliativo, pero si el vómito es persistente, será mejor que el perro no ingiera hierbas.

Hay que mencionar, que incluso el vómito en perros no es «igual» en todos los casos, de hecho, hay diferentes tipos.

Ahora trataremos de enumerar algunos tipos de vómitos en perros, tratando de entender lo que pueden implicar:

El vómito amarillo en perros

En el conocimiento estrictamente médico, generalmente indica un problema duodenal, así como una mala funcionalidad del píloro. Es un vómito gástrico que puede volverse gradualmente marrón.

Sin embargo, a menudo se debe a un ayuno prolongado del animal. Pero cuando el perro reanuda con la comida, su estómago corre el riesgo de «sobrecargarse».

El vómito verde en perros

Generalmente, si el vómito en perros es verdoso, no es un jugo gástrico puede ser la bilis.

El vómito marron en perros

Hay causas recurrentes cuando el vómito en perros es marrón: úlceras sangrantes, formas de obstrucción intestinal, tumores o enfermedad de las encías y, obviamente, también si la mascota ha ingerido alimentos inadecuados.

Vómito con espuma en perros

En este caso las causas pueden ser varias:

  1. El perro come demasiado rápido, y al hacerlo también se traga el pelo o el polvo presente.
  2. Hace demasiado movimiento o hace un esfuerzo excesivo o desmedido.
  3. Una gastritis común durante la cual expulsa líquido bilial.
  4. Abdomen inflamado debido a que el estómago obstruye o bloquea las sustancias salientes.

Vómito con sangre en perros

Este es uno de los casos que deben monitorearse más cuidadosamente. Como hemos mencionado anteriormente en este artículo, por un lado, «simplemente» puede tratarse de un capilar roto debido al esfuerzo en la arcada, por otra parte, podría ser una úlcera o envenenamiento, y en este caso no habría absolutamente ningún tiempo para perder.

El perro vomita y no come

Parece casi obvio decirlo, pero no lo es: difícilmente un perro que vomita con cierta regularidad tendrá apetito. Sin embargo, si su instinto voraz se apodera de él, debes evitar darle de comer a tu mascota, esperando los controles apropiados.

Vomito y diarrea en perros

El perro puede ser presa fácil de parásitos intestinales, tener diarrea o estar infectado por enfermedades infecciosas.

Esta lista de tipo de vómitos en perros puede ser solo indicativa: no es fácil distinguir exactamente el tipo de vómito del perro, al igual que no es fácil hacer un diagnóstico «casero».

En todos los casos hay situaciones y causas recurrentes, que sin embargo pueden requerir diferentes tratamientos según sea el caso, pero también, se deben tomar en cuenta otros aspectos como la raza, la edad y los antecedentes médicos de la mascota.

En gran medida, los tratamientos recomendados para los vómitos en perros, incluyen: medicamentos antivirales y antidiarreicos, protectores gástricos simples o fluidos intravenosos, hasta una terapia más «intensiva», con la utilización de antibióticos o desparasitación.

Aplicar el sentido común

Como puedes ver, no hay un solo tratamiento o remedio casero en el sentido estricto: es necesario aplicar el sentido común y entender cuando es un simple «mal día» para el estómago de tu amigo de cuatro patas, y cuando en cambio, se encuentra ante una situación mucho más seria.

Por seguridad, siempre realiza todos los exámenes y análisis a tu perro, para que evites sorpresas desagradables. Por lo demás, recuerda que siempre debes cuidar la dieta de tu perro: no solo al momento de elegir los alimentos que tu mascota debe comer, sino también, para controlar la forma en que tu amigo de cuatro patas consume sus alimentos.

Vigila a los «cachorros» que corren el riesgo de vomitar bocados demasiado grandes y, al mismo tiempo, presta atención a los perros grandes, especialmente si son particularmente voraces, ya que podrían comer con una especie de «efecto aspirador». Sin embargo, el cuerpo no perdona y tiende a rechazar todo lo que se ha sido ingerido de manera excesiva e incorrecta.

Tal vez le pueda interesar leer otro artículo relacionado con la salud del perro como:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here